8,6

Crepúsculo en Tokio

· 135min.

Evocadora crónica de la sociedad japonesa de los años cincuenta, "Crepúsculo en Tokio" supone una hermosísima reflexión acerca de los valores familiares y el paso del tiempo.
No disponible en tu país

Sobre la película

Evocadora crónica de la sociedad japonesa de los años cincuenta, "Crepúsculo en Tokio" supone una hermosísima reflexión acerca de los valores familiares y de las consecuencias del paso del tiempo. Yasujirô Ozu demuestra una gran habilidad narrativa, apoyado por la extraordinaria interpretación de su musa, Setsuko Hara. 

En una familia japonesa, las dos hijas Akiko y Takako han crecido con su padre, después de que la madre los abandonara. Esto crea un problema psicológico serio para las dos chicas, incluso cuando se convierten en adultas. Akiko pasa su tiempo en bares, buscando a su novio, mientras que Takako sobrevive a una relación difícil con un marido alcohólico...

Dirección y reparto

Dirección:
Yasujiro Ozu

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos en Español
Audio: Japonés

Más información

Título original:
Tôkyô boshoku
Géneros:
Drama, Clásicos
País:
Japón
Ver ficha:
IMDB

Títulos similares

Ozu vuelve a demostrar en CREPÚSCULO EN TOKIO su excelsa habilidad narrativa, riqueza por el detalle, evocadora disección de la sociedad japonesa, la reflexión de los valores familiares generacionales y las consecuencias del paso del tiempo, con su singular estilo tradicional.

Nota 9 para esta soberbia película, un ojo educado para la pintura y sensibilidad hacia la condición humana permiten captar el valor y la riqueza del detalle, tanto en la trama como la puesta en escena, es la finura de Ozu.

(Editado)
alvaro03

Una historia tan mínima, tan plana, y tan insulsa no justifican la desproporción de 140 minutos. Uno puede recrearse en los soberbios y bien planificados encuadres, y en la preciosa iluminación y fotografía, pero, el exceso de metraje no tiene amparo posible, Nota: 4

10

"This turbulent and grim family melodrama, from 1957, is steered away from the maudlin and given emotional depth and philosophical heft under the direction of Yasujiro Ozu."

Richard Brody de New Yorker