Liberation Day
Liberation Day

Liberation Day

Liberation Day

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos

  • Audio: Inglés
  • Subtítulos: Español y Catalán
Países

Letonia, Noruega

Año de producción

2016

Sobre la película

Fascinante cómo-se-hizo del concierto de los eslovenos Laibach en la República Popular Democrática de Corea, el primero de un grupo occidental en tan hermético país.

Conocidos y –durante cerca de cuatro décadas ya– casi siempre malinterpretados por su troleo artístico y conceptual del imaginario totalitario de Hitler, Stalin o Tito así como por sus versiones marciales de hits pop, deberán lidiar durante una semana con el nervioso escrutinio de incontables censores y burócratas norcoreanos. Y andarse con pies de plomo para no incomodar al amadísimo líder supremo Kim Jong-un precisamente en el 70 aniversario de la independencia nacional del país respecto a Japón. La cobertura mediática occidental es tan abrumadora y simplista como cabría esperar (esas burlas en el late show de John Oliver). Las dos Coreas intercambian en la frontera misiles por música pop desde colosales torres de altavoces. Los ensayos son un constante encontronazo cultural presentado con humor y a la vez respeto a la diferencia. El tira y afloja entre Mr. Ri, el supervisor gubernamental, y el director del espectáculo, Morten Traavik, es memorable: quiten esos desnudos de las proyecciones, ahórrense esas frases en alemán, díganme cómo diablos van a mezclar el musical “The Sound of Music” con nuestro último himno patriótico. La cámara de fotos de Daniel Miller (capo de Mute Records) saca humo y el filósofo Slavoj Žižek reflexiona sobre el mensaje del grupo. Y el grupo se limita a hacer su trabajo, no está por la labor de justificarse. Como reza el rótulo inicial, “Todo arte está sujeto a manipulación política, salvo aquel que habla el lenguaje de la manipulación misma”

Premios
Te la recomendamos para...

Dirección y reparto

¿Cómo valoras esta película?

La ambigüedad que ha caracterizado a Laibach desde los años 80 es lo que hoy le permite colarse por entre los intersticios del régimen coreano. Propaganda y contrapropaganda desde el cinismo y la provocación. Lo único malo del documental es el narcisismo de su director, que se empeña en olvidarse de quiénes son los protagonistas, para regalarse plano tras plano a sí mismo.

07 noviembre 2017
8.0

"The supremely unlikely arrival of Slovenian art-rockers Laibach in North Korea provides ample comic for this wry, thoughtful doc. "

Guy Lodge de Variety