8,4

Anatomía de un asesinato

· 160min.

El mayor drama judicial de la historia del cine, donde Otto Preminger hizo gala de su maestría cinematográfica acompañado de un siempre brillante James Stewart.
Solo para suscriptores

Sobre la película

El mayor drama judicial de la historia del cine, donde Otto Preminger hizo gala de su maestría cinematográfica abordando un tema tabú para la época como lo era la violencia sexual. James Stewart volvió a brindarnos una actuación memorable para la que sería la última nominación al Oscar de su carrera.

Frederick Manion, un teniente del ejército, asesina fríamente al presunto violador de su mujer. Ella contrata como abogado defensor a Paul Biegler, un honrado hombre de leyes. Durante el juicio se reflejarán todo tipo de emociones y pasiones, desde los celos a la rabia. 

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión en Español
Audio: Español
Versión Original con Subtítulos
Audio: Inglés • Subtítulos: Español y Inglés

Más información

Título original:
Anatomy of a Murder
Géneros:
Drama, Clásicos

Títulos similares

Me despierta sentimientos encontrados. La he visto con atención pero no me ha terminado de convencer en bastantes aspectos. Si el director quería tratar un tema tabú como la violación porque dibuja el personaje femenino en exceso frívolo? parece una caricatura de femme fatal histriónica... La historia la encuentro muy cogida por los pelos y demasiado metraje para tan poca chicha. James Stewart es lo que más destaco de la cinta junto a la música. Como trama judicial, desde luego que no es ni de lejos "Testigo de cargo" o "Doce hombres sin piedad"

frankhounrat

Vistas las críticas excelentes, esperaba una película para recordar. Y vaya que si me acordaré... las casi 3 horas perdidas más irritantes de todas las películas que he visto este año.No entiendo la alabanza general, la fotografía no es nada del otro jueves, los personajes son de brocha gorda, la historia hace aguas y no veo rastro de la supuesta inteligencia general como director de Otto Preminger: no hay nada peor que la soberbia del que se cree ingenioso y brillante (pecado compartido por directores como Nolan).Lo único que veo es la atmósfera insoportablemente tonta de finales de los años cincuenta y primeros sesenta de cierto cine hecho en EEUU.Y para escuchar a Duke Ellington prefiero ponerme un disco.No perdáis el tiempo, hay un millón de películas de cualquier género que merece la pena ver antes que este ladrillo.

(Editado)

Una magnífica película en donde guión, interpretación y dirección están cercanos al máximo nivel. Sin desmerecer su banda musical

(Editado)

Protesto, Señoría. La ambigüedad a veces no casa bien con la justicia.

Todo en esta película está para quedarse en tu recuerdo. El guion, los diálogos, esos personajes llenos humanidad, inteligencia, ternura...al servicio de una historia sobre la justicia, sobre la dificultad de su ejercicio, sobre sus mecanismos, sobre la duda. También con su compromiso. James Stewart entiende y agradece el material que le dan, lo pone todo y nos da más.

(Editado)
10

"Una de las obras cumbres jamás rodadas del cine sobre juicios criminales, con un James Stewart realmente pletórico. Tensión y emoción a partes iguales. No se la pierda, porque platos tan exquisitos no se sirven todos los días."

Fernando Morales de El País

10

"Indiscutible obra maestra del género de juicios. Preminger realiza una cinta tan larga como apasionante, con espléndida fotografía y banda sonora de Duke Ellington. "

Antonio Albert de El País

10

"Sigue magníficamente una línea de comportamiento dramática pero razonable y presenta un procedimiento adecuado en el juzgado. Es el mejor melodrama judicial que este viejo juez ha visto."

Bosley Crowther de NY Times

10

"El astuto sentido atenuado del equilibrio de Preminger se conseguía con el trabajo de cámara y la edición, que buscaban debilitar, en vez de enfatizar, el predominio emocional de cualquier voz. "

Jaime N. Christley de Slant Magazine

10

"Es simplemente la mejor película de un juicio que se ha hecho, mostrando que los abogados no sólo tienen que ser actores sino estrellas, actuando para su público de 12 personas. "

Kim Newman de Empire