8,2

El último emperador

· 155min.

Espléndida película dirigida por Bernardo Bertolucci e inspirada en la verdadera historia de Pu Yi, el último emperador de China.
No disponible en tu país

Sobre la película

Espléndida película inspirada en la verdadera historia de Pu Yi, el último emperador de China quien es coronado a los 3 años y que vive recluido en la Ciudad Prohibida hasta que es depuesto, siendo todavía joven, durante la revolución y forzado a adaptarse al mundo exterior por primera vez. Un magnífico viaje a otro lugar y a otro tiempo. Nada puede superar el espectáculo de la vida en la Ciudad Prohibida (donde la película fue filmada).

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión en Español
Audio: Español
Versión Original con Subtítulos
Audio: Varios • Subtítulos: Español

Más información

Título original:
The Last Emperor
Géneros:
Drama, Clásicos, Biopic
Estreno en cines:
17/12/87
Recaudación: 6.045.713,57 €
Espectadores: 2.868.848
Ver ficha:
IMDB

'El último emperador' me ha resultado muy interesante, como película biográfica es una de las mejores sin duda, pero también aburrida en algunos tramos. Eso de poner a chinos en China hablando inglés desluce un gran trabajo técnico. Esperaba algo más.

Historia excesiva de una vida excesiva, que sigue la estructura de las cajas chinas.

magnífica historia, fotografía y vestuario impecable. Me ha encantado volver a verla después de muchos años

PROS:- La belleza de la dirección de fotografía y vestuario es indescriptible durante la primera mitad de la película. - Una historia basada en hechos reales que no deja indiferente.CONTRAS:- Terrible doblaje tanto en inglés como español.- La segunda mitad es algo desordenada narrativamente y se hace pesada.- Un final "sin más"; se le podría haber dado más amor.

(Editado)

“Ya nada lo es, a excepción de esos mamotretos sin alma protagonizados por los efectos especiales, planos que no deben de durar más de cinco segundos y diálogos descerebrados. Cada vez existen menos distribuidoras y salas dispuestas a acoger un cine que no puede, ni sabe, ni quiere renunciar a la autoría, que no asegure la digestión rápida por parte del espectador, el atracón de palomitas y el inmediato olvido”, escribía algún comentarista.