Cuestión de principios
Cuestión de principios

Cuestión de principios

Audio y subtítulos

Versión en Español

País

Argentina

Año de producción

2010

Estreno en cines

11/03/11

Género

Drama

Ver ficha

IMDB

Sobre la película

El viejo Castilla (Federico Luppi) está absolutamente convencido de saber lo que debe hacerse en cada ocasión donde intervienen la ética y los principios. Un hombre chapado a la antigua, podrán decir algunos. Un perfecto caballero, dicen las mujeres que trabajan con él. Un auténtico pelotudo, dicen sus compañeros de trabajo. Un día Castilla se da cuenta de que tiene el número 48 de la antigua revista Tertulias, justo el que le falta a su nuevo jefe Silva (Pablo Echarri) para completar una colección que mantiene como hobbie. Silva es un yuppie que ha modificado íntegramente la imagen de la empresa donde Castilla ha trabajado desde siempre, cosa que le ha causado mucha molestia. Castilla, dando una de sus notables lecciones de moral, esta vez a su jefe, se niega a venderle este número de la revista frente a toda la plana mayor de la empresa “porque no todo se puede comprar”.

NR < 7 años

Premios
Te la recomendamos para...

Dirección y reparto

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es
  • Pere Vall

    de Fotogramas

    Cada una de las escenas está pensada para que haya un crescendo emotivo que nos lleve a amar a este pobre y ético oficinista y, claro, no discutamos ninguna de sus decisiones, algunas censurables. Pero mientras haya un villano sibilino y profundamente despreciable como el de Pablo Echarri, que se quite cualquier pega que podamos ponerle al bueno de la función.

    7.0 7.0
  • E. Rodríguez Marchante

    de ABC

    El director, Rodrigo Grande, tiene la precaución de amabilizar también su cámara, incidir en el tono y el color de la comedia (aunque, en el fondo, no lo sea) y permitirle a sus buenos intérpretes que se recreen en la suerte de su texto. En cuanto a la moraleja, puede ser reversible: mis principios no son como los de Groucho Marx y no le toques las narices a tu jefe más de lo necesario

    6.5 6.5
  • Javier Ocaña

    de El País

    Demasiadas redundancias informativas y rodada por Grande a través de un vulgar convencionalismo, pero con evidente conocimiento de la maldad de cierto ser humano

    5.5 5.5