6,8

Amenaza en la sombra

· 110min.

Para intentar superar la reciente perdida de su hija, John y Laura se trasladan a Venecia con el encargo de restaurar una vieja iglesia. Durante su estancia conocerán a un par de an...
No disponible en tu país

Sobre la película

Para intentar superar la reciente perdida de su hija, John y Laura se trasladan a Venecia con el encargo de restaurar una vieja iglesia. Durante su estancia conocerán a un par de ancianas que dicen haber entrado en comunicación con su difunta hija y que les advierten de un peligro inminente.

Dirección y reparto

Dirección:
Nicolas Roeg

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión en Español
Audio: Español
Versión Original con Subtítulos en Español
Audio: Inglés

Más información

Título original:
Don't look now
País:
Reino Unido
Recaudación: 125.949,88 €
Espectadores: 338.103
Ver ficha:
IMDB

Títulos similares

Película que no ha envejecido demasiado bien, vista desde la perspectiva actual, en que tantos films de terror psicológico, y tan potentes, se han realizado en las últimas décadas.Se queda a medias en casi todo, y no llega a atraparte en casi nada. El ritmo lento no desmerecería si la tensión ambiental se hubiera logrado convincentemente. No llega a ser atractiva ni como thriller psicológico, ni como policíaca, ni mucho menos como película de terror. Zooms minimalistas que no conducen a nada, insertos de flashbacks que no aportan nada, ni información, ni tensión, ni nada, forman parte de un compendio de elementos que hacen de esta película algo que hubiera tenido grandes posibilidad de ser, pero que al final no fue.

(Editado)
quebonitoeselcine

Pretenciosa, aburrida, no tiene ni pies ni cabeza. Me duele ver a Sutherland y a Christie perdidos, pésimamente dirigidos y haciendo el ridículo en este bodrio.

(Editado)

Una película muy original con una visión de Venecia más real que la de tantos escenarios ñoños (salvo las ratas blancas de laboratorio sustituyendo a las asquerosas de alcantarilla). Los dos protagonistas muy bien y setenteros, el ´picaro Shuterland y la angelical Christie. Y un infravalorado Nicolas Roeg que plantea unas secuencias inciales en paralelo entre los dos adultos del interior y los dos niños del parque geniales.

El terror es el más subjetivo de los géneros cinematográficos. Hay gente que adora el slasher, otros el gore, etc...El miedo es libre y a mi esta película, que para otros es muy lenta, me produce un desasosiego terrible. Primero porque me importa el destino de los personajes (cosa que en el slasher es casi imposible), luego porque hay personajes que me aterran desde el principio, como esas ancianitas o el sacerdote. Finalmente la atmósfera te mantiene en tensión, por muy indefensa que parezca la escena, el director te transmite que esa ¨"paz¨ puede romperse en cualquier momento. Para mi es una estupenda película.

Entre un 6 y un 7. Empieza muy prometedora y los dos grandes actores protagonistas contribuyen, pero la sensación de terror se va difuminando para llegar a una gran confusión que el final escasamente puede paliar.

Obra maestra. Inquietante, figura en todas las guías del cine de terror como referencia, y con motivo.

Con los ojos actuales, quizás parezca lenta, pero igual que puede parecer lenta a los jóvenes "La profecía" o "Al final de la escalera", que son también obras maestras del género.

En el cine de terror de los 70 no era preciso que cada tres minutos "pasen cosas" ni que te pegasen un susto.

La película se compone como un puzle, al que le ves sentido con su asombroso final, lo que obliga a verla una segunda vez. Y la escena del coito se considera como una de las mejor rodadas del cine no erótico.

8

"John doesn't know it, but he has the gift of precognition: He knows in advance when terrible things are going to happen. He somehow senses, for example, that his little girl has fallen into the water. He runs desperately toward the pond, but too late to save her, and the cry of horror that is wrung from his body reverberates through "Don't Look Now." Little does he know how things will get worse."

Roger Ebert de Chicago Sun Times