7,6

King Ray

· 86min.

Conoce el mayor escándalo del deporte español. España ganó el Oro en Baloncesto en los Paralímpicos de Sidney 2000. Pero 11 de sus 13 jugadores no sufrían ninguna discapacidad.
No disponible en tu país

Sobre la película

España ganó la Medalla de Oro de Baloncesto en los Juegos Paralímpicos de Sidney 2000. Poco después se descubrió que solo 2 de los13 jugadores de la plantilla sufrían algún tipo de discapacidad. El capitán de aquel equipo, Ray Torres, recuerda lo ocurrido casi 20 años después.

Ray ha dedicado su vida al baloncesto. Lo convocaron para jugar con la selección nacional, lo nombraron capitán y ganó la medalla de oro en los Juegos Paralímpicos de Sídney 2000. La cumbre de su carrera fue una gran farsa internacional y él la primera víctima. "King Ray" narra uno de los fraudes deportivos más graves de la historia del deporte a través de la vida de una persona con discapacidad intelectual límite: Raymond Torres. ¿Qué representa vivir en una sociedad que no te entiende y que tu tampoco eres capaz de comprender? ¿cómo es vivir en un mundo que te considera "tonto"? "King Ray" es una película acerca de la discapacidad intelectual y nuestra capacidad de adaptación.

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión en Español
Audio: Español

Más información

Género:
Documental
País:
España

Títulos similares

De esas películas de las que alabas el objetivo por el que están hechas, no tanto el modo en que se han realizado. En todo caso, se agradece tratar la figura de Ray y, sobre todo, el injusto castigo que ha recibido el baloncesto para discapacitados español por gente que se ha querido aprovechar.

Creo que es un acierto tratar este escándalo desde la perspectiva no de la noticia, ni del periodista, sino desde una de las auténticas víctimas. Está bien expuesto lo que significa el deporte para ellos; las carencias que suple. También queda bien expuesto quienes son los auténticos discapacitados: los timadores compulsivos.

Podría haber estado mejor, dado que el material se presta. Aún así, está bien realizado y es interesante. Desde aquí agradecer el trabajo del equipo que lo ha hecho posible, expresar mi simpatía por Ramón y por los que aman de verdad el baloncesto y, por otro lado, declarar mi más profundo desprecio a los que hicieron posible tamaño bochorno.

Esperaba un poco más de chicha en el escándalo y no tan centrado en la figura de Ramón. Pese a mis expectativas, un trabajo más que encomiable para descubrir un episodio negro del deporte nacional (e internacional) y acercarnos un poco más a la discapacidad intelectual.