7,7

La casa junto al mar

· 107min.

Marsella, una reunión de tres viejos amigos, un bar de obreros y una patera que llega. La aclamada como mejor película de Robert Guédiguian, un drama familiar con mucho poso político.
No disponible en tu país

Sobre la película

Marsella, una reunión de tres hermanos, un bar de obreros y una patera que llega. Con semejantes mimbres su director no podía ser otro que le francés Robert Guédiguian. "Una casa junto al mar" no solo fue señalada por el director del Festival de Venecia, Alberto Barbera, como la mejor película del director de "Las Nieves del Kilimanjaro" hasta la fecha, sino que también fue incluida en la Sección Perlas de San Sebastián.

En una pequeña cala cerca de Marsella, Angèle, Joseph y Armand vuelven a la casa que construyó su padre. Angèle es actriz y vive en París. Joseph está enamorado de una chica mucho más joven que él. Armand es el único que se quedó en Marsella para llevar el pequeño restaurante familiar. Es el momento de descubrir qué ha quedado de los ideales que les transmitió su progenitor, del mundo fraternal que construyó en este lugar mágico en torno a un restaurante para obreros. Pero la llegada de una patera a una cala vecina hará que sus reflexiones adopten otro rumbo.

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos
Audio: Francés • Subtítulos: Español y Catalán
Versión en Español
Audio: Español
Versión en Catalán
Audio: Catalán

Más información

Título original:
La Villa
Género:
Drama
País:
Francia
Estreno en cines:
16/03/18
Recaudación: 350.310,00 €
Espectadores: 57.993

Títulos similares

Pues me ha gustado. Esta casa junto al mar tiene pequeñas historias humanas que ilustran un cambio en el mundo: la lucha y el convencimiento pasado de que había que luchar por algo distinto y la inercia y descreimiento del presente. Varias generaciones juntas: algunos encuentran una forma de que esa diferencia no exista, y también, juntos, se decantan por un actitud de amor y solidaridad ante lo inesperado. Pero lo hacen de modo natural, sin que nos parezca nada especial; así la historia tiene un sabor agridulce donde lo dulce se impone, porque necesitamos de vez en cuando ver algo así, para seguir creyendo un poco en todo aquello que esos personajes creyeron y que también muchos de nosotros creímos.

(Editado)

Apología de la redundancia: todo gira sobre el escaso argumento, la película apenas avanza. Es un film reflexivo, pero no tan profundo como parece. Aún así, los actores son geniales y hay alguna escena brillante como los diálogos con los militares

Este director sabe muy bien,introducirnos en las contradiciones de un sistema injusto,haciendo que emerja la bondad de nuestros corazones.Sus personajes acaban tomando decisiones valientes y nosotros como espectadores,al menos,durante la proyeccion,nos imaginamos tomando las mismas.El cine al servicio de los valores humanos.

(Editado)

Super lenta, soporífera... que se revisen lo de las relaciones sanas. Qué pereza eso de que la insistencia es una buena idea.

En el momento en que le cortan la ropa a las criaturas ya me parece demasiao.

Muy linda... lo bello, lo simple...

9

"Un retrato lleno de esperanza de tres hermanos que descubren una nueva vida en la casa de su infancia. "

Jessica Kiang de Variety

7

"Demostrando un vigor poético inusual en su obra, Guédiguian aliña su nuevo film con sendos mementos mori. Una punzante invocación del arte del maestro japonés Yasujiro Ozu."

Manu Yañéz de Fotogramas

7

"Una de sus películas recientes más satisfactorias y oscuras. El reparto de Guédiguian le ayuda a la perfección. Este drama de guion cuidadoso usa pocos trazos para dibujar temas con gran alcance social."

Jonathan Romney de Screendaily

7

"Aunque la película tiene un fondo de triste melodrama, es luminosa, optimista y sentimentalmente didáctica, hecha con la sencillez habitual de este director y horneada con su buena pasta. "

Oti Rodríguez Marchante de ABC

7

"A los 64 años, junto a sus modos batalladores, Robert Guédiguian parece expeler una cierta desesperanza. Cautivadora"

Javier Ocaña de El País