6,9

El beso del asesino

· 67min.

Stanley Kubrick ganó el premio al Mejor Director en el festival de Locarno con su segundo film, en el que ejerció además de productor, guionista, director de fotografía y montador.
Solo para suscriptores

Sobre la película

Stanley Kubrick ganó el premio al Mejor Director en Locarno con su segundo film, que mezcla melodrama e intriga y en el que ejerció de productor, guionista, director de fotografía y montador. Una deslumbrante pelicula de cine negro sobre un boxeador neoyorquino cuya vida corre peligro por proteger a una vedette de club nocturno del rufián de su jefe. Usando su cámara como un puñado de papel de lija, Kubrick desnudó los mundos del boxeo profesional y de los salones de baile de su brillante barniz.

La película se centra en Davey, un boxeador en decadencia que se mete en graves problemas cuando decide defender a Gloria, su vecina, una bailarina. El problema será que su enfrentamiento es con el mismísmo Rapallo, un jefe mafioso de Nueva York. Davey irá conociendo poco a poco a Gloria, descubriendo aspectos de su personalidad totalmente opuestos. En el oscuro pasado de Gloria, hace que Davey se encuentre ante una situación totalmente ambigua, los sentimientos de Gloria hacia ambos hombres no es claro, lo que provocará una eterna disputa entre el ex-boxeador y el capó de la mafia. La batalla entre ambos hombres será a vida o muerte, donde el amor, el sexo y el deseo por Gloria serán el principal motivo.i

Dirección y reparto

Dirección:
Stanley Kubrick

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión en Español
Audio: Español
Versión Original con Subtítulos
Audio: Inglés • Subtítulos: Español

Más información

Título original:
Killer's Kiss
Géneros:
Clásicos, Thriller
Estreno en cines:
07/10/87
Recaudación: 57.944,00 €
Espectadores: 29.714

Títulos similares

El argumento es simplón y los personajes resultan algo planos pero en mi opinión es muy interesante visualmente. Prácticamente cada plano y su composición muestran una gran calidad expresiva con muy pocos elementos, las localizaciones y puesta en escena son una delicia, se nota que el director antes de cineasta fue fotógrafo.

(Editado)

Una escena memorable, la lucha final rodeados de maniquíes. final feliz que sobra. Irene Kane, la mejot los interpretes

El guión, aunque redondo es un poco tonto y las actuaciones se notan que no son de profesionales. Aún así me ha gustado mucho, Kubrick da un salto de calidad a nivel visual respecto a Fear and Desire y nos ofrece una gran dirección con escenas muy bien realizadas.

Una obra menor, y corta, del primer Kubrick, que contiene muchos de los mejores elementos de su futura filmografía. Buen cine negro, claroscuros, sombras, ambiente siniestro. Ambientación espléndida en lugares sórdidos. Una escena memorable, la lucha final rodeados de maniquíes. Y para redondearlo, final feliz. Irene Kane, sensacional.

(Editado)

Puede que esta cinta quede algo lejos de otras obras que Kubrick nos dejó. Tampoco se aproxima a la calidad de otros filmes del género Noir como Perdición, El Halcón Maltés, o El Sueño Eterno. No obstante, en esta prematura ópera, ya se pueden percibir ciertos atisbos de genialidad. No solo en el guion, en el que Kubrick profundiza sobre todo en el pasado de la pseudo-femme fatale, sino también en ciertos aspectos técnicos como la fotografía -en ocasiones magnífica- o la composición de los planos.
Cabe recalcar una de las primeras transiciones en la que, mediante un fundido a dos planos diferentes, Kubrick nos enfrenta visualmente durante unos segundos a Rapallo con Davey (sucede en los 10 primeros minutos) anticipando así la lucha que llevarán ambos.
Sumado a esto, Kubrick también está hábil al separar, mediante líneas verticales, a Gloria de Davey, distanciados no solo por el abismo del patio interno sino también por las rejas de sus ventanas -o tal vez vidas-.

9

"La segunda película de Kubrick muestra su potencial como director poderoso e icónico en temas y estilo."

Kim Newman de Empire

8

"Kubrick trabajó con estilo naturalista a pesar del género, obteniendo resultados irregulares pero fascinantes."

Janet Maslin de New York Times

7

"Kubrick aprovecha al máximo las secuencias de flashback y sueños, además de una pelea surrealista en un almacén lleno de maniquíes."

Geoff Andrew de Time Out