7,8

Locas de alegría

· 116min.

Una comedia de aventuras urbanas divertida y humana que también es una suerte de psicodélico cuento de hadas. Unas "Thelma y Louise" pasadas de frenada.
No disponible en tu país

Sobre la película

Fue la gran sensación del Festival de Valladolid 2017, donde no solo se hizo con el Premio del Público, sino también con la preciada Espiga de Oro. Tras acumular más de 1.000.000 de espectadores en Italia, "Locas de Alegría" llega a Filmin. Una comedia de aventuras urbanas divertida y humana que también es una suerte de psicodélico (tanto como terapéutico) cuento de hadas.

Beatrice (Valeria Bruni Tedeschi), es una condesa charlatana y millonaria que está convencida de encontrarse entre los círculos íntimos de los líderes políticos mundiales. Donatella (Micaella Ramazzotti), es una joven tatuada, vulnerable e introvertida, envuelta en su propio halo de misterio. Ambas son pacientes de Villabiondi, una delirante institución psiquiátrica. Su genuina y atípica amistad les hará vivir una emocionante e impredecible aventura que pondrá de manifiesto el "otro manicomio" a cielo abierto que se esconde en el mundo de las personas aparentemente cuerdas.

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión en Catalán
Audio: Catalán
Versión Original con Subtítulos
Audio: Italiano • Subtítulos: Español y Catalán
Versión en Español
Audio: Español

Más información

Título original:
Like Crazy (La pazza gioia)
Género:
Drama
País:
Italia
Estreno en cines:
17/03/17
Recaudación: 549.312,00 €
Espectadores: 91.552

Títulos similares

annayoga

Las dos actrices bordan esta película que te acerca al mundo de los desórdenes mentales, coaccionados por la vida que las ha visto crecer, una de alta cuna y la otra de baja, demuestran que el sufrimiento es para todas y eso las une.

angeles55

Nadie sabrá de verdad, la grandeza y el terrible sufrimiento a la vez , que padecen las personas con enfermedades mentales. Y qué suerte de tener esos psiquiatras y cuidadores tan amorosos. No siempre es así.

Beatrice y Donatella son en esta película las Thelma y Louise de un mundo más familiar pero mucho más ignorado por el cine. Emociona su soberbia actuación, así como el hecho de que, escapadas de la casa psiquiátrica, solo quieren lo que todos, un poco de gioia, de felicidad. Para escapar a la tristeza no piden mucho, conducir libres, cenar en un buen restaurante, salir a bailar, ver a un ser querido, pero para ellas estos actos encierran mil transgresiones. La película no solo mira con cariño a las personas con problemas psicológicos, sino que nos recuerda que a veces los que pasan por cuerdos albergan una crueldad y egoísmo que debería estar bajo tratamiento.El título es una declaración de intenciones y, aunque a veces el film transita a medio camino entre el cine social y la tragicomedia, es el optimismo el que triunfa.

(Editado)

¡Magnífica! Valeria Bruni está espléndida, es explosiva e irradia energía y luz. Me encantó.

Una de las mejores tragicomedias de los últimos años

10

"This is a movie that can be enjoyed in different ways and for lots of reasons. It’s dramatic and it’s funny, and it has a warm humanity at its center. "

Mick LaSalle de San Francisco Chronicle

9

"Boasting a deliriously loquacious script together with a rare understanding of how to balance certain Italian caricatures with a grounding sense of realism – a combination that’s truly Virzì’s forte – the film takes two psychologically damaged women...and makes them into a mutually supportive duo who surprisingly touch our emotions. "

Jay Weissberg de Variety

8

"La principal razón de ser de la película es el apasionante retrato de las dos desequilibradas y encantadoras protagonistas femeninas."

Alberto Luchini de El Mundo

8

"Virzì, heredero de Monicelli o Scola, hace de la comedia a la italiana el mejor instrumento sociológico. "

Janire Zurbano de Cinemanía

8

"Director Paolo Virzì, who co-wrote with Francesca Archibugi, keeps the jam-packed film moving apace with a whirlwind of high-wire emotionality, memorable set pieces and vivid location work."

Gary Goldstein de Los Angeles Times