7,7

El fotógrafo del pánico

· 97min.

Edición remasterizada de uno de los mayores clásicos de la historia del cine. Thriller sexual con un psicópata que fotografía a sus víctimas mientras mueren.
No disponible en tu país

Sobre la película

Edición remasterizada de uno de los mayores clásicos de la historia del cine. Thriller sexual con un psicópata que fotografía a sus víctimas mientras mueren.
Bohem interpreta a un psicópata que fotografía a sus víctimas mientras mueren, un fotógrafo poseído por la alucinación y marcado por su infancia. Su padre, un científico obsesionado por estudiar las reacciones infantiles ante el miedo, destrozó su psiquis y le convirtió en un adulto acomplejado y afectado por una demencia demoníaca. El personaje necesita matar y fijar en imágenes el terror que sienten sus víctimas. Por eso ejerce la profesión de fotógrafo, para encubrir sus planes y poder satisfacer sus afanes morbosos sin suscitar sospechas.

Dirección y reparto

Dirección:
Michael Powell

Audio y subtítulos

Versión en Español
Audio: Español
Versión Original con Subtítulos
Audio: Inglés • Subtítulos: Español

Más información

Título original:
Peeping Tom
Géneros:
Clásicos, Thriller, Terror
País:
Reino Unido
Recaudación: 30.856,99 €
Espectadores: 109.144
Ver ficha:
IMDB

Títulos similares

Resulta casi inevitable caer en el tópico de la comparación con varias películas y tramas de Hitchcock al hablar de 'Peeping Tom' porque sí, es verdad, tanto él como Michael Powell parecen interesados en explorar tanto los recovecos más oscuros de la mente humana como ese proceso de vampirización inherente al acto de filmar. Sin embargo, y aunque esta se me asemeja más a Rear Window que a 'Psycho' o 'Vertigo' –propone el mismo juego meta a través de sendas cámaras fotográfica y de vídeo–, me interesa mucho más cómo el propio Powell teoriza sobre la morbosidad de cualquier acto criminal u obsceno cuando se ve sometido al filtro de la lente –"It's horrible! It's a movie, isn't it?"–, que parece restar gravedad a hechos que se escapan a nuestro entendimiento. Y así, con el río de imágenes siniestras al que nos someten/sometemos día tras día, aparte de ser incapaces, muchas veces, de discernir entre realidad y ficción, nos vamos inmunizando contra el miedo.

Un EJEMPLO DE que el BUEN CINE no envejece. Karlheinz Böhm está magnífico. Malogrado actor.

Una pequeña joya, que asimila y expande el universo Hitchcock hacia terrenos más atrevidos, y que indudablemente supuso una apertura a nuevas formas de abordar el cine de suspense, el thriller psicológico y el drama de horror. Encuentro ecos de esta película en "Blow-up" de Antonioni, en "Arrebato" de Zulueta... En escasos 90 minutos se despliega una curiosa trama que involucra al propio cine y a la fotografía como premisas argumentales y como elementos fundamentales del desarrollo de la historia, lo que hace ser considerada como una obra importante dentro del subgénero "metacine". Quizá, ciertos ademanes de teatralidad en las interpretaciones le resten enteros, pero así y todo la película se sostiene y aún hoy puede dejar poso en los espectadores. Técnicamente, es de una calidad incuestionable.

Un poco extraña para mi gusto. Inquietante, pero desconcertante. Un film que, intuyo, contiene muchos mensajes para comunicar al público pero que yo, en mi simpleza, no capto.Se me ha hecho un poco reiterada en ocasiones y los diálogos, algunos un poco crípticos.Ejercicio de metacine que va directa al rincón de películas de culto.

(Editado)

Posteriores películas copiarían muchas ideas de esta. Lo malo es que vista ahora no resulta tan sorprendente y los actores cumplen lo justo. La escena que más me gusto fue la del baile de Moira Shearer.

9

"Few films have as strange and tortured a destiny as ``Peeping Tom.'' Unanimously savaged by critics at the time of its 1960 release, Michael Powell's sympathetic portrait of a mild-mannered serial killer was pulled from London theaters in less than a week -- and instantly destroyed the British director's career. "

Edward Guthmann de San Francisco Chronicle

9

"The movies make us into voyeurs. We sit in the dark, watching other people's lives. It is the bargain the cinema strikes with us, although most films are too well-behaved to mention it."

Roger Ebert de Chicago Sun Times