7,3

La muerte en directo

· 130min.

Bertrand Tavernier se adelantaba 30 años a Black Mirror con esta adaptación de una novela publicada el mismo año de la muerte en directo de Christine Chubbuck.
No disponible en tu país

Sobre la película

Bertrand Tavernier se adelantaba 30 años a Black Mirror con esta adaptación de una novela de ciencia ficción publicada el mismo año que la muerte de Christine Chubbuck, una reportera estadounidense que se suicidó en directo para denunciar el morbo que guiaba las audiencias a finales de los 70.  Amarga parábola moral sobre la muerte como espectáculo en la senda de "Network" y sobre la manipulación del individuo por parte de los medios de comunicación. 

Una enferma terminal (Schneider) es seguida por un hombre (Keitel) que tiene alojada en el cerebro una microcámara que transmite imágenes a una cadena de televisión.

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos
Audio: Inglés • Subtítulos: Catalán y Español

Más información

Título original:
La mort en direct (Deathwatch)
País:
Francia
Recaudación: 97.994,00 €
Espectadores: 81.206

Títulos similares

Rodada en la plomiza Glasgow con un trío de buenos actores, de esos que gustan a todos: Romy, Keitel y Max von Sydow, quien siempre pone luz en las tinieblas aunque sea con una aparición de cinco minutos. Profecía, argumento y ritmo deben entenderse con la mirada de 1980.

La idea es adelantada a su tiempo, y me gusta esa realidad distopica creada con lo justo y necesario para tener un concepto desolador de la sociedad. Hay una parte central que me resulta un poco lenta, pero el final compensa. Una película que hay que ver, pero que difícilmente revisionaré.

Hay en ella elementos sumamente interesantes, que la convierten en una obra adelantada, visionaria y nos advierte desde un punto humanístico de los peligros morales de la hipercomunicación, la intromisión y la invasión de la privacidad. Casi profética, antes incluso de poder pensar en redes sociales o en los realities actuales. Sin embargo, puede dar la sensación de perderse en pequeñas subtramas que aportan poco y desmerecen la historia principal. Portentosa la imagen de Harry Dean Stanton como la ambición personificada.

marianga

Magnífica, esta película la había visto hace años. Ahora me ha impresionado aún más. Su actualidad es innegable y tiene ya 30 años..

Esta vez la valoración de la película se encuentra en su misma descripción: una muestra de cómo las futuras tecnologías pueden influir en la vida cotidiana de las personas, adelantándose en 30 años a Black Mirror. Muy bien realizada, sin nada accesorio a pesar de ser una película larga, y personajes con mucho peso en la historia que se cuenta, completando entre todos el puzzle de la sociedad de la que forman parte.

medardo_1987

Una de las mejores películas de Tavernier y un reparto de lujo. Soporta muy bien los años.

Una sociedad -¿Distópica?- donde el entretenimiento prima sobre el pensamiento. No importa lo que necesitan las personas, tan solo lo que quieren. Se busca lo fácil, lo que vende, lo que contamina.

__________



Una industria que ha explotado tanto todos los ámbitos posibles que debe recurrir a lo que según ellos es el morbo máximo: la muerte. No caben conceptos como la ética o la moral, tan solo importan los números.

__________



Un hombre que decide implantarse un sistema de grabación en sus ojos. Todo lo que ve queda grabado para siempre. El eterno cineasta.

__________



Pero como ya predijo Roger Corman en "The man with X-ray eyes" (Cuyo póster se puede apreciar en cierto momento de la película acompañado por el de "The masque of the Red Death") y tal y como se recoge en el Nuevo Testamento de San Mateo: "Si tu ojo derecho te escandaliza, arráncatelo y tíralo; porque más te vale que se pierda uno de tus miembros que no que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno".

9

"It's an exciting tale about self-respect and personal autonomy in a society where privacy and personal identity are being steadily eroded and it's as topical today as when it was made."

Philip French de The Guardian

7

"Una fábula moral en clave de ciencia-ficción que adaptó una novela de David Compton. En un futuro próximo, con todas las enfermedades prácticamente controladas, la muerte humana se ha convertido en un apetecible espectáculo, ofreciéndose por televisión las agonías a que los periodistas tienen acceso."

Fotogramas de Fotogramas