9,1

El Hombre con la Cámara

· 68min.

Muy en línea de Berlín, sinfonía de una gran ciudad es un retrato de San Petersburgo compuesto por cientos de pinceladas fílmicas sobre la vida cotidiana en dicha ciudad.
No disponible en tu país

Sobre la película

El Hombre con la Cámara, muy en línea de Berlín, sinfonía de una gran ciudad es un retrato de San Petersburgo compuesto por cientos de pinceladas fílmicas sobre la vida cotidiana en dicha ciudad. Podría decirse que se trata de un retrato puntillista en el que sólo la totalidad de los breves retazos permiten percibir San Petersburgo en su totalidad. Con la complicidad de su hermano, el operador Mijail Kaufman, Vertov, fiel a su teorías, no permite ni por un momento que se pueda suponer que alguno de esos retazos pueda imaginarse inventado. Por ello en el vertiginoso montaje que plasma la fascinación de Vertov por el constructivismo y el futurismo, introduce constantemente imágenes del operador que con su cámara está filmando la realidad que le rodea..

Dirección y reparto

Dirección:
Dziga Vertov
Reparto:
Mikhail Kaufman

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos en Español
Audio: Ruso

Más información

Título original:
Chelovek s kino apparatom
Géneros:
Clásicos, Documental
País:
Rusia
Ver ficha:
IMDB

Cuesta imaginar viendo está película Los horrores Del régimen soviético Pero claro los vanguardistas Afines al régimen Solo realizaban Películas Propagandísticas. Por lo demás es sorprendente la modernidad de La sociedad Rusa de los años 30

Más que un ensayo, 'Chelovek s kino-apparatom' viene a representar esa fuente de la que bebieron, beben y beberán todo tipo de cineastas. Porque si a los Lumière les debemos el medio, a Vertov hay que agradecerle la invención de un nuevo lenguaje cinematográfico del que van a surgir el 99% de los movimientos o corrientes –se me han venido a la cabeza, además de referentes del cine mudo, Hitchcock, la nouvelle vague, el New Hollywood, documentales como 'Koyaanisqatsi' e, incluso, y fuera del séptimo arte, trabajos periodísticos–. Aquí, la esencia del cine, el punto de vista y el montaje, bailan al son de imposibles que anticipan una historia y evolución que se prolongan casi 100 años. Ese hombre con la cámara, entonces, lo desconocía, pero, en su afán futurista, había dado un salto de valor incalculable, lanzando aquel hueso que se transformaría en nave.

(Editado)
9

"In 1929, the year it was released, films had an average shot length (ASL) of 11.2 seconds. "Man With a Movie Camera" had an ASL of 2.3 seconds. The ASL of Michael Bay's "Armageddon" was -- also 2.3 seconds. Why would I begin a discussion of a silent classic by discussing such a mundane matter? It helps to understand the impact the film made at the time. Viewers had never seen anything like it, and Mordaunt Hall, the horrified author of the New York Times review, wrote: "The producer, Dziga Vertof, does not take into consideration the fact that the human eye fixes for a certain space of time that which holds the attention." This reminds me of Harry Carey's advice in 1929 to John Wayne, as the talkies were coming in: "Stop halfway through every sentence. The audience can't listen that fast." "

Roger Ebert de Chicago Sun Times