La mitad de Oscar
La mitad de Oscar
La mitad de Oscar

La mitad de Oscar

Audio y subtítulos

Versión en Español

País

España

Año de producción

2010

Género

Drama

Estreno en cines

18/03/11

Recaudación

23.380,70 €

Espectadores

3 821

Ver ficha

IMDB

Sobre la película

Recién cumplida la treintena, Óscar vive solo y trabaja como guarda de seguridad de una salina semi-abandonada. Durante sus turnos suele recibir la visita de Miguel, un antiguo guardia jubilado. Cada día, cuando termina la jornada, Óscar toma el autobús y vuelve a casa. Lo primero que hace al llegar es mirar el buzón y revisar su contestador, pero nunca hay cartas ni mensajes. O, al menos, no los que él espera. Un día la rutina se rompe. Óscar llega a la residencia de ancianos donde está su único familiar, su abuelo, que padece Alzheimer. Su estado ha empeorado y ha sido ingresado en el hospital. Cuando la directora le cuenta que ha avisado a su hermana, Óscar se queda petrificado; hace dos años que no sabe nada de ella. Dos días después María aparece acompañada de su novio, Jean. La relación entre los dos hermanos parece tensa, algo ocurrió en el pasado que los ha marcado de forma definitiva.

Premios
Te la recomendamos para...

Dirección y reparto

¿Cómo valoras esta película?

tyla 3,5

Soporífera. Se puede ser sutil sin necesidad de aburrir al espectador. Cuenca sólo tiene una cosa que contar en esta película y 82 minutos se le hacen larguísimos para ello.

23 julio 2015 (Editado)

Un logro impresionante poder contar lo que cuenta de forma sensible, sin explicaciones simplistas ni sensacionalismos. Me parece muy valiente, una vez más demuestra entender las pasiones humanas con respeto y sinceridad.

23 julio 2015 (Editado)

Para mí el reclamo de esta película fue Verónica Echegui, gran actriz que me enganchó desde "La Juani". Ella cumple con su papel, todo lo posible para un personaje tan poco definido. De esto adolecen el resto de personajes.
Una idea potente necesita de columnas potentes que la sostengan. Y en este caso estas columnas deberían de ser, en mi opinión, la definición de personajes y de las relaciones entre ellos. Deja al vacío este cometido, confiando en una intriga creada a golpe de injustificado plano sostenido. La suma de planos de una duración continuamente sostenida no define nada, lo hace el contraste entre ellos y su justificación.
En la fotografía prima por encima de todo el encuadre de postal y el poder del plano secuencia. Equivocada decisión al mantenerse sistemáticamente, tanto como para dejar a los protagonistas en una silueta y perdernos la expresividad de su primer plano.
Lo mejor: la secuencia del taxista (Antonio de la Torre), por la potencia del silencio del protagonista.
Loable intento de llevar a cabo una idea potente y arriesgada, fallido en mi opinión.

23 julio 2015 (Editado)

Se confirma el interés de Manuel Martín Cuenca por las historias intimistas. Por su temática se encuentra ás cercana a La flaqueza del bolchevique que a Malas temporadas, pero se profundiza más en el carácter y sensaciones de los personajes a través de estudiados planos secuencia y diálogos minimalistas. Una maravilla llena de insinuaciones que nos permite ir descubriendo poco a poc el secreto que encierran los dos protagonistas.

23 julio 2015 (Editado)
9.0

"Antonio de la Torre compone un personaje con un retrovisor como único asidero, y las siluetas de una estupenda Verónica Echegui y un demolido Rodrigo Sáenz de Heredia defienden el estremecedor clímax de este melodrama en sordina, resuelto con un modélico empleo de elipsis y subtextos. La mitad de Óscar es la plenitud de Martín Cuenca."

Jordi Costa de El País

8.0

"Una historia sin hiatos ni desmayos, trazada con el compás del rigor y la milimetrada puesta en escena, en la que los paisajes cumplen la virtual función de un personaje central, y en la que lo que se calla es mucho más importante que lo que se dice."

Mirito Torreiro de Fotogramas

7.0

"Rodrigo sáenz de Heredia acierta a transmitir autenticidad a un personaje y una película que no caen en lo retórico, a pesar de la complejidad que encierran"

Lluís Bonet Mojica de La Vanguardia