Crónica Sitges 2014: "I Origins" o como penetrar directamente en tu retina

Fuente: Joan Sala (filmin)

Crónica Sitges 2014: "I Origins" o como penetrar directamente en tu retina

Siguiendo la senda de "Upstream Color" y Shane Carruth, "I Origins" conecta las vidas de gente muy diferente alrededor del mundo. Vuelve la 'melancolía' indie de "Otra Tierra" y buenas noticias, cautiva igualmente.

¿De qué va?

Un estudiante de biología molecular especializado en la evolución del ojo humano, conoce a una misteriosa mujer cuyo iris es multicolor. Años después, su investigación lo conduce a un descubrimiento asombroso, que podría cambiar la forma en que percibimos nuestra existencia.

¿Quién está detrás?

Sabemos que las mejores historias de ciencia ficción cuentan historias sobre personas en extraordinarios contextos o situaciones que sirven para abrir un vasto y totalmente desconocido nuevo terreno inexplorado por el corazón humano, y esto es precisamente lo que hizo "Otra Trierra", sci-fi intrínsicamente indie en la mejor de sus versiones señalada por muchos como la sucesora de "Primer", "Moon", "Donnie Darko" o "Pi", y Premio Alfred Sloan a la Mejor Película en Sundance 2011. Este año su director Mike Cahill e insperable compañera de viaje,  regresa a Sitges con "I Origins".

¿Quién sale?

A Michael Pitt le acompaña uno de los nombres más emergentes del actual panorama indie norteamericano por escribir y protagonizar dos de los principales descubrimientos de los últimos tiempos en Sundance. Es Brit Marling, sus dos joyas, "Sound of my voice" y "Otra Tierra". El triángulo amoroso lo completa la hemrosa y sensual Astrid Bergès-Frisbey, cuyo rostro resulta reconocido por su trabajo en películas nacionales como "Bruc. El Deasafío" y "El Sexo de los Ángeles".

¿Qué es?

Una sugerente muestra de sci-fi de autor que en cuanto a tratamiento y aura sigue la estela de "Upstream Color".

¿Qué ofrece?

Estamos ante una inmejorable prueba de que las grandes historias pueden ser maravillosamente contadas con pocos recursos. La clave del éxito, un híbrido de indie-sci-fi que es también un thriller conceptual, una hermosa (y doliente) historia de amor y un asombroso planteamiento que sobrado de tacto y audacia, pone patas arriba nuestro concepto de existencia abriendo las puertas de par en par a la posibilidad de la reencarnación. Siguiendo la senda de muestras de culto tan divisivas como “Primer” o “Upstream Color”, pero desde un registro mucho más accesible, mucho menos mind-blowing que digamos, la segunda película de Mike Cahill es excepcionalmente arriesgada y está originalmente rodada. Lo que de ella emerge es una película cautivadoramente atmosférica, prodigiosamente aventurera y brillantemente emprendedora, que logra un equilibrio asombroso entre los aspectos emocionales e intelectuales de su insólita historia. Una ejemplar muestra de ciencia ficción profundamente conmovedora que provoca el sobrecogimiento y la reflexión mediante un puñetazo emocional en el estómago. Insólita ciencia, puro amor.

Publica un comentario

Sin valoraciones