La Bella y la Bestia
La Bella y la Bestia

La Bella y la Bestia

La Belle et la Bête

Audio y subtítulos

Versión en Español

Versión Original con Subtítulos en Español

dirección

Jean Cocteau

País

Francia

Año de producción

1946

Ver ficha

IMDB

Sobre la película

La adaptación cinematográfica más prestigiosa del célebre relato de Jeanne-Marie Leprince de Beaumont. Obra maestra absoluta del cine francés posterior a la Segunda Guerra Mundial. La imaginación del cineasta Jean Cocteau ("Orfeo") se funde con el talento de su actor fetiche, Jean Marais ("Elena y los hombres"), luciendo uno de los maquillajes más famosos en la historia del séptimo arte. Cuento fantástico por excelencia, de onirismo y misterio incomparables.

Un mercader arruinado (Marcel André), teniendo a su cargo a un hijo y a tres hijas, se pierde en el bosque y se ve obligado a refugiarse y pasar la noche en un castillo. A la mañana siguiente, antes de regresar, coge una de las rosas del jardín para regalársela a su hija menor, Bella (Josette Day), siempre esclavizada por sus otras dos hermanas. El amo del castillo no lo dejará marchar sin pagar antes un precio por la rosa arrancada: entregarle a una de sus hijas o morir. Película basada en el cuento de Leprince de Beaumont, escritora francesa famosa por ser autora de la versión más conocida de La Bella y la Bestia

Dirección y reparto

Títulos similares

¿Cómo valoras esta película?

Sublime adaptación del cuento clásico, en la versión de Leprince de Beaumont y llevada al cine de forma magistral por Jean Cocteau. La increíble fuerza de la narrativa, el subyagador lirismo de sus diálogos y el cariz pictórico y preciosista de la imagen, se imponen sobre ciertas arritmias heredadas del cine mudo. La Bestia de Cocteau, por su riqueza visual y matices filosóficos, podría rivalizar e incluso vencer a aquellos 'monsters' de la Universal desarrollados por Browning o Whale. Hasta Disney tomó prestadas de manera más que evidente los elementos más reconocibles y exitosos de su versión animada.



Resumiendo: 'Cuando uno creía haberlo visto todo, etc.'

08 noviembre 2017 (Editado)
mjpg 8,5

Tantas veces vista… Un cuento contado por Cocteau…, no solo es de una belleza visual y simbólica sobrecogedora…, también contiene más filosofía, psicología y humanismo que muchos polvorientos tomos de esas materias…

Es difícil no preguntarse si esa momentánea decepción que deja traslucir La Belle cuando La Bete se transforma al final, no es, en cierto modo, la expresión del deseo profundo de Cocteau; del deseo de que La Belle realmente pudiera amar a La Bete tal y como era…; Cocteau, polifacético, brillante, genial, mundano, pero no precisamente dotado de atractivo físico, frente a la impresionante apariencia de su amado Jean Marais… (después de todo, quién no quiere ser amado como es…, sin tener que transformarse en un ser cuasi-perfecto…, incluso si se es un genio) Pero Cocteau sabía cómo deben terminar los cuentos…; lo demás corre de nuestra cuenta.

26 febrero 2017 (Editado)

espectacular pelicula espiritual de hace 80 años en la que un gran director muestra la miseria humana social e imperante siempre en la que deben sobrevivir las verdaderas almas puras e intransformables con la unica arma que poseen los verdaderos grandes seres que son la dignidad la inteligencia la pasion y la soledad. un brindis por estos seres que animan mi vida mundana. Toño y Jose Valientes

18 abril 2016 (Editado)
9.0

"Like the Jeanne-Marie Leprince de Beaumont fairy tale on which it's based, Jean Cocteau's Beauty and the Beast (1946) bluntly celebrates a love that privileges interior beauty over external repulsiveness. Embodied by the titular Beast, physical ugliness here is only skin-and-mottled-fur deep. Cocteau's earlier The Blood of a Poet (1930) was surrealism for surrealism's sake, but B&B grounds its fantastical visual style with a linear romance narrative. What's both appealing and problematic is its visual opulence. Full of baroque interiors, elegant costumes, and overwrought jewelry (even tears turn to diamonds), the film is all surface, and undermines its own don't-trust-a-pretty-face and anti-greed themes at every turn. "

Michael Miller de Village Voice