Dodes’ka-den

Dodes’ka-den

Dodesukaden

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos en Español

País

Japón

Año de producción

1970

Recaudación

4.708,00 €

Espectadores

12 691

Ver ficha

IMDB

Sobre la película

Primera película en color del maestro Akira Kurosawa realizada en una de sus épocas menos prolíficas. Basada en la novela de Shugoro Yamamoto, "Ciudad sin estaciones", el film fue nominado al Oscar en la categoría de Mejor Película de Habla No Inglesa. Una joya inclasificable dentro de la filmografía de un cineasta legendario que muestra historias entrelazadas con un suburbio de la ciudad de Tokio como escenario de todas ellas.

Un chico preso de la locura que se imagina que conduce un tranvía entre los escombros, una joven que trabaja confeccionando flores de papel bajo la inquisición de su tio, un inepto que esconde su condición en el trato despótico, un hombre solitario que ha enmudecido por causa de un desengaño amoroso, dos amigos borrachos que intercambian a sus mujeres y un mendigo que malvive con su hijo en un coche abandonado e invierte su tiempo en fantasear sobre el fastuoso hogar en el que sueñan vivir algún día.

NR < 18 años

Dirección y reparto

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es
  • Avatar de alphaville76

    alphaville76

    De las menos conseguidas del maestro japonés. Demasiado pintoresca y con posible influencia del realismo mágico y de un De Sica quizá mal digerido.

    5 5 hace 2 años
  • RM

    de Time Out

    A highly ambitious social panorama, with the shanty dwellers of a contemporary Tokyo rubbish dump serving as a microcosm for Kurosawa's Gorki-style celebration of the human condition through the triumph of loyalty and the imagination.

    8.0 8.0
  • Decine21

    de Web oficial

    Kurosawa adaptó un relato de Shuguro Yamamoto, autor en el que ya se había fijado para Sanjuro y Barbarroja. El film tiene algo de denuncia social, pero dirige su mirada sobre todo hacia el espíritu humano que destaca en todas las circunstancias, incluidas las propias de la miseria. Hay algo de melancolía pesimista, y, al contrario de lo que podría creerse, no adopta un tono realista, sino más bien simbólico e incluso onírico, bien apoyado en la colorista fotografía y en la banda sonora.

    6.5 6.5