Honeydripper
Honeydripper
SD V.O.S.E. 123 min NOTA USUARIOS: 7,5 NOTA PRENSA: 6,8 Todos los públicos

Honeydripper

Director

John Sayles

Nacionalidad

Estados Unidos

Año de producción
Estreno en cines
Recaudación

60.353,90 €

Espectadores

11.766

Género

Drama

Distribuidora

Golem

1950. Alabama rural. Temporada de cosecha del algodón. Es un fin de semana crucial para el bar Honeydripper y su dueño, el pianista Tyrone “Pinetop” Purvis. Debe mucho al que le suministra las bebidas, otro tanto al pollero y al casero. Tyrone está dispuesto a cualquier cosa con tal de atraer a los jóvenes cosechadores y a los reclutas de la base cercana a su bar y hacerle la competencia a Touissant, dueño del local rival.

Premios Te la recomendamos para... Temas

Dirección y reparto

Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es
  • Alberto Luchini de El Mundo

    (...) formalmente la película es algo más discutible, ya que en más ocasiones de las deseables las escenas se resuelven recurriendo únicamente a los diálogos y prácticamente en un único escenario, con lo que el regusto a obra teatral encubierta es evidente.

    5.0 5.0
  • Carmen L. Lobo de La Razón

    Esta larguísima cinta fluctúa todo el metraje entre la dimensión dramática de la historia y la estrictamente musical, con la inclusión de varios números de blues (...) Qué paradoja: le falló el ritmo.

    5.0 5.0
  • Quim Casas de Imágenes de Actualidad

    John Sayles rebaja un poco la tensión crítica de sus últimos trabajos y presenta en Honeydripper una especie de tragicomedia campestre y musical en torno al maduro propietario de un bar en crisis y a un joven y prometedor músico (...) El film se basa más en los momentos que en su tesis.

    7.5 7.5
  • Stephen Holden de NY Times

    “Honeydripper” is agreeable, well-intentioned and very, very slow. Sadly, it illustrates the difference between an archetype and a stereotype. When the first falls flat, it turns into the other and becomes a cliché.

    5.0 5.0
  • Kevin Maher de The Times

    A towering performance from Glover as well as a sharp, seductive script from Sayles transform a bluesy melodrama into something far more nuanced and satisfying.

    7.5 7.5
  • Kirk Honeycutt de Hollywood Reporter

    His heart -and musical soul- is in the right place, but the film makes you at times uncomfortable with black and Southern stereotypes that may hinder some from fully enjoying an otherwise benign and cheerful tall tale of the Saturday night when rock came to rural Alabama.

    5.0 5.0
  • Hilario J. Rodríguez de Cahiers du Cinema

    En una película no buscamos un discurso mayoritario, como si alguien se hubiese subido a una tarima para hablarnos a todos, para no ganarse ningún enemigo. Apreciamos cierto riesgo, en ese sentido. Y Honeydripper no se arriesga lo suficiente.

    5.0 5.0
  • Ricardo Aldarondo de Fotogramas

    (...) relato amable pero no edulcorado, que busca las raíces musicales con imágenes clásicas de impecable composición e infalible ritmo hacia un clímax de frenesí negro, campestre, auténtico. Un cuento melancólico y vibrante, tan contagioso e infalible como los tres acordes del rock and roll.

    10.0 10.0
  • Roberto Piorno de Guía del Ocio

    Hay en cualquier película menor de Sayles, uno de los últimos independientes reales del cine USA, más cine que en el 75% de la cartelera actual puesta en fila. Esa nada despreciable circunstancia y la humanidad memorable del inmenso Danny Glover aconsejan, sin fisuras, el visionado de su última imperfecta película.

    7.5 7.5
  • Quim Casas de El Periódico

    Contra todo pronóstico, viniendo del director de cintas comprometidas John Sayles, Honeydripper bluesbar se decanta antes por el drama neutro, y hasta cierto punto lúdico -sobre todo en su exposición musical-, que por la crónica amarga de los desequilibrios sociales y raciales en la llamada América profunda.

    7.5 7.5
  • Javier Cortijo de ABC

    John Sayles desgrana con maestría algunos acordes de la sociedad yanqui de 1950, cuando los afroamericanos eran sencillamente negros y su mejor amigo seguía siendo el algodón.

    7.5 7.5
  • Carlos Marañón de Cinemanía

    La música amansó a John Sayles, cuya curiosa, amena también, incursión en el tema del racismo en EEUU parece algo reblandecida por culpa del subgénero con el que se atreve a lidiar, que no acaba de hacer justicia al dignísimo fin de de denunciar las injusticias y reclamar la igualdad de los blancos y los negros.

    7.5 7.5
  • Nuria Vidal de Time Out

    (...) una de les millors seqüències del film, aquella on Tyrone li explica a Maceo (Charles S. Dutton), el seu ajudant, el màgic moment en el qual el primer negre vingut d’Àfrica es va seure davant d’un piano i va tocar un instrument de blancs. Aquest moment explica i justifica tota la pel·lícula.

    7.5 7.5
  • John Anderson de Variety

    John Sayles the storyteller and John Sayles the political progressive haven't always played well together, but, in the endearing musical time-piece "Honeydripper" the indie icon lets his narrative gifts take the lead and the social issues follow like a tight bass line. The result is one of Sayles' best films.

    7.5 7.5
  • Diego A. Manrique de El País

    Es preferible ver Honeydripper como una pieza de teatro filmado, situada en un territorio narrativamente tan fértil como el sur de Estados Unidos; la segregación racial determina los movimientos de los personajes, negros en su mayoría.

    7.5 7.5
  • Peter Bradshaw de The Guardian

    John Sayles's disconcerting weakness for soft-edged sentimentality is on display in this amiable but underpowered tale of the American south.

    5.0 5.0
  • A. Comas de Imágenes de Actualidad

    El guión del propio Sayles va creando minuciosa y lentamente un lúcido microcosmos de la mísera comunidad negar explotada a conciencia por los blancos, la cual necesita metafóricamente de la llegada de una joven con guitarra eléctrica para despertar de su letargo.

    10.0 10.0
  • Eulàlia Iglesias de Cahiers du Cinema

    Con semejante contexto y director "Honeydripper" resuta sorprendentemente amable. Incluso demasiado. Sayles rebaja el peso de las cuestiones más problemáticas para construir una película peligrosamente cercana a la comedia costumbrista (...).

    5.0 5.0