Sitges 2010 Día # 2: Confesiones videocliperas, caníbales en crisis y ruedas asesinas

Fuente: Joan Sala (filmin)

Así es, el día de ayer tocaba dedicárselo a la sección oficial. De una estimable caricatura de los hermanos Coen a los desgarradores caníbales en crisis de Jorge Michel Grau pasando por las discutiblemente hermosas confesiones a ritmo de videoclip y una inclasificable rueda asesina. Todas ellas con algo interesante que aportar (unas más que otras) pero ninguna con la capacidad de perturbar y aterrorizar como el cortometraje "To my mother an to my father," una pieza enfermiza dirigida por el turco Can Evrenol. El pequeño Jimmy se quede solo y descubre una vieja máscara decidirá utilizarla para asustar a sus padres en cuanto estos vuelvan a casa. Se esconde en el armario. Su padres, ella embarazada, vuelven, entran en la habitación, follan de forma salvaje empotrados en el armario en el que Jimmy está escondido. Jimmy sale del armario, empieza a transormarse en un abominable monstruo que acaba arrancando el feto del vientre de su madre y comiéndoselo....estamos en Sitges.

1.- A woman, a gun & a nuddle shop D. Zhang Yimou (Sección Oficial)

¿De qué va?

Wang tiene una tienda de fideos en medio del desierto. Con él viven su joven esposa, Li, y unos empleados. La convivencia no resulta fácil: Wang es avaro y tirano y Li mantiene una relación con el cocinero. Todo cambia cuando entra en acción un policía contratado por el marido para eliminar a la pareja infiel.

Conclusiones

Había gran expectación por ver este particular remake de la magistral ópera prima de los hermanos Coen, puntualizando, más que un  remake, una caricatura. Y no lo decimos en el mal sentido de la palabra, sino todo lo contrario. Un film que coquetea con la parodia, desde el costumbrismo en una antígua China que inyecta un nuevo tono, un nuevo estilo, y un enfoque completamente opuesto al original, respetando únicamente su trama. Una película eminentemente teatral,  una bufonada capaz de pasar del más absoluto alboroto al silencio extremo que predomina toda la segunda mitad del film. Un silencio, sin embargo, aliñado con la intencionada sobreactuación de unos protagonistas que ataviados con extravagantes  y coloridos atuendos, nos dan la la sensación de estar asistiendo a la más absoluta parodia cinematográfica.

¿Pero que es al fin y al cabo lo que se debe exigir a una propuesta, ya de por si, tan poco estimulante como el remake?. Al menos, lo que la última película de Zhang Yimou logra. “A woman, a gun & a unidle shop” es una  rareza que transgrede el género, siendo capaz de teñir de ‘noir’ una premisa cómica, delirante y absolutamente histriónica, En definitiva, una rareza que, además de conservar el  inconfundible sello esteta de su director tiene el mérito de innovar y ofrecer una nueva mirada partiendo de un remake. Y esto no está al alcance de cualquiera…sólo de Werner Herzog y ahora, de Zhang Yimou.

 

2.- SOMOS LO QUE HAY D. Jorge Michel Grau (Sección Oficial)

¿De qué va?

Una familia mexicana ha supeditado su existencia a la práctica de un rito que incluye el canibalismo. Cuando el padre muera, el hijo mayor se verá obligado a  tomar las riendas para traer alimento a casa y mantener la familia unida. Oscura, sórdida y sobrecogedoramente real,

Conclusiones

"Somos lo que hay" devuelve al ser humano a su estado más primitivo. Lo muestra tal y como verdaderamente es, un animal, un animal salvaje . Animales salvajes que como leones o lobos viven como nosotros, en familia, guiados siempre por un líder encargado de amamantar y alimentar a la manada. ¿Pero que pasa cuando este líder muere? ¿Y que pasa si en vez de ser una manada de leones es una manada de humanos caníbales?. Aqui es donde se detiene la polémica obra de Jorge Michel Grau en personas marcadas por un rotundo instinto animal cuya sensibilidad humana choca frontalmente con su lado más salvaje en una clara alusión metafórica al estado de putrefacción moral (así lo califica el propio director) que sufre la sociedad mexicana hoy día.

Esta es la riqueza de "Somos lo que hay", su capacidad para situar una trama aterradora en un predominante contexto social, siendo capaz de poner en tela de juicio el, supuestamente, civilizado instinto humano. Lo hace con un estilo austero, rotundo, incómodo y desgarrador. Una película que demuestra que, como ya hiciera "Déjame entrar" el año pasado, el cine de terror también puede ser social.

 

3.- Confessions D. Testsuya Nakashima (Sección Oficial)

¿De qué va?

Impasible ante una clase en la que reina el desinterés y el desorden, una profesora inicia un largo monólogo que culmina con una aplastante revelación: el accidente que acabó con la vida de su hija no fue tal, sino un asesinato perpetrado por dos de sus alumnos.

Conclusiones

El cine asiático sigue con sed de venganza....y de que manera! El primer aviso lo dio la trilogía de la venganza de Park Chan-wook, una venganza  retorcida y enfermiza que ahora heredan "I saw the devil" y también "Confessions". Son venganzas sobrecogedoras que en la mayoría de los casos nos hacen revolvernos en nuestros asientos por su degenerada malicia, su contundencia y su frontalidad. No es este, sin embargo, el caso de "Confessions", una película narrada a base de monólogos en forma de confesión de los diferentes protgonistas que nos trasladan y nos describen los efectos de un crimen dramático. Hechos igual de enfermizos y perturbadores que los que narran tanto "Oldboy" como "i saw the devil", pero que se diferencian en la forma, el estilo.

La película de Testuya Nakashima sorprende así con un abrumador poder estético propio de una pieza de pura orfebrería en la que su envolvente y constante acompañamiento musical ( en el que constantemente se repiten sugerentes temas como "Last Flowers," de Radiohead, "Rainbow," de Boris o  "Air, Suite No. 3" del mismísimo Johann Sebastian Bach) convierte la película en un largo videoclip construído a base de monólogos. En definitiva, una pieza sorprendente, innovadora, abrumadora. Eso es indudable, la cuestión es, ¿hasta que punto es lícito narrar un profundo y violento estudio sociológico de estas caracterísiticas de forma tan lúdica y pomposa?. El fondo queda devorado por la forma, esta es nuestra opinión, aunque el debate, queda abierto.

 

4.- Rubber D. Quentin Dupieux  (Sección Oficial)

¿De qué va?

¿Por qué E.T. era de color marrón? Por ningún motivo. ¿Por qué los personajes de La matanza de Texas no van nunca al baño ni se lavan las manos? Por ningún motivo. Con este discurso comienza Rubber, auténtica celebración del “ningún motivo”, en la que un grupo de espectadores con prismáticos contemplan, en medio del desierto de Arizona, las aventuras de un neumático asesino con poderes telequinéticos.

Conclusiones

Auténtica sensación del pasado festival de Cannes, Rubber rompe los cánones del género y da la vuelta a los mecanismos propios de la ficción. Partiendo de una premisa simple y absurda como es el 'sin sentido'. Un sin sentido que marca una pieza gamberra, divertida, cachonda y transgresora, en el que un simple neumático y una estrafalaria cartografía de absurdos personajes ofrecen una agradecida y gratificante hora y media de diversión. ¿El problema?, su ubicación, más que la Sección Oficial, debería ser el Midnight Extreme su lugar, al igual que ya lo fue para la desternillante "Black Dynamite" el año pasado. Se trata de enriquecer una sección necesitada de contenido cualitativo y aligerar otra completamente saturada.

Publica un comentario

Sin valoraciones