6,3

La última virgen

· 17min.

Mejor cortometraje en el Festival de Málaga y en los Premios Gaudí. Un retrato nada complaciente de la generación millennial.
No disponible en tu país

Sobre el corto

Mejor cortometraje en el Festival de Málaga y en los Premios Gaudí. Un retrato nada complaciente de la generación millenial.

Sara, una niña de 13 años, tiene la necesidad de abandonar su inocencia para adentrarse en el mundo adulto y así encajar dentro de su grupo de amigas. Envuelta por un mundo donde reina la apariencia, Sara se verá obligada a forzar su voluntad convirtiéndose así en una víctima más de la sociedad. Un retrato de la generación del 2000, donde móviles, Internet y una sexualidad prematura no pueden pasar desapercibidos.

Dirección y reparto

Dirección:
Bàrbara Farré

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión en Español
Audio: Español

Más información

Género:
Drama
País:
España

Títulos similares

Muy muy buen corto a pesar de ser de bajo presupuesto. El final me ha dejado una sensación muy amarga y no me gusta para nada, pero porque me ha parecido un buen golpe de realidad y la realidad de como se vive la sexualidad en esta etapa en España no me gusta debido a la falta de educación sexual que recibimos. En los comentarios veo gente que critica la actuación pero no entiendo por qué si son totalmente la juventud de ahora nos guste o no. En la prota veo perfectamente la presión que esta recibiendo por no encajar, el sentirse menos, su desconocimiento del tema, inseguridades, miedos, y al final su arrepentimiento y desagrado con sigo misma y la situación que parece que la deje "vacía". La cara final en que las ves "sonriendo" pero a la vez notas su dolor... Podría ser mejor, sí, pero para nada te deja indiferente.

(Editado)

Me parece que al que no le ha gustado este corto es gente que, o no ha vivido la adolescencia en esta época reciente, o la ha vivido con un privilegio muy alto. La niña no tiene carisma porque NO PUEDE. Es una marioneta que no sabe ni qué hacer, solo la lleva la corriente. No puede hacer otra cosa. Creo que no es un corto perfecto, pero sí que me he sentido identificado con ciertas partes de él. A los niños tímidos e introvertidos nos pasaba lo que a ella, hacíamos cosas que hacían los demás solo para aparentar ser iguales y estar dentro del mismo círculo.

Obvio que los que comentan la mala actuación de la actriz no tienen adolescentes cerca. Las que hacen de amigas lo hacen tan espectacular que piensas, jo como está el patio, especialmente cuando la llamada ... muy bien, es difícil ser niño y adolescente hoy, aunque esa presión ya yo la sentía en los 80 si bien era más soft pues solo contabamos los chicos con los que nos enrollabamos, vamos el french kissing de toda la vida, cada semana con uno nuevo que apenas conocíamos, pero que te hacia sentir igual de vacía por dentro.

Maravilloso cortometraje donde se revelan las dificultades del llegar a ser, la presión del entorno y el esquema de valores tan corrompido que triunfa en la actualidad. Felicidades a la directora y actrices.

Bastante sosita, pero es una pincelada de la absoluta decadencia en la que está sumida la adolescencia de estos tiempos. No se lee, no se sabe escribir, se limita el lenguaje a cuatro palabrejas de moda; y por tener muy limitada la capacidad de expresar sentimientos para hacerse comprender, se pierde la capacidad de sentir.

muy triste y dura. La pornificación de las niñas