Buenos días
Buenos días

Buenos días

Ohayo

Audio y subtítulos

Versión en Español

Versión Original con Subtítulos en Español

dirección

Yasujiro Ozu

País

Japón

Año de producción

1959

Estreno en cines

21/11/03

Recaudación

54.927,00 €

Espectadores

11 214

Ver ficha

IMDB

Sobre la película

Como todos los días los componentes de una familia cualquiera se disponen a afrontar sus problemas, sueños y realidades. El padre con los altibajos de su trabajo, las exigencias de sus hijos y su educación. La madre, preocupada por emplear bien el dinero y las múltiples complicaciones de la vida doméstica. Y los hijos obsesionados por tener televisión en casa.

Dirección y reparto

¿Cómo valoras esta película?

croket

Ozu, maestro absoluto del encuadre aprovecha la deshumanización de la sociedad (proceso que empieza con la invención de la tv) para hacer un retrato formidable d ela sociedad japonesa. Obra maestra necesaria

03 abril 2016
augm

Deliciosa...

23 julio 2015 (Editado)
01051973

Una comedia grabada con la maestría de Ozu, no puede por menos de tener unos encuadres maravillosos y unos personajes que se quedan grabados en la retina. En este caso unos niños, que ven el mundo adulto con sus ojos críticos y caprichosos. La trama gira en torno a la compra de un televisor. Pero el trasfondo es obvio: la dificultad que tiene el japonés para integrar la occidentalización en sus vidas.

23 julio 2015 (Editado)
10.0

"Basándose en un film que el propio Ozu había dirigido en 1932, propuso una amarga visión del mundo adulto a través de la mirada infantil. Pero si en la versión precedente el desengaño provenía de la constatación de la indignidad de una vida hecha de renuncias, en ésta se han cambiado un tanto los términos. El desengaño provendrá de las dificultades de integración del japonés a la falacia de la civilización occidental, y el desencadenante será el televisor que unos padres no "

Fotogramas de Fotogramas

8.0

"Ozu's sense of generational conflict in a society at risk from within is here at its sharpest and most anarchic."

Richard Brody de New Yorker