Palabra de Aaron Sorkin: 10 consejos para guionistas

Autor: Filmin Fuente: Slash Film

Palabra de Aaron Sorkin: 10 consejos para guionistas

Es el padre de "El ala Oeste de la Casa Blanca", una de las criaturas televisivas más premiadas de la historia gracias, principalmente, a los afilados y maravillosos diálogos escritos por el que es también responsable de firmar los guiones de "Algunos hombres buenos," "La guerra de Charlie Wilson", "La Red Social" de David Fincher o el "Moneyball" de Bennett Miller, es decir, dos de las grandes protagonistas de los Oscar en los últimos tiempos. 

Hablamos de Aaron Sorkin, sin duda, uno de los dialogistas más brillantes de la ficción reciente y uno de los guionistas más valorados del actual Hollywood. Alguien que más allá de proclamar darse ocho duchas al día, tiene mucho que enseñar a todo aquel que quiera ejercer como guionista. Hoy es su día. Celebrémoslo. Tanto con sus películas favoritas como con sus consejos. Aquí van 10 claves para triunfar con tu guión sin morir en el intento que nos brindan nuestros compañeros de Slash FilmPalabra de Sorkin.

1. ENGANCHA A TU PÚBLICO

"La primera secuencia de La Red Social es una irrupción en medio de una conversación abierta y pasada de revoluciones. Factor clave que obliga al público a tener que correr 'y ponerse las pilas' para estar al día. El peor crimen que un guionista puede cometer hacia su público es decirles algo que ya conocen. Debemos correr. Siempre".

La apertura de "La Red Social" nos muestra todo lo que necesitamos saber sobre su protagonista a través del diálogo, mientras que "Moneyball" lo logra mediante el silencio. Sorkin rara vez comienza sus historias en la nota equivocada.

2. ¿QUÉ ES AQUELLO QUE EL PROTAGONISTA DESEA?

"No hay una sola manera de acercarse al personaje. Todo el mundo lo hace de manera diferente. En lugar de comunicarle al público quien es el personaje, yo prefiero mostrarle aquello que el personaje persigue y quiere. Todo se reduce a las intenciones y los obstáculos: alguien quiere algo y algo hay en su camino que le impide conseguirlo. Quieren a la chica, quieren el dinero, quieren llegar a Philadelphia, no importa, el caso es que quieran conseguirlo a toda costa. Los obstáculos que se va encontrando, así como las tácticas que el personaje emplea para superarlos, es lo que al fin y al cabo define quien es el personaje".

Los personajes de Sorkin siempre están claramente definidos. Ya sean los de esa efímera serie que fue "Studio 60 in Sunset Strip" o los de sus propias películas, los objetivos de todos y cada uno de sus protagonistas nos vienen inmediatamente a la mente.

3. LOS PERSONAJES NO SON GENTE

"Las propiedades de las personas y las propiedades del personaje no tienen nada que ver una con la otra. Realmente nada. Sé que parece que lo tienen, porque nos parecemos, pero la gente no habla en el diálogo. Sus vidas no se desarrollan en una serie de escenas que forman un arco narrativo. Las reglas del drama están muy separadas de las propiedades de la vida. Creo que esto es una clave intrínseca de Shakespeare".

Por descontado que los personajes de Aaron Sorkin pertenecen al mundo real pero ¿cuanta gente conoces que hable tan bien como Sorkin escribe?

4. MUESTRA UNA HISTORIA, NO UNA AGENDA

"Los personajes que tiendo a escribir son quijotescos. Decaen y fracasan constantemente pero aun y así, tiene algo de romántico el perseguir objetivos honorables. Creo que debido a la forma en que escribo y algunos de los temas sobre los que escribo -ya sea en la Casa Blanca o en una sala de redacción- sería fácil ver eso y sentir que claramente estoy tratando de transmitir la lectura de "hete aquí como las cosas deben ser hechas" Y no, en mi mente no está que la gente viva como yo quiero que vivan, como mis personajes lo ejemplifican. Eso no está en mi mente en absoluto cuando estoy escribiendo. No tengo una agenda. Y menos aún, una agenda política".

Sea intencionado o no, uno podría discutirle que este no es el caso de "The Newsroom", una show que no se ha distinguido precisamente por su sutilidad.

5. SAL A LA CALLE, RESPIRA AIRE FRESCO Y SOBRE TODO, ÁBRETE DE OREJAS

“Lo que frecuentemente hago cuando me encuentro bloqueado es salir a un lugar público: una cafetería, una parada de autobús, cualquier lugar en el que pueda escuchar una conversación. Y lo hago con la esperanza de aterrizar en medio de una conversación que me llevará a pensar, '¿Dónde podría haber comenzado esta conversación?' Y tratar de escribirlo. Por ejemplo, una vez en una cafetería oí a alguien realmente frustrado decir, 'Quiero decir, honestamente, ¿cuántas personas conoces que se llamen Gordon?' Pensé: 'Voy a salir de aquí y escribir el resto de esta escena. No lo que le antecede, sino lo que después viene. Escribió la mejor línea de la escena, ahora es cosa mía escribir el resto".

¿Como vas a entender a la gente si te pasas el día escribiendo en tu habitación?

6. LOS GOLPES DE SUERTE SUCEDEN

"La relación que la televisión tiene con su público es muy diferente a la que tienen las películas u obras de teatro. Es una relación mucho más íntima, porque la televisión entra en tu casa, y verla es algo que haces con frecuencia mientras estás ojeando una revista, hablando por teléfono, poniendo a los niños en la cama o haciendo la cena. "El ala oeste de la casa blanca" no se esperaba que fuera un éxito, ni tan siquiera se esperaba que pudiera llegar a emitirse. Fue una casualidad. Dejaron que rodáramos el capítulo piloto y sus resultados de testeo respecto al público no fueron bien. Sin embargo, Warner Bros. logró convencer a NBC con una estrategia inaudita, y esta no fue otra que la de focalizarse a cuatro grupos de público muy específicos y concretos: los hogares que ganaban más de 75.000 dólares al año, los hogares donde había alguien con cuatro años de universidad, los hogares que se suscribían al New York Times y los hogares que tenían acceso a Internet en casa cuando aún no era un auge. Con todo ello, Warner fue capaz de mostrar a NBC el camino para llegar a tu público".

A veces, hasta los genios como Sorkin necesitan tener suerte.

7. DEJA QUE LA HISTORIA VUELE

"Cuando se trata de la voz, si estoy haciendo algo conscientemente, probablemente signifique que lo estoy haciendo mal. Es necesario llegar al momento en que sientas que lo tienes, sepas de qué se trata la escena, qué debe suceder en ella y cuál es el problema. Debe llegar el  momento en que tan solo te debas dejar llevar y llegues a volar. Si llegas a este punto, habrás tenido suerte. Si lo que he escrito está realmente mal, lo sabré, pararé y me enfadaré conmigo mismo. Si en cambio, sigo escribiendo la forma en la que escribo, todo va bien".

Cuando la gente dice de  "Steve Jobs" que es una película muy sorkiniana de forma peyorativa, es como para echarse a reír.  Por supuesto que es una película de Aaron Sorkin. Él mismo la ha escrito. No hay nada de malo en mantenerse fiel a tu propia voz. Sobre todo si es tan buena como la de Sorkin. 

8. QUE LOS COMIENZOS SEAN SEAN SIEMPRE REFRESCANTES, TANTO EN EL PROPIO GUÍON COMO FUERA DE ÉL

"Tengo un montón de rutinas y manías . Entro temprano en mi oficina. Y es que de buena mañana es un momento realmente bueno para la escritura. Me doy entre seis y ocho duchas al día. No estoy exagerando. No es que tenga germofobia, sino que se debe a querer partir de un nuevo comienzo. Si yo escribo, escribo, y no va bien, empiezo de nuevo. Es decir, me doy una ducha, me cambio de ropa. Me refresco y empiezo de nuevo".

Quizás con 3 duchas sea suficiente...

9. ESCRIBE COMO TÚ MISMO

"De lo que principalmente me preocupo es de aferrarme a mi propia voz. Aprendo mucho de otros escritores. Estoy muy influenciado por ellos. Trato de ser influenciado por los buenos más que por los no tan buenos, pero uno siempre puede acabar por resultar influenciado por los no tan buenos y acabar por coger el camino equivocado. Siempre cuando empiezo un escrito, siento que necesito comenzarlo desde la voz de otra persona. Por ejemplo, con La Red Social siempre tuve presente de que estaba dando voz y arco a los personajes más jóvenes sobre los que jamás había escrito. Necesitaba sonar joven de alguna manera. Es una historia que tiene lugar en el siglo XXI y yo no soy sólo alguien que viva en el siglo XXI, por lo que sentía que necesitaba subirme a un monopatín. Sin embargo, no todos los chavales de 19 años de edad hablan por igual ni todos andan en monopatín. Soy consciente de que soy terrible cuando trato de emular una voz y me he dado cuenta que no puedo escribir algo si no es como yo mismo. Quédate con tu voz, escribe lo mejor que puedas y sigue adelante".

Cierto es también que uno puede aprender de los no tan buenos. De los errores que cometen. Porque muchas veces de los errores se aprende mucho más que de los aciertos. 

10. SAL DE TU ZONA DE CONFORT

"Realmente admiro a escritores como David Mamet, Sam Shepard o Harold Pinter, que son capaces de sacar poesía de personajes que tienen dificultades para comunicarse, que casi nunca llegan a decir lo que pretenden. Es algo fantástico de ver y también de escuchar. En mi caso mis personajes tienden a usar diez palabras cuando con una hubiera bastado. Dicen exactamente lo que significa en todos los diferentes tipos y maneras posibles. Sin embargo, escribir un personaje que no se comunica bien como sucede con Mark Zuckerberg en La Red Social me resultó completamente novedoso e instructivo. A veces toca salir de nuestra zona de confort y aprender de ello".

Normalmente menos es más en general. Aunque no en el mundo de Aaron Sorkin.


Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es