Déjame entrar
Déjame entrar

Déjame entrar

Lat den rätte komma in

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos en Catalán

Versión en Español

Versión Original con Subtítulos en Español

Versión en Catalán

País

Suecia

Año de producción

2008

Géneros

Terror, Thriller

Estreno en cines

17/04/09

Recaudación

806.797,00 €

Espectadores

129 717

Ver ficha

IMDB

Sobre la película

Elegante, perturbadora, poética, sobria y tierna… toda una clase magistral de cine fantástico. Más de 150 mil espectadores en salas de cine españolas. Oskar es un chico de 12 años que sufre continuamente el acoso de sus compañeros de clase más fuertes. Su deseo de tener un amigo parece hacerse realidad cuando conoce a Eli, una niña de su misma edad que acaba de mudarse a la casa de al lado. Pero Eli es una niña misteriosa: es muy seria, está muy pálida, sólo sale por las noches y aparentemente no le afectan las temperaturas heladas. Una serie de desapariciones y asesinatos inexplicables coinciden con la llegada de la chica. El cineasta sueco Tomas Alfredson narra una historia de adolescencia, de amistad, rechazo y lealtad, por un lado perturbadora y oscura pero también poética e inesperadamente tierna.

Dirección y reparto

¿Cómo valoras esta película?

La historia de los protagonistas está bien, tiene consistencia y engancha. La parte fantástica tiene otro enfoque diferente al que estamos acostumbrados. El ritmo es lento, si, pero en general hay un buen trabajo delante y detrás de la cámara. La encuentro interesante.

26 agosto 2018
umamua

Muy lenta, aburrida...no he sabido verle el qué. y de terror nada.

14 julio 2018

Excelente película! Lo que más me gusta es que a pesar de ser una película con un enfoque claramente moderno (quiero decir que no es la típica peli de Drácula), respeta absolutamente todos los tópicos vampíricos. En ella puedes ver una historia de amor y varias historias de dominación. Tremenda.

03 julio 2018
bonhpage

Es una película siniestra, pero con buen fondo. Las escenas escalofriantes y las entrañables se suceden una tras otra, dándose a la vez en ocasiones. He de reconocer que me esperaba más, pero me ha gustado mucho.

28 abril 2018
susanae

La idea es buena, pero es extremadamente lenta. Sobran escenas que no aportan nada y un par que se podían haber ahorrado.

10 diciembre 2017
helenx

En principio no es un género que me guste pero trata del amor, de la adolescencia, de la soledad...con respeto, coherencia, poesía. Muy recomendable

08 diciembre 2017
lunacar

El cine está en horas bajas si tanto se celebra una película como Lat den rätte komma in...

19 noviembre 2017
10.0

"(...) on a rarement entendu le pouls de vampires battre aussi fort."

M. C. de Première

10.0

" Déjame entrar substitueix la tramoia gòtica que acompanya el cine vampíric per una atmosfera més quotidiana, fins i tot més banal, i per això més pertorbadora. Sota la textura d’un conte d’horror melancòlic i tenebrós, hi bateguen diversos ingredients dramàtics -l’assetjament escolar, la pedofília, la desestructuració familiar, la soledat urbana, la violència reprimida- que alliberen de clixés i convencionalismes l’esgarrifosa intrusió d’allò anormal, d’allò fantàstic, en una realitat creïble i propera."

Antonio José Navarro de Time Out

8.8

"Sus primeros minutos son de veras inquietantes. Asistimos, por un lado, a la vida diaria de un preadolescente intensamente rubio que es objeto de bullying por sus compañeros de colegio. Por otro, se agudizan las sospechas de que vamos a conocer la carrera criminal de un serial killer brutal (...) Pieza de orfebrería, fina, personalísima, fascinante, llamada a convertirse en un clásico del terror moderno."

Jordi Batlle Caminal de La Vanguardia

8.8

"The Swedish director Tomas Alfredson has created a horror film with heart (...) Yes, there’s plenty of gore on display, but Alfredson has little interest in providing cheap thrills. Set in the wintry wasteland of a suburb of Stockholm, this is a touching love story about two 12-year-old misfits."

Cosmo Landesman de The Times

8.8

"El vampiro en «Déjame entrar» es una niña y su mal está tratado como una enfermedad, pero vuelve a ser alguien solo y acorralado, cazador y presa, tan próximo a la fragilidad como a la invulnerabilidad, un hábil remodelador de la ley de dependencia. Alfredson encuentra el paisaje adecuado a su historia: un lugar desolado, invernal. Y también le encuentra el tono: muy oscuro y sórdido (...) Y encuentra el modo de articular de manera sigilosa un mensaje cálido entre el hielo, una cierta poesía entre el horror y un sugerente futuro contra la tapia del presente."

E. Rodríguez Marchante de ABC