8,6

El Acorazado Potemkin

· 72min.

Hito del cine, presentamos la versión restaurada de El acorazado Potemkin, una película parcialmente basada en hechos reales, que acontecieron en el puerto de Odesa (Ucrania).
No disponible en tu país

Sobre la película

Presentamos la versión restaurada de "El acorazado Potemkin", una película parcialmente basada en hechos reales, que acontecieron en el puerto de Odesa (Ucrania) durante la semana del 26 de junio de 1905. Los marineros del acorazado Potemkin, hartos de malos tratos, de ser obligados a alimentarse con alimentos en mal estado... deciden sublevarse. 
Llena de imágenes expresivas, casi como un álbum fotográfico, "El acorazado Potemkin" representa la magnificación por la figura de las masas y las causas colectivas. Estrenada en la primera década de la Revolución rusa (1925) constituye un rescate de la importancia del Potemkin en el proceso de la revolución fallida de 1905, antecedente de la rebelión de octubre de 1917.

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos en Español
Audio: Ruso

Más información

Título original:
Bronenosets Potyomkin
Géneros:
Clásicos, Drama
País:
Rusia
Ver ficha:
IMDB

Aunque el fin es el mismo que en 'Stachka', Sergei Eisenstein parece más contenido en 'Bronenosets Potyomkin' que en su debut y su segundo largo resulta más natural, al menos dentro de lo que supone vampirizar toda una obra con una sola idea, la del montaje, que vuelve a ser prodigioso, pero algo redundante. Más que la famosa escena de las escaleras de Odesa –quizás porque está en el imaginario de casi todos y es casi imposible llegar virgen a ella–, he disfrutado mucho el tercer acto, cuando el Potemkin llega a puerto, con esas imágenes casi oníricas de cierto funeral, los barcos deslizándose por un mar en calma y la ciudad como en penumbra.

Han pasado 87 años de esta "vaca sagrada" y pilar fundamental del cine universal. Aún hoy sigue apabullando, emocionando y sorprendiéndonos la maestría de Eisenstein en esa época. Sus virtudes técnicas, sobre todo en el campo del montaje son innegables y precursoras de todo lo que hoy nos parece normal cuando acudimos a una sala de cine.

Pero además, nos narra una historia, es igual que este basada en hechos reales de los comienzos en 1905 de la revolución rusa, que aún conserva todo su interés y que nos mantiene pegados a la pantalla, sobrecogidos por su desarrollo y su desenlace.

Es obviamente inevitable que todo el cine posterior y actual no convierta hoy día precisamente en un espectáculo para todos los públicos una cinta muda y en blanco y negro, aunque sinceramente no acabo de entender que esto último sea un hándicap insalvable, véase "The Artist" como ejemplo actual.

Lo que nació como un encargo político con fines propagandísticos se convirtió en...(cineziete)

javialpanez

Me siento como si me hubiera pasado un tren por encima. Una obra maestra.

hannibal64

Absoluta obra maestra, imprescindible aún hoy para cualquiera que se quiera dedicar al cine y cualquier aficionado.
Eisenstein sino inventó, al menos definió como debía ser el montaje de una película.

caran

Una de las mejores películas de todos los tiempos.
Alucino con ciertas alusiones a los motivos propagandísticos que se hacen de esta película pero no de otras como "Metrópolis"...

Aún conserva su potencia visual y su desgarro dramático esta notable película de propaganda leninista.

Técnicamente es una obra maestra para su tiempo. El contenido pura bazofia propagandística que produce una mezcla de risa e indignación.

8

"``The Battleship Potemkin'' has been so famous for so long that it is almost impossible to come to it with a fresh eye. It is one of the fundamental landmarks of cinema. Its famous massacre on the Odessa Steps has been quoted so many times in other films (notably in ``The Untouchables'') that it's likely many viewers will have seen the parody before they see the original. The film once had such power that it was banned in many nations, including its native Soviet Union. Governments actually believed it could incite audiences to action. If today it seems more like a technically brilliant but simplistic ``cartoon'' (Pauline Kael's description in a favorable review), that may be because it has worn out its element of surprise--that, like the 23rd Psalm or Beethoven's Fifth, it has become so familiar we cannot perceive it for what it is."

Roger Ebert de Chicago Sun Times