7,4

La Flor - Parte 3

· 290min.

Una obra magna de 14 horas firmada por Mariano Llinás que, en tres partes, nos propone un viaje por el mundo (geográfico y del cine) con homenajes a géneros y autores, obvios y ocultos.

Sobre la película

Disponible solo durante el tiempo que dure el Estado de Alarma en España por la crisis del COVID-19, de momento, y mientras no se anuncie su demora, hasta el 21 de junio.

Las tres partes de "La flor" nos proponen un viaje por el mundo (geográfico y del cine) con homenajes a géneros y autores, con citas, referencias obvias y ocultas. Las historias son de lo más variadas (momias precolombinas, cantantes melódicos, organizaciones secretas, espías, brujas, gauchos, cautivas y un largo etcétera), hay por momentos una estructura de cine dentro del cine (con Walter Jacob como alter-ego del director e incluso con el propio Llinás apareciendo varias veces en cámara comentando la evolución del proyecto con guiños directos al público), mucho film noir, melodrama romántico, comedia negra, espíritu de clase B, musical, western… Hay, como dijimos, hermosas y melancólicas imágenes en trenes o bellísimos desnudos en un episodio de corte experimental y pletórico de lirismo como el de las cautivas que contrastan con otros momentos grotescos como cuando las actrices “pelan tetas” sin justificación alguna. (Otros Cines).

Un complejo narrativo integrado por seis narraciones independientes y sucesivas. El punto de unión entre ellas es que en cada una de dichas historias actúan las mismas cuatro actrices: Pilar Gamboa, Elisa Carricajo, Laura Paredes y Valeria Correa. El universo de dichas ficciones es radicalmente diferente de un episodio al otro; se busca esa diferencia extrema. Asimismo, los personajes que las cuatro actrices representan en cada uno de dichos relatos aspiran a la misma variedad. Pilar Gamboa puede ser una hechicera en el primero, una cantante pop en el segundo, una espía muda en el tercero, la misma Pilar Gamboa en el cuarto, ser apenas un personaje secundario, casi invisible en el quinto y reaparecer como una cautiva escapada de los toldos en la pampa brava del siglo XIX en el sexto. Lo mismo con las demás.

En esta tercera parte concurren tres historias. La primera de ellas trata del rodaje de una película cuyo director prefiere filmar los árboles que a sus actrices, ignorando que le guardan un secreto, y un investigador que asoma en la trama cuando el cineasta desaparece.A partir de ahí la película abandona cualquier intención de clasicismo e irrumpe en lo experimental. Tanto es así que la siguiente historia aborda una recreación sui generis de "Une Partie de Campagne", aquella pequeña obra maestra impresionista de Jean Renoir inspirada en Maupassant. La última cuenta la historia de unas cautivas del siglo XIX que huyen de sus captores.

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión en Español
Audio: Español

Más información

Título original:
La Flor
Géneros:
Drama, Comedia, Aventuras
País:
Argentina

Es una apuesta arriesgada, pero absolutamente original e hipnótica. A mí particularmente me ha cautivado la fuerza de la narración, creo que el director se debería dedicar a escribir novelas o cuentos, el argumento es sencillamente genial, algo nunca visto, impresionante, da para escribir una novela.

namaste

'Ojiplática' me ha dejado esta tercera entrega de "La Flor", intrínsecamente 'araña', porque captura también... Yo hubiese eliminado el episodio de las cautivas, pero quién soy yo para enmendarle la plana al bizarro y extraordinario director... (eso sí, me hizo sufrir el vadeo por el río de las embarazadas, pobres chicas). El episodio mudo en cambio, tan lúdico, me parece una delicia, piruetas aéreas incluidas, como asimismo la música.

Y en cuanto al final, no hay palabras porque, aunque sí las hay como murmullo de fondo, tienes que elegir entre los títulos de crédito o la movida general de despedida (y yo opté por lo último con lo que tuve que: 1) decidir si hacía el pino ó 2) que lo hiciera el ordenador -que es lo que acabé finalmente eligiendo-. Más 3) fumar un cigarrillo virtual en compañía de un buen perro :)

(Editado)

Después de ver las tres partes de La Flor, entiendo la propuesta de Llinás como un ejercicio épico de deconstrucción, de rotura de estructuras cinematográficas, cuyo objetivo es reivindicar las posibilidades del arte cinematográfico y su capacidad de explicar historias con distintos lenguajes narrativos. En este sentido, tal vez, el uso de distintas lenguas en el film (español, francés, italiano, inglés, sueco, catalán y hasta el hecho de que uno de los personajes se presente muda), sea una metáfora de esa intención de Llinás: experimentar con las posibilidades del lenguaje fílmico, más allá de convencionalismos. Cuando se experimenta, puede resultar inevitable caer en la gratuidad, pero la demostración que hace Llinás del dominio de esos convencionalismos cinematográficos en las partes 1 y 2, hace que me tome en serio su propuesta experimental de la parte 3, pese a los créditos finales. Con todo, aunque no ha sido fácil encontrar 14 horas para ver la película, ha valido la pena.

(Editado)

Curiosamente, mi relación con esta película ha mejorado a medida que avanzaba. Los dos primeros pétalos me parecieron insoportables, el tercero ya consiguió mi interés y en él encontré partes excelentes junto con otras que me repelían y en este último pétalo, tallo y desenlace es donde más he podido disfrutar y apreciar la propuesta de Llinas, aunque en sus títulos de crédito interminables tenga la tentación de enemistarme de nuevo. Sea cómo fuere es de agradecer una película hecha con valentía (y a veces también pedantería) que puede generar sentimientos, sensaciones y reflexiones enfrentados. No me arrepiento de haber aguantado las 15 horas.

hannibal64

Creo que esta tercera parte sobraba, por muy cine experimental que sea y por muy extraordinario que sea, no creo que se tenga que someter al espectador tentando severamente a su paciencia.

10

"Monumental y apasionante. No hay límites, prejuicios ni moderación alguna en la desconcertante, apabullante y finalmente fascinante épica de Llinás"

Diego Batlle de La Nación

10

"Epica por donde se la mire, compleja, fascinante y con momentos de impactante belleza, se trata de uno de los filmes más asombrosos y memorables de la historia del cine argentino."

Diego Lerer de Micropsia