Crónicas AMFF 2022: "Farha", Palestina a través de una grieta

Autor: Pablo Gómez Fuente: Filmin

Crónicas AMFF 2022: "Farha", Palestina a través de una grieta

A las 10 de la noche del día de hoy, la sala Rivoli acogerá el estreno en España de "Farha", ópera prima de su directora, Darin. J. Sallam, que se ha convertido, por derecho propio, en uno de los platos fuertes del Atlàntida  Mallorca Film Fest 2022. Basada en los acontecimientos que tuvieron lugar en mayo del '48, cuando miles de árabes fueron expulsados de su tierra por el Estado de Israel, "Farha" es una visión sobre el conflicto israelí-palestino desde los ojos de una niña encerrada en un cobertizo.


¿De qué va?


Inspirada en hechos reales, "Farha" relata la Nakba desde el punto de vista de una adolescente palestina que observa los horrores de la violencia y la guerra desde la mirilla de un cobertizo en el que se esconde y escapa de una ejecución segura. La Nakba se refiere a ese momento histórico en el que miles de árabes fueron expulsados de su tierra por el Estado de Israel y cuyo conflicto dura hasta nuestros días.


¿Quién está detrás?


Con varios cortometrajes a sus espaldas, la directora y guionista jordana Darin J. Sallam, se lanza a la dirección de su primera película. TaleBox, la productora co-creada por ella misma, se sirvió del apoyo de Jordania, Suecia y Arabia Saudí para sacar adelante un proyecto que ya ha cosechado excelentes críticas tras su paso por festivales como Toronto o Roma.


¿Qué es?


Un relato encerrado en sí mismo que nos hace conectar con las vidas humanas que se esconden detrás de todo conflicto.


¿Qué ofrece?


Una ranura en la puerta, una grieta y un agujero en la pared, son los únicos puentes de Farha con la realidad exterior. Su padre la ha encerrado allí antes de salir a defender el pueblo ante la invasión extrangera, y ahí es donde se mantendrá durante la mayor parte de la película. "Farha" es una obra que emplea sus propias limitaciones para brillar. La dirección y fotografía se encargan de separar los dos mundos en los que habita la película. Por un lado, una visión idílica del pequeño pueblo en el que vive Farha y su familia, previo al ataque israelí: luminoso, abierto y esperanzador. Por otro lado, el cobertizo en el que se esconde Farha para evitar ser encontrada: oscuro, claustrofóbico y hostil. A partir de este momento, todo nuestro contacto con el exterior será siempre fragmentado, reducido a una porción de la imagen, correspondiente a los márgenes de las ranuras por las que mira Farha. Una visión en la que el sonido ejercerá también un papel protagónico, colocando en nuestra mente aquello que nuestros ojos no pueden percibir. En la punta de toda esta maquinaria se encuentra Karam Taher, la actriz protagonista, en su debut cinematográfico. Su interpretación consigue transmitir toda la angustia, desesperación y, a su vez, la resiliencia que experimenta su personaje, mientras observa como toda la vida que conocía hasta ahora, se desmorona. 


Alejándose de un relato más generalista, "Farha" se decide por contar una historia micro, dentro del contexto macro, para indagar en el origen de una herida que todavía es latente en nuestros días. Una crónica del pasado que puede resultar incómoda para el punto opuesto dentro de este conflicto, pero que hace innegable una cosa: el sufrimiento individual de la población civil. A lo largo de la película, nos vemos obligados, como la propia Farha, a mirar como estas atrocidades suceden delante de nuestros ojos, sin poder hacer nada ni alterar el curso de los acontecimientos, viendo como la historia de la crueldad humana se repite incesantemente.



Publica un comentario

Sin comentarios