7,5

Estoy bien, Jack

· 105min.

El ingenuo Stanley Windrush regresa de la guerra, y piensa abrirse paso con éxito en los negocios. Para su desilusión, se da cuenta que tendrá que empezar desde cero.
No disponible en tu país

Sobre la película

El ingenuo Stanley Windrush regresa de la guerra, y piensa abrirse paso con éxito en los negocios. Para su desilusión, se da cuenta que tendrá que empezar desde cero, y pronto se verá envuelto en una pelea entre la gerencia de la empresa y la asociación sindical a la que pertenece, que le utilizarán como una herramienta en su lucha por alcanzar el poder, y cuando se convierte en un obstáculo, se unirán para destruirlo.

Dirección y reparto

Dirección:
John Boulting

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos en Español
Audio: Inglés
Versión en Español
Audio: Español

Más información

Título original:
I'm All Right Jack
Géneros:
Clásicos, Comedia
País:
Reino Unido
Ver ficha:
IMDB

2 de 2Nada que ver con la película que vi anteayer de forma casual Arcadia’, simplemente por este director Costa Gravas sí que tiene claro quién es quién y me encuentro con una comedia de humor negro y política buenísima, de lo mejor que he visto, me faltaría calificativos para ponderarla.Una sugerencia, ¿por qué no ponen la película de Arcadia’ en el apartado de buen humor y quitan la otra de cuyo nombre ya ni mi acuerdo y la relegan a un apartado de cine reaccionario y zafio, algo asía como Morir en España’ (que no en Madrid).Chao.

(Editado)

1 de 2Tengo ganas de reírme y pongo esta película, al principio me pareció que podría ser muy buena, la maquinaria de la fábrica de bollitos está muy currada, al estilo Tiempos modernos’, pero el perfil psicológico del protagonista no me acababa de gustar, con estudios, vuelve de la guerra y esa candidez bastante pueril que no encaja, se hace repulsivo, algo estúpido. Lo peor está por venir, es una crítica destructiva al obrero que no viene a cuento, es todo gratuito, dar por supuesto que después de la contienda los obreros sindicados manejan el cotarro, son vagos por naturaleza, hacen lo menos posible que el sindicato les da fuerza para lastrar la productividad de la empresa, que los empresarios son unos pusilánimes que no pueden someter al trabajador, el líder sindical está muy bien perfilado, quizás sea lo mejor, rodeado de literatura marxista, arengando continuamente, termina por creer a pies juntillas en su casusa, pero la película es zafia hasta decir basta, he tenido que pasarla hacia adelante, porque no la soportaba, nada más que para comprobar que es malísima y efectivamente el discurso final del protagonista ante las cámara es vomitivo, su...

(Editado)

Es cierto que tiene algunos puntos, el reflejo del sindicalista es muy ajustado, buenas actuaciones, pero en general me ha resultado aburrida un tanto cursi y trasnochada. No me gustan los subtítulos y no entiendo bien el inglés..Lo dejo.

(Editado)

No deja títere con cabeza.Esta comedia, efectivamente muy divertida, es también increíblemente incisiva con las hipocresías de la sociedad que refleja (que no ha cambiado tanto en las décadas pasadas desde su estreno). Así, todo el tejido social: patronal, sindicatos y trabajadores; medios de comunicación (periodistas, publicistas), políticos de todas las tendencias, etc., resultan criticados por sus falsedades, sus intereses egoístas y sus estrecheces de miras. Todo ello con un gran sentido del humor y sin tomar un partido claro por ninguna postura particular, dejando al espectador formarse sus propias conclusiones, lo cual es digno de agradecimiento.

(Editado)
9

"Celebrada comedia británica que adaptaba una novela de Alan Hackney. Tiene un planteamiento impecable y un desarrollo en el que hace frecuentes apariciones el ingenio, apoyado en unas excelentes interpretaciones. Pese a ello, la rutinaria realización impide que sus resultados sean superiores.Film inédito en España."

Fotogramas de Fotogramas

8

"Antes de que la Thatcher desmantelase gran parte de su poder, los sindicatos tenían una enorme influencia sobre la sociedad y la economía británicas. Armados hasta los dientes de genuino humor de su tierra, los hermanos Boulting montaron una sátira de la izquierda sindical."

Guillermo Altares de El País