7,7

1984 de Michael Anderson

· 87min.

Primera adaptación cinematográfica de la novela de George Orwell, "1984", una de las distopías más célebres de la historia y cuyo universo es más actual que nunca.
No disponible en tu país

Sobre la película

Primera adaptación cinematográfica de la novela de George Orwell, "1984", una de las distopías más célebres de la historia y cuyo universo es más actual que nunca.

En 1984, Londres está gobernada por el partido totalitario del Gran Hermano. La intimidad y la libertad de pensamiento no existen. Las relaciones sexuales constituyen un delito. Winston Smith trabaja en los archivos del Ministerio de la Verdad reescribiendo y modificando la Historia. Su vida se verá seriamente amenazada cuando empiece a darse cuenta de que sus pensamientos no son tan ortodoxos como el Partido exige; además, tiene una relación amorosa clandestina con Julia, una joven del departamento de novelas afiliada a la Liga Antisexo. Ambos saben que tendrán que pagar un precio muy alto por el crimen que están cometiendo.

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos
Audio: Inglés • Subtítulos: Español

Más información

Título original:
1984
País:
Reino Unido

A muchos años de haber sido escrita esta novela emblemática la película resulta igualmente espeluznante. Ya no se trata de una crítica a la deriva comunista en la URSS que Orwell siempre apoyó sino que parece un reflejo del mundo actual controlado por el gran hermano de la publicidad y las mentiras amañadas. Hemos llegado mucho más lejos que en 1984 y el valor de esta película es que hecha en 1956 es capaz de conmover negativamente.

Al igual que la versión rodada precisamente en 1984 por Michael Radford y protagonizada por John Hurt, esta aproximación anterior de la obra de George Orwell sufre las mismas carencias. En un principio el autor inglés trató de manifestar los tratamientos de la Rusia Soviética sobre la realidad, la historia y el pensamiento de esa nación, pero, lamentablemente, como suele ocurrir con las distopias, que dan ideas a los maquiavelos de turno, se ha convertido en un compendio de las barrabasadas que todos los regímenes, sea cual sea su ideología, cometen a diario con todas las noticias e informaciones de cualquier tipo manipulandolas, tergiversandolas o simplemente eliminandolas de todos los soportes disponibles, amparandose en la total ausencia de memoria y flagrante ignorancia de las nuevas generaciones. Y al que conserva la memoria, como al Winston de 1984, tratan de volverlo, o que lo consideren, loco.