Last Days Here
Last Days Here

Last Days Here

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos en Español

Año de producción

2011

Ver ficha

IMDB

Sobre la película

Spinal tap hizo reír y Anvil era agridulce, pero las risas acaban aquí. Cantante de los heavies Pentagram, Bobby Liebling agoniza en el sótano paterno atizándole al crack. El drama de su caída, tan exagerado que parece ficticio, se torna canto de resurrección. Anvil era brillante, pero algunas escenas lo acercaban al esperpento. Las risas, sea como fuere, acaban en Last days here. Bobby Liebling fue el carismático cantante de los 70’s hard-rockers y pioneros doom, Pentagram. Hoy agoniza en el sótano paterno atizándole al crack y la heroína, un sobrecogedor zombi moteado por llagas e infecciones cutáneas, desdentado e inconexo, que flirtea a diario con la muerte. El filme empieza con el reencuentro entre Liebling y Sean “Pellet” Pelletier, el amigo y manager que intentará relanzar la carrera del malogrado mito metálico. Last days here alterna el drama de su caída, tan exagerado que parece ficticio, tan lleno de traspiés que parece escrito por un guionista cenizo (pifiaron una audiencia con KISS, Liebling se marchó en medio de otra cita con Columbia), con el improbable canto de resurrección que suena en su vida presente. ¿Será capaz Liebling de levantarse y andar, relanzar su carrera, abandonar las drogas, incluso encontrar el amor? Suena improbable, pero encontrarán la respuesta aquí: en un filme inolvidable, lleno de empatía y afecto, que es también un ensayo sobre la mala pata y –de nuevo- el sabotaje personal.

NR < 12 años

Premios
Te la recomendamos para...

Dirección y reparto

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es
  • Avatar de julianm

    julianm

    Ví a Pentagram en 2011, y aunque sabía que el cantante había estado años en una espiral autodestructiva de consumo de drogas, es al ver el documental cuando uno se da cuenta del deterioro físico y mental al que llegó a tener. Parece un milagro que llegara a salir de esta situación, y ciertamente no hubiera llegado a salir si un fan (coprotagonista del documental) no se hubiera tomado como misión personal que Bobby Liebling y con él Pentagram regresaran del infierno.

    7 7 hace 1 año