6,8

Exil

· 121min.

Xhafer, ingeniero químico originario de Kosovo, encuentra una mañana un ratón muerto en la puerta de su casa. Incidente que coincide con una temporada de persistente acoso laboral.

Sobre la película

Festival Sevilla. Límite 1.000 espectadores. Disponible 24h: del 7 de noviembre a las 20h al 8 de noviembre a las 20h.
 Xhafer, ingeniero químico kosovar, encuentra una mañana un ratón muerto en la puerta de su casa. Él, que lleva una perfecta vida burguesa en Alemania con su mujer (Sandra Hüller, "Toni Erdmann"), sus hijos, un chalé y un buen empleo, empieza a entrar en un terreno psicológico pantanoso a partir de ese momento. En el trabajo le hacen bullying, cree él que por ser extranjero, su relación de pareja se resiente, y van cobrando protagonismo en su vida ciertas personas inquietantes. Pero, ¿está eso realmente pasando o solo se lo imagina? Premio a la Mejor Película en Sarajevo, una incisiva crítica al estado de bienestar occidental y al espíritu biempensante que, de puro incómoda, induce a la risa nerviosa.

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos
Audio: Varios • Subtítulos: Español

Más información

Título original:
Exile
Género:
Drama
Países:
Alemania, Bélgica, Kosovo

A veces el terror es algo que llevamos dentro de nosotros mismos. Una película magníficamente realizada, con una fotografía que expresa perfectamente los conflictos internos del personaje principal y una estética propia del buen cine de terror (sin que sea en absoluto una historia de terror; de ahí su valor formal). Rodada con cuidadísimo esmero, tratando de de que cada plano consiga expresar el complejo proceso mental del protagonista.

Conozco esos silencios sepulcrales de ascensor. Entiendo esas paranoias de Xhafer, sintiendo y sufriendo el vacio y el acoso del extranjero. La escena del aplauso parece excesiva. Y lo es. Como otras escenas algo forzadas. Pero esa es la perspectiva del extranjero, del que nunca se siente en casa, igual cuantos años lleves en el país. Y lo se como extranjero viviendo largos años en Berlín. Pero Morina cuenta a traves de compañeros de trabajo de Xhafer algo capital: todo el mundo tiene sus problemas y sus miserias, también los no extranjeros. La inexpresividad del rostro del protagonista habla de eso, del distanciamiento, de heredar ese gesto muerto alemán. Yo también pasé por ahí, en un intento inconsciente de adaptarme. Pero eso quedó detrás. Uno tiene que luchar por ser quien es, no renunciar a ello, pero la realidad muchas veces es un muro altísimo. Viendo Babai, el muy buen debut de Morina, ya advertí un gran talento en el estilo de la narración, una firma especial. Gran película.

10

"Esto es cine vibrante y sensorial que retrata temas complejos con el espacio y la luz, a veces con la cámara haciendo de agresor: cuestionando y juzgando al protagonista hasta el último y exquisito plano."

Guy Lodge de Variety

9

"De ejecución impávida, pero siempre interesante, combina elementos de thriller, comportamientos idiosincráticos dignos de Yorgos Lanthimos y un humor basado en momentos incómodos que cuelga en el aire como un mal olor."

Allan Hunter de Screendaily