El Último de los Injustos
El Último de los Injustos
El Último de los Injustos

El Último de los Injustos

Le Dernier des Injsutes

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos en Español

Versión Original con Subtítulos en Español

País

Francia

Año de producción

2013

Género

Documental

Estreno en cines

10/01/14

Ver ficha

IMDB

Sobre la película

Casi tres décadas después del estreno de la mítica Shoah, Lanzmann recupera una serie de entrevistas con Benjamin Murmelstein, el último presidente del Consejo Judío del campo de concentración de Theresienstadt y único superviviente de aquellos que ocuparon este cargo. Las entrevistas se grabaron en Roma durante 1975 y quedaron fuera del montaje de Shoah. En El último de los injustos el director se introduce en los escenarios reales en los que se desarrollaron los acontecimientos, haciendo especial hincapié en el campo de Theresienstadt, considerado un “campo modelo” para enmascarar la imagen de uno de los hechos más abyectos de la historia del siglo XX. A través de las entrevistas descubrimos la extraordinaria personalidad de Murmelstein: dotado de una inteligencia deslumbrante y gran valor, que, junto con una memoria incomparable, lo convierten en un narrador irónico, sarcástico y auténtico.

Dirección y reparto

Títulos similares

¿Cómo valoras esta película?

No tengo la más mínima objeción moral que hacerle a cualquier persona que se acerca al cine con el único y exclusivo objetivo de entretenerse ?objetivo tan noble y legítimo como cualquier otro que no cause daño o perjuicio a nadie?. Pero es evidente que no es a este público al que va dirigido un film como 'El último de los injustos'. Extenso (con un metraje cercano a las cuatro horas), denso (la acumulación de datos, informaciones, opiniones y episodios llega a hacerse abrumadora), y, por momentos (por qué no decirlo...), plúmbeo: no debe ser fácil, por muy interesado que el espectador pueda estar en todo lo relacionado con el Holocausto y el nazismo, sostener el interés de un audiovisual centrado en una larguísima entrevista al último presidente del Comité Judío, montada en alternancia con la lectura, ilustrada con imágenes actuales, de un libro que narra los mismos hechos sobre los que versa el testimonio del protagonista. Un protagonista, Benjamin Murmelstein, en cuyo testimonio, arco de pivote del documental, se da una curiosa mezcla de megalomanía, autojustificación y cierto punto de aceptación de una responsabilidad culpable que jamás llega a imponerse a los dos primeros...

23 julio 2015 (Editado)

Que pena que un documental tan notable como Shoah (nota: 9) haya sido completado con (absténganse de calificarlo como documentaL) esta soporífera entrevista del abuelo "cebolleten" aquejado de una terrible incontinencia verbal (la entrevistas palaciegas que hace Hermida a su majestad son mas emocionantes). De interés cero en los datos, nombres, hechos que relatan el Mummerstein este lo único interesante que suelta es poner a Eichmann en su sitio, absuelto por la escupida teoría de la banalidad del mal de la amiguita de uno de los filósofos del nazimsmo: Heidegger. No hay documento fílmico (salvo el documento de los propios nazis) que tenga el mas mínimo interés, que aporte una idea interesante en sus insufribles 4 horas. En su momento el director decidió con razones comprensibles deshechar este testimonio en Shoah que treinta años después nos endosa a pelo sin desbastar. Horroroso. Nota: 0,5 (el medio punto por los impresionantes aguafuertes)

23 julio 2015 (Editado)

Me ha encantado. Lanzman sabe contar como nadie este tema y crear un ambiente documental muy serio y la vez muy hipnótico. Lo mejor que tiene (ya lo vimos en sus anteriores trabajos) es su capacidad de presentar esos personajes que no son ni los malos malísimo de los verdugos ni las víctimas. Murmelstain es un vivo ejemplo de ello. Uno no sabe cómo situarse ante él porque te rompe los fáciles esquemas con los que con demasiada frecuencia nos acercamos al tema del Holocausto. El paseo final con el arco de Tito al fondo es para enmarcar. Excelente

23 julio 2015 (Editado)

Esto no es una película, es un testimonio irrenunciable, un pedazo de historia. Lanzmann trata de ayudar a un anciano a bajar las escaleras. El Presidente del Consejo Judío rechaza la ayuda con un gesto firme, defensivo. El sigue peleando y contando los relatos de las Mil y una noches. Un superviviente, sin duda.

23 julio 2015 (Editado)
10.0

"Lejos de simplifcaciones maniqueístas y de manipulaciones interesadas, pero con la lírica terrible de Shoah, El último de los injustos abre interrogantes que alimentan nuestra visión necesariamente crítica de la Historia."

Philipp Engel de Fotogramas

10.0

"Tras ver 'El último de los injustos' no cabe duda de que Murmelstein se merecía una película propia: el personaje resulta tan complejo como apasionante, al tiempo que suscita una serie de interrogantes y debates en torno a la shoah que continúan plenamente vigentes."

Eulàlia Iglesias de Sensacine

10.0

"Tenaz y perseverante, el autor de la monumental Shoah sigue evocando la tragedia del holocausto nazi, en esta ocasión alternando una valiosa entrevista que Lanzmann hizo en 1975, en Roma, a Benjamin Murmelstein, el último presidente del Consejo Judío de Terezín, con imágenes actuales del cineasta paseando por espacios cruciales de la historia, significativamente vacíos y fantasmales. Son casi cuatro horas de metraje, pero apasionantes y reveladoras. "

Jordi Batlle Caminal de La Vanguardia

10.0

"Su testimonio, sencillamente impresionante, quedó fuera del montaje de Shoah y es casi un milagro ver ahora unas imágenes filmadas en 1975, que tras casi 40 años encerradas en una bobina, cobran vida y luz. Es ésta una película sobre la inteligencia, sobre el legado intelectual de un hombre sabio que presenció un cataclismo. Hay en sus claras palabras el legado de un testimonio privilegiado de la historia. Sus explicaciones están atravesadas por una flecha de fina ironía, solo al alcance de alguien que ha reflexionado mucho y bien sobre la atrocidad que vivió. Lanzmann nos muestra los lugares y los edificios que acogieron la masacre, espacios mudos que hablan por sí solos. Y por encima de ellos la voz de Murmelstein, que nos habla de Las 1.000 y una noches para explicar el milagro de su supervivencia. Un relato escalofriante, prolijo e intenso, inyectado de vida para derrotar a la muerte. "

Toni Vall de Cinemanía