Círculo Rojo
Círculo Rojo

Círculo Rojo

Le cercle rouge

Audio y subtítulos

Versión en Español

Versión Original con Subtítulos en Español

País

Francia

Año de producción

1970

Estreno en cines

07/05/78

Recaudación

209.075,46 €

Espectadores

1 001 971

Ver ficha

IMDB

Sobre la película

Corey (Alain Delon) es un refinado ladrón de guante blanco que sale de la cárcel el mismo día que un asesino llamado Vogel (Gian Maria Volontè) escapa de la vigilancia del policía que lo custodiaba. Corey decidirá entonces que Vogel es el compañero perfecto para perpetrar su siguiente atraco, en el que también habrá otros delincuentes implicados.

Dirección y reparto

¿Cómo valoras esta película?

Una auténtica cumbre del cine negro, se podría discutir si la escena del atraco es tan buena como la de "Rififí" (yo me quedo con la de la película de Dassin), pero a la altura está. Magistral ese estilo seco y directo de Melville, transmitido a los actores, era un genio en la presentación de los personajes con unos cuantos trazos certeros (verbigracia, la del elegantísimo Yves Montand, o la del comisario con sus gatos). Una escena memorable es la del "primer" encuentro (al menos en la historia) entre Delon y Volonté (ojo con ese maletero, Tarantino, seguro que tomó nota), y su relación de amistad (que no está plagada de palabras por que no son necesarias). Sería un referente perfecto en cualquier escuela de cine para enseñar, qué se tiene que contar, qué no se tiene que contar y cómo se tiene que contar. Inmensa, inabarcable (porque deja muchas sugerencias sobre las relaciones de los personajes), sin duda, trasciende la mera historia policiaca, para hablarnos de la condición humana.

01 julio 2018 (Editado)

Me sorprendió muy gratamente. Cine negro europeo, una versión quizá más extraña, como cortada de realidad, que la americana. Hay quien dice que Alain Delon, como actor, es muy guapo. Habladurías: está muy bien, de verdad.

23 julio 2015 (Editado)

Cine negro clásico con un toque parisino y existencialista. Diálogos cortantes como cuchillas. La descripción del universo criminal es magistral: sus códigos, sus gestos, sus suspicacias. Un Alain Delon que apenas mueve un sólo músculo de su cara y unos secundarios que saben hacer su trabajo. El metraje, eso si, es excesivo. Pierde pulso en varios momentos. Un p rincipio filosófico perverso sobrevuela toda la película (Todos somos culpables) y provoca que, hasta un detective afeminado, amante de los gatos y "gilipollas" consiga su simplón propósito.

23 julio 2015 (Editado)
9.5

"Today, what sets Melville apart -- aside from his meticulous compositions and inspired pacing -- is that, for all his wit and wry self-knowledge, his existentialism was no pose. He was absolutely alive to the philosophical implications of "Le Cercle Rouge." Notions of fate, doom and honor were more important to him than the style aspect of guys in suits and hats carrying guns."

Mick LaSalle de San Francisco Chronicle

9.0

"Gliding almost without speech down the dawn streets of a wet Paris winter, these men in trench coats and fedoras perform a ballet of crime, hoping to win and fearing to die. Some are cops and some are robbers. To smoke for them is as natural as breathing. They use guns, lies, clout, greed and nerve with the skill of a magician who no longer even thinks about the cards. They share a code of honor which is not about what side of the law they are on, but about how a man must behave to win the respect of those few others who understand the code."

Roger Ebert de Chicago Sun Times

8.0

"Although it's been largely agreed on by critics that Le Cercle Rouge was an artistic high-water mark for Jean-Pierre Melville, grandmaster of the coolly desaturated gangster epic, it's of greater note that the French filmmaker's 12th film was his greatest commercial success. Starring three of Europe's most unassailably suave leading men, it was the apex of Melville's style, a leisurely yet unerringly precise and enveloping masculine tragedy that took on the guise of a cat-and-mouse procedural. Its success promised everything for the 53-year-old Melville, including one of his dream projects: an action film based on Maurice Leblanc's series of books concerning Arsene Lupin, a gentleman thief whose adventures were as admired in France as much as Sherlock Holmes's. "

Chris Cabin de Slant Magazine