6,7

Las horas del día

· 98min.

Abel vive con su madre en un pequeño pueblo periférico a las afueras de Barcelona. Toda su vida transcurre entre el pequeño negocio familiar, la casa de su madre, la cama de su no
No disponible en tu país

Sobre la película

Abel vive con su madre en un pequeño pueblo periférico a las afueras de Barcelona. Toda su vida transcurre entre el pequeño negocio familiar, la casa de su madre, la cama de su novia, el quiosco de la esquina, los bares del barrio. Sin embargo, bajo una apariencia de hombre tranquilo y afable, se abre un abismo. Una tarde de jueves, conoceremos otra cara de Abel. 

Dirección y reparto

Dirección:
Jaime Rosales

Audio y subtítulos

Versión en Español
Audio: Español

Más información

Género:
Drama
País:
España
Estreno en cines:
10/06/04
Recaudación: 192.078,11 €
Espectadores: 38.858
Ver ficha:
IMDB

Títulos similares

Ritmo pausado para mostrarnos el día a día de unos personajes cualquieras con problemas y vidas habituales. Increíble naturalidad de las escenas y las interpretaciones. No aporta un argumento potente con tramas y emociones, pero cada escena y diálogo se disfruta al máximo.

Está claro que esta película no es para todo el mundo. Es ridículo enfrentarse a ella buscando emociones fuertes y continuadas. Esta película de Rosales nos muestra esa cotidianeidad que, en ocasiones, nos preguntamos mientras vemos un thriller al uso. Esos personajes atormentados que nos resultan tan ajenos como espantosamente peligrosos Rosales los humaniza y nos dice: Bueno, no se puede ser un asesino en serie y no desayunar o tratar de ejercer de jefe explotador. Sinceramente me parece una propuesta valiente y arriesgada que merece ser vista y analizada.

Me ha encantado la naturalidad y la nada pretenciosa forma de narrar. Cada escena es una joya. No le doy más puntuación porque la copia es nefasta. Una pena.

cvences

En contra de lo que podamos pensar, el día a día de un asesino también es perfectamente normal... una película estupenda, sencilla y muy humilde sobre la rutina de un tipo en apariencia anónima que cuando no "hace lo que hace", se dedica a lo mismo que cualquier persona: trabaja, vive con su madre, queda con su mejor amigo, busca piso con su novia, etc... película costumbrista y cercana, con buenos diálogos, en la que el punto fuerte es, evidentemente, su protagonista, Álex Brendemühl, un actor que me tiene absolutamente fascinado... tiene un virtuosismo de psicópata que aturde... te cae simpático, te atrae pero al mismo tiempo te inquieta, te intimida... es genial... una película recomendadísima.

(Editado)

Muy irregular para mi. Como drama costumbrista creo que logra su objetivo, presentar el día a día de un ser bastante desgraciado. Cuando se vuelve un asesino parece que a la peli le pongan un parche. Destaco la conversación en la cafetería, que sí logro manterme tenso, o en el lavabo de la boda donde muestra su auténtica personalidad. Alex Brendemühl destaca y el resto lo hace muy bien. El argumento no logra interesarme demasiado

La película no es nada atractiva y, sin embargo, es difícil dejar de verla: está muy bien hecha, y los actores excelentes. Dice las horas del día, la banalidad y el pobre sentido de la vida, pero también, por debajo de una aparente normalidad, la banalidad del mal -y es lo que la hace inquietante. Ahora bien, uno puede sentirse algo cansado de tantos retratos de "psicóticos" que ofrece el cine, con el riesgo de favorecer cierta paranoia.

(Editado)

El sonido de la película es muy precario, con escenas apenas comprensibles. Película contemplativa, falta de acontecimientos. Un ejercicio de observación de la espera de una acción que nunca llega. Recuerda al conformista de Moravia.

9

"Las horas del día es una película distinta en el panorama del cine español. Siendo profundamente realista nunca cae en el naturalismo, siendo profundamente moral no juzga o condena a su personaje central. No hay buenos ni malos en esta historia atroz, no hay intriga ni investigación, no hay psicología ni explicaciones. Hay una buena dosis de cine en estado puro."

Nuria Vidal de Fotogramas

7

"Un retrato anodino(...) El mérito se sustenta entre el pulso firme y la osadía narrativa de Rosales y el talento, la intuición, de Brendemühl"

Bárbara Escamilla de Cinemanía