"El asesino de los caprichos" matar por amor al arte

Autor: Filmin Fuente: Filmin

"El asesino de los caprichos" matar por amor al arte

Sus más de treinta años de trayectoria profesional en la industria cinematográfica española son testimonio de la historia reciente del cine patrio., algo que el reciente Festival de Sitges ha demostrado tener muy presente a la hora de otorgar este año el Premio Máquina del Tiempo a toda una Maribel Verdú. Y lo ha hecho, precisamente, con motivo del estreno de "El asesino de los caprichos", película dirigida por Gerardo Herrero que más allá de destacar por homenajear el cine mas popular de serial killers de los años 90, lo hace por ser capaz de subvertir sus códigos más clásicos desde una aparente fidelidad a los mismos. Matar por amor al arte o mejor dicho, a Francisco Goya. Será por capricho...

¿De qué va?

Varios crímenes en un barrio de clase alta tienen algo en común: sus víctimas coleccionan grabados de Goya. Las inspectoras Carmen Cobos y Eva González iniciarán la investigación en un entorno elitista en el que el tráfico de obras de arte es habitual. Tendrán que descubrir a un asesino que reproduce con sus víctimas las escenas de los Caprichos de Goya.

¿Quién está detrás?

Productor ganador del Oscar por "El secreto de sus ojos" (2009) y de la Palma de Oro por "El viento que agita la cebada" (2006), Gerardo Herrero ha dirigido una veintena de películas, producido más de un centenar y es actualmente una de las figuras más prolíficas del cine español.

¿Quién sale?

"El asesino de los caprichos" está protagonizada por la dos veces ganadora del Goya Maribel Verdú ("Sin rodeos") y Aura Garrido ("Planes para mañana"), junto al dos veces ganador del Goya Roberto Álamo ("Que Dios nos perdone"). Palabras mayores, más aun si nos atenemos a que son ellas quienes dan vidas a una pareja de policías que veinte años atrás solo parecía estar destinada a ser protagonizada por hombres. A celebrarlo.

¿Qué es?

"El coleccionista de huesos" + "La Ronda de Noche" en clave femenina y feminista

¿Qué ofrece?

Un thriller policiaco sólido y muy efectivo que tiene como trasfondo el mundo del arte, donde se ven involucrados los dueños de los grabados de Goya con los asesinatos que se producen en el círculo de la alta burguesía, teniendo como telón de fondo los cuadros de “Los caprichos” del histórico pintor. Así se nos presenta de buenas a primeras "El Asesino de los Caprichos", la cual no solo se ganará a todos aquellos adeptos y nostálgicos del cine sobre serial killers que triunfaba en los 90 (cuyos ecos van desde obras capitales como "Seven", "Zodiac" o "El silencio de los corderos" a títulos mas predecibles y muy populares como es el caso de "El coleccionista de amantes" o "El coleccionista de huesos"), sino que además sorprende a través de la subversión de algunos de sus códigos mas arraigados. Es el caso, por ejemplo, de lo novedoso que supone que en "El asesino de los caprichos" sean dos mujeres quienes ocupan el protagonismo que en sus referentes estaba habitualmente copado por los hombres (exceptuando a Jodie Foster y su inolvidable Clarice Starling, obviamente). De hecho, hablamos de dos mujeres cuyos arquetipos y personalidades, difiriendo tanto la de una sobre la de la otra (la veterana, autodestructiva y solitaria Carmen Cobos, a quien da vida Maribel Verdu, frente a la rookie, madre joven y muy sociable Eva González, a quien da vida Aura Garrido) rompen asimismo con el estereotipo al que entonces estaban destinados los papeles femeninos. Su habitual fragilidad, su trillada superficialidad psicológica, dejan paso a dos personalidades de alto voltaje, rebosantes de carácter, grietas y matices. Es decir, más allá d euna película sobre un asesino en serie y Goya, hablamos de una buddy movie femenina y feminista que no contenta con romper los moldes del género desde la aparente fidelidad que profesa a sus códigos más clásicos, consigue además transgredirlo también desde el empleo de giros tan abruptos y arriesgados como definitivamente sorprendentes. Como quien diría, matar por amor al arte, sí. Pero ante todo, ellas dan el golpe.



Publica un comentario

Sin valoraciones