El Ingenuo Salvaje
El Ingenuo Salvaje
El Ingenuo Salvaje

El Ingenuo Salvaje

This Sporting Life

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos en Español

Versión en Español

País

Reino Unido

Año de producción

1963

Géneros

Drama, Clásicos

Recaudación

14.922,48 €

Espectadores

114 209

Ver ficha

IMDB

Sobre la película

En un pueblo minero del norte de Inglaterra, Frank Machin triunfa como estrella de rugby en el equipo local. De carácter violento y arrogante, disfruta de la gloria y de la fama. La relación con su casera, una joven viuda, le descubre una nueva forma de ver las cosas.

Dirección y reparto

Títulos similares

¿Cómo valoras esta película?

redmarcos

Gran película, clásico absoluto (y certificado) del cine británico, Richard Harris impresionante. Aburre sólo a los aburridos

24 junio 2017
alvaro03

Tanto metraje para nada. Larguisima y aburridisima. Vacua e inane. Harris sobreactuado en una historia insulsa y sin interés. La fotografia en la VOS es muy buena (eso si), no así en la versión doblada en la que la imagen es mucho peor en calidad. Nota: 2. Que mal ha envejecido el Free Cinema

10 febrero 2016
segnornilsson

Muy bien hecha en muchos sentidos pero deprimente. Con el típico toque sórdido-sexual de determinadas ideologías en los 50-60s. Tan adulta y descarnada que resulta irreal. Bufff.

23 julio 2015 (Editado)
8.0

"Something to admire as an example of robust, heart-on-sleeve craftsmanship, packed with hulking emotional cues – care of Richard Harris’s fierce, untethered performance as solipsistic man’s man Frank Machin."

David Jenkins de Time Out

8.0

"Working class thug Frank Machin (Richard Harris) turns a dance club brawl into a tryout with the city rugby team, where he earns enough success, wealth, and fame to soothe the aching heart of the widow with whom he lodges, Margaret Hammond (Rachel Roberts). But Frank's brashness in life and violence in showing his all-consuming love for Margaret—not to mention Margaret's rare strength and ability to see past Frank's flattery and understand that she is little more than another brutish conquest for him—leaves Frank alone, playing a game as dirty, hollow, and unrewarding as his previous jobs in the coal mines of northern England. "

Arthur Ryel-Lyndsey de Slant Magazine