7,3

Kinatay

· 105min.

Peping, un estudiante de la academia de policía, recién casado y a la espera de su primer hijo, acepta acompañar a un grupo de agentes corruptos en un trabajo sucio. Brillante Mendoza sig
No disponible en tu país

Sobre la película

Peping, un estudiante de la academia de policía, recién casado y a la espera de su primer hijo, acepta acompañar a un grupo de agentes corruptos en un trabajo sucio. Brillante Mendoza sigue a su joven protagonista a lo largo de una noche en la que perderá por completo la inocencia. Los hombres secuestran a una prostituta y la llevan a una casa abandonada, dispuestos a hacerle pagar por sus pecados. Con una banda sonora abrasiva y una puesta en escena absolutamente oscura y claustrofóbica, Kinatay se amolda a las pautas del género –el sótano, la noche, la violencia, el terror— y las impregna de un acongojante realismo.

Dirección y reparto

Dirección:
Brillante Mendoza

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos en Español
Audio: Tagalo

Más información

Género:
Thriller
País:
Filipinas
Ver ficha:
IMDB

La realización, con ese estilo propio del documental callejero, me parece un acierto al dotar de realismo una historia que nos lleva del cielo al infierno. La inestabilidad de la cámara en mano sintoniza con el estado anímico de un personaje protagonista que avanza con miedo hacia el abismo, tras participar en su primer ajuste de cuentas. La película no descubre nada nuevo, pero es honesta y coherente en su conjunto.

No sé a ustedes, pero a mí me pasa que ya desde el primer fotograma, o como se llame, sé qué clase de conexión voy a establecer con la película...en general no falla. Kinatay me atrapó de entrada, pero cuando el director nos mete en la camioneta, sí, adentro, como si ocupáramos un asiento más en el medio de ese horror, que está afuera y está adentro, y nos va sacando de Manila en tiempo real hacia una casa en las afueras, si me quedaba algún resto de sueño me desperté del todo para meterme en esa pesadilla, donde casi no se habla, donde casi sólo que se muestra. Si cae alguna vez esta durísima (con escenas que “pueden herir la sensibilidad del espectador”, les aclaro por las dudas) y excelente película en tus manos, y ese día estás para el pochoclo, Brillante no filmó para vos, al menos no para vos en ese día.

El tema no es de los más originales. Los actores, en mi opinión, han hecho una buena interpretación. El tema de fondo del corto me parece interesante.Me ha gustado, pero pese a eso creo que se podría haber mejorado.

(Editado)

Bueno, vaya fin de semana. Ayer vi "Police" de Maurice Pialat, con Gérard Depardieu y Sophie Marceau, en cofre de Intermedio DVD, y hoy veo esta, que le doy un 7'5 porque tengo muy reciente "Lola" que sin duda es una película aún mejor."Kinatay", como "Police" suponen un aprendizaje de cómo funciona la policía, tanto en Francia, como en Filipinas, como en cualquier país, incluido este. La excusa de la miseria no vale, precisamente ello lo juzga Mendoza en un plano al final, se toma una decisión y a partir de ahí te terminas convirtiendo en un tipo de estos. En Police es Gérard Depardieu el que convive con su propia corrupción como una manera de obtener unos ingresos mayores, en esta la devastación del país quieren que les excuse pero en realidad buscan su protección y en realidad la necesitan, para seguir siendo, si cabe, más impunes. En definitiva este cine deberían ponerlo en los colegios y después estar toda la mañana debatiendo desde muchos puntos de vista para encontrar una solución que acabe con estos elementos que sin duda montan guardia en el vertedero para que nadie les quite su trozo de basura.Salud.

(Editado)
7

"Con el brutal y extremo discurso de su director, y que subyace en las imágenes espeluznantes que pueblan el metraje, Kinatay no resulta un filme de fácil digestión para nada. No ayuda ni la dilatación con la que se nos cuenta el atroz crimen, ni el realismo sobrecogedor que logra con técnicas neorrealistas y mucha cámara en hombro siguiendo a los personajes. Es tal el sentimiento de agobio, la tensión vivida y el desprecio por los protagonistas, que uno abandona su visionado sin poder esclarecer una posición favorable o contraria hacía la propia obra. Es algo parecido a la sensación que dejan ciertas bombas incendiarias lanzadas a la platea por cineastas extremos e iconoclastas como Gaspar Noé o Michael Haneke."

Marc Muñoz de El destilador cultural