El sabor de las cerezas
El sabor de las cerezas
El sabor de las cerezas

El sabor de las cerezas

Taste of Cherry

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos en Español

País

Irán

Año de producción

1997

Género

Drama

Estreno en cines

12/12/97

Recaudación

201.591,46 €

Espectadores

51 935

Ver ficha

IMDB

Sobre la película

Ganadora de la Palma de Oro en el Festival de Cannes de 1997, Abbas Kiarostami consiguió el reconocimiento internacional con la historia de un hombre de mediana edad dominado por el deseo de suicidarse. Su única preocupación es encontrar a alguien que le ayude y se comprometa a enterrarlo. En su búsqueda conocerá a una gran variedad de personajes.

Dirección y reparto

Títulos similares

¿Cómo valoras esta película?

ayv

poesía, extrema sensibilidad, belleza sin paliativos, ecos del neorrealismo. Un talento al alcance de muy pocos, poquísimos. Lamento que haya espectadores que no puedan sentir la verdad que evoca cada mirada. una obra maestra. Están las películas y luego está el cine. hay películas que no tienen un fotograma de cine. Otras tienen tanto cine que sobrecoge.

03 junio 2019
asarduy

¿Qué se puede decir de una obra así? Larga vida a este tipo de cine que emociona sin artificios y toca el corazón y la mente. ¿Se puede rodar algo más bello en el lugar más inhóspito?

22 abril 2018
jjaz
jjaz 9,5

Qué belleza de película. Es impresionante. Qué originalidad. Una obra maestra.

16 septiembre 2017

Es una oda a la vida preciosa. Desde una forma aparentemente sencilla ahonda en temas que se abordan normalmente desde su trascendencia. Y al final el film mismo es el que trasciende y el que evoca tanto, solo por la pureza con que está rodado... Brutal

18 abril 2017

La sencillez que desprende la obra de Kiarostami es abrumadora, cuando vemos una película suya parece fácil hacer cine pero son precisamente lo sencillo y lo genuino lo más difícil de alcanzar en este arte. Encontramos personajes que se interpretan a si mismos, que son personas dentro y fuera de la pantalla, que son al mismo tiempo observados y observadores.

Destaca también la importancia del entorno, el marco que rodea a la situación y a los sujetos: La naturaleza siempre presente en el cine de Kiarostami acompaña a la historia como un personaje más. La belleza de un filme radica tanto en lo que se ve en pantalla como en aquello que se queda fuera de la misma: la aventura, la pasión, el trabajo, el instante, el amor... En síntesis: la leyenda, todo aquello que conforma su esencia.

19 febrero 2017
mjpg

A menudo se asocia la honestidad con brusquedad o aspereza. Esta película, en cambio, está llena de sutileza (casi pudor); y qué asombroso despliegue de matices con, aparentemente, tan pocos elementos.

Es curioso, pero… (hablo desde un conocimiento muy superficial) parece como si utilizara recursos expresivos propios de la poesía épica aliterativa, es decir, lingüísticos, como forma expresiva visual: la acentuación, el ritmo, las repeticiones, las variaciones, las metáforas, la cisura, el paralelismo, … es fascinante! Bye

11 julio 2016
gilabert_robles

Acaba de morir Kiarostami y no hay mejor manera de despedirse de el que viendo su obra maestra, El sabor de las cerezas.

05 julio 2016

Preciosa película.



El jóven no sabía que decir.



El conocimiento del religioso se basa en un libro a través del que no podemos dar respuesta a las cuestiones de la vida.



Pero la persona más humilde tiene algo que decir si habla desde la experiencia y desde el corazón: sabiduría.



Kiarostami: otro conmovido por la naturaleza y la música que busca en esta película la manera de hacerle llegar ambas al corazón de la gente.

09 agosto 2015
carmenfm

Delicado tema el que propone el maestro Kiarostami, el motivo no lo sabemos, no importa, a nadie le importa la desesperación ajena, ahí está el asunto ¿cómo implicamos a alguien desconocido a que tome parte de una decisión importante en nuestra vida?, ¿

23 julio 2015 (Editado)
8.0

"Kiarastomi, like no other filmmaker, has a vision of human scale that is simultaneously epic and precisely minuscule."

Stephen Holden de NY Times