7,6

El mensajero del miedo

· 126min.

Audaz thriller político sobre el lavado de cerebro de los prisioneros americanos en la guerra de Corea. Una de las películas de suspense más emocionantes jamás llevadas a la pantalla.
Solo para suscriptores

Sobre la película

Audaz thriller político sobre el lavado de cerebro de los prisioneros americanos en la guerra de Corea. El fin del rodaje coincidió con el asesinato de Kennedy, por lo que se estrenó algunos años más tarde. En el año 2004 Jonathan Demme dirigió un remake protagonizado por Denzel Washington y Meryl Streep. "El Mensajero del Miedo" es, sin duda, una de las películas de suspense más brillantes y emocionantes jamás llevadas a la pantalla.

Cuando el Mayor Bennett Marco (Frank Sinatra) tiene que opinar sobre el Sargento Raymond Shaw (Laurence Harvey), no duda en afirmar que es un auténtico héroe. Pero, en realidad, Shaw le parece un personaje muy turbio: una enloquecedora pesadilla le hace sospechar que el sargento oculta algo inconfesable.

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión en Español
Audio: Español • Subtítulos: Español
Versión Original con Subtítulos
Audio: Inglés • Subtítulos: Español

Más información

Título original:
The Manchurian Candidate
Géneros:
Thriller, Clásicos
Estreno en cines:
11/04/63
Recaudación: 16.266,00 €
Espectadores: 131.432

Títulos similares

Es una película totalmente recomendable. Trata de manera estupenda varios temas contrapuestos: la ambición y la cobardía; pero también la lealtad y la generosidad.

El final es sorprendente; la enajenación del personaje principal, en un contexto de antagonismo político entre Estados Unidos y La URSS, lo aboca de manera inexorable a la autodestrucción.

Se admite que esta película tiene cosas bien hechas. También se admite que a veces se vuelva casi ridícula. Pensé en algún momento que iba a desarrollar una comedia. Y es ¡qué vienen los comunistas!, no sé que decir. El momento final de Sinatra leyendo el libro patético.

Película mediocre, ridículamente anticomunista. Parece una floja parodia del sistema norteamericano, pero que en realidad es una drama paupérrimo sobre el control mental. Diálogos malos, situaciones absurdas (el encuentro entre Frank Sinatra y Janet Leigh, de triste papel, para llorar), elipsis bruscas mal trabadas, ningún suspense, Laurence Harvey (el prota) aparece exactamente igual caracterizado en el momento presente que en los flashbacks del pasado, para reír si fuera una comedia...

Por momentos es un buen thriller y por momentos se me hace pesada...