5,4

La Última Casa a la Izquierda

· 81min.

El debut cinematográfico del maestro del horror Wes Craven es una de esas joyas sangrientas del pasado que aún a día de hoy resuenan con tanta violencia y terror.
No disponible en tu país

Sobre la película

El debut cinematográfico del maestro del horror Wes Craven es una de esas joyas sangrientas del pasado que aún a día de hoy resuenan con tanta violencia y terror que su visionado sigue siendo profundamente incómodo. La película que le daría la vuelta al terror norteamericano, mostrando escenas tan gráficas y realistas que nada volvería a ser lo mismo. David Hess se convertiría en un actor de culto gracias a su interpretación de un violador psicópata, no exento, eso sí, de numerosos toques de humor: irreverente, salvaje, sangrienta y extrañamente irónica, "La Última Casa a la Izquierda" es un clásico del terror que nunca está de más revisar.

Mari (Sandra Peabody) y Phyllis (Lucy Grantham) son dos adolescentes que quieren celebrar su cumpleaños en un concierto de Bloodlust. Pero antes de llegar a la ciudad en la que se celebra son secuestradas por tres psicópatas.

Dirección y reparto

Dirección:
Wes Craven

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos en Español
Audio: Inglés
Versión en Español
Audio: Español

Más información

Título original:
The Last House on the Left
Géneros:
Clásicos, Terror
Recaudación: 283.463,00 €
Espectadores: 357.628
Ver ficha:
IMDB

Queridos camaradas de Filmin que osan calificar esta maravillosa pieza con una pésima calificación: les recomendaría que, por favor, antes de ejecutar un juicio de valor sobre una de las piezas cinematográficas más importantes para la Historia del cine, ruego que utilicen su materia gris y su mente, pues como decía uno de mis profesores de Historia en el instituto: "Pensar es signo de inteligencia". Ahora bien, esta reliquia presenta no solamente la génesis del cine "slasher" el cual tanto perturbó a la generación de los noventa, pero también nos brinda un apoteósico retrato generacional de la juventud de la década de los setenta y fines de la década de 1960. Ciertamente, tuvo que generar un enorme revuelo en la fecha en la que se estrenó, allá por el año 1972. Además, observamos como filmes de culto como "La matanza de Texas" de Hopper (1974) o incluso obras del mismísimo Ingmar Bergman, beben y presentan ligeras reminiscencias de este brutal y degenerado filme. No duden en verla. SSP

(Editado)

Me encanta Wes Craven. Ahora bien, fuera del contexto en el que se estreno, esta película es un desastre insoportable. Los actores son claramente amateurs, el tono es delirante, el montaje grotesco y por encima de todo la horrible banda sonora que parece sacada de un capítulo de Benny Hill. El remake de 2009 es bastante malo, pero aun así es mejor que esto.

Es buenisima. Hay que tener en cuenta que es una de las películas pioneras en todo este género, de hecho podemos ver referencias en la matanza de texas o Viernes 13. Las actuaciones no son lo mejor, pero la película te acaba atrapando. Agradezco que no sea 100% explícita pero que algunas escenas sí lo sean para recrearse. Además el final es muy satisfactorio.

Dice Carlos Aguilar que se inspira en "El Manantial de la Doncella" de Bergman. (referencia un poco pillada por los pelos). El acabado es tosco porque está hecha con cuatro duros pero hay ciertos factores a considerar. Los que están detrás tienen pericia en esto del terror. En los créditos se puede ver a Sean S. Cuningham (director de "Viernes 13"), y Steven Miner (director de "House, una casa alucinante", ). Tampoco hay que menospreciar que esta ópera prima del creador de "Pesadilla en Elm Street" es anterior a "La Matanza de Texas", y que pudo influir en la mítica obra de Tobe Hooper. Desde el principio se ve un cierto y sano ánimo transgresor, con esa charla tan extraña entre los padres y la hija, con excesiva carga sexual paternofilial. También llama la atención la crítica a la policía a la que tacha de inútil total, la atípica utilización de la música folk como contrapunto y el inquietante tratamiento de las escenas de violencia, entre realista y fantasmagórico. Hay que verla.

Es muy experimental. Y por lo tanto no congenian bien sus partes cinematicas, como la actuacion, camara, musica... no cuadran nada

No esta mal podria estar mejor

La película es mala. Los personajes carecen de profundidad alguna. Al igual que el guión, que en muchas ocasiones roza lo absurdo. No hay un estudio profundo sobre la delincuencia o el sadismo lo que acaba dando como resultado unos personajes y argumento pobres destinados gratuitamente a mostrar escenas de violencia.
Más allá de "lo gore" y de la novedad que introdujo en cómo explicitar la violencia no tiene otro tipo de interés.

(Editado)
9

""Last House on the Left" is a tough, bitter little sleeper of a movie that's about four times as good as you'd expect. There is a moment of such sheer and unexpected terror that it beats anything."

Roger Ebert de Chicago Sun Times