7,1

Justicia para todos

· 117min.

Al Pacino interpreta a un neurótico abogado en este drama judicial de Norman Jewison ("El Violinista en el Tejado") que encarna el espíritu del New Hollywood de los años 70.
Solo para suscriptores

Sobre la película

Al Pacino interpreta a un neurótico abogado en este drama judicial de Norman Jewison ("El Violinista en el Tejado") que encarna tan bien el espíritu del New Hollywood de los años 70. A su lado deslumbra la insobornable presencia de Lee Strasberg ("El Padrino Parte 2"), el genio detrás del Actor's Studio, quien además fuera profesor del propio Pacino.

Un abogado debe defender a un juez corrupto acusado de violación. Se trata de un magistrado con el que tuvo serios problemas profesionales, pues en una ocasión se negó a admitir, por pequeñas formalidades, pruebas irrefutables que demostraban la inocencia de uno de sus clientes.

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión en Español
Audio: Español
Versión Original con Subtítulos
Audio: Inglés • Subtítulos: Español y Inglés

Más información

Título original:
...And Justice for All.
Géneros:
Drama, Clásicos
Estreno en cines:
06/03/80
Recaudación: 570.445,00 €

Títulos similares

Bienintencionada pero muy floja. De trazo grueso.

Gran sátira del sistema judicial de USA dirigida con nervio por Jewison. Una mezcla de drama judicial, drama social y comedia (a lo John Ford). Traslada la neurosis del protagonista a la narración.

(Editado)

Gran película con un joven y brillantísimo Al Pacino. Es una interesante reflexión, tan cómica como trágica, sobre la profesión de abogado (el raso, no el de grandes despachos que, salvo excepciones, lidera hoy en día la ficción jurídica). Jueces corruptos - o dementes, o imbéciles cuanto menos -, problemas de ética colegial, clientes de dar y tomar, y general sufrimiento e impotencia a pie de estrado... todo de rabiosa actualidad aunque la película tenga cuarenta años. Si pateas los Tribunales no debes perdértela (y si no, tampoco).

(Editado)
8

"La puesta en escena de Jewison resulta férrea y, sobre todo, contribuye a animar la función la presencia de un sobresaliente Al Pacino."

Miguel Ángel Palomo de El País