Cine reencontrado: Cuando el celuloide revive

Autor: Filmin

Cine reencontrado: Cuando el celuloide revive

La Historia del cine vive desde siempre sabedora de ser una historia amputada, parcial y sensiblemente mentirosa. Los cánones cinematográficos olvidan, por motivos obvios, un elevadísimo porcentaje de películas que desaparecieron en su día, o que no han sobrevivido al paso del tiempo. Se calcula, por ejemplo, que un 90 por ciento del cine japonés previo a los años 40 desapareció en el terremoto del Gran Kanto de 1923 y los bombardeos sobre Tokio durante la Segunda Guerra Mundial. El celuloide, soporte primigenio del cine (y practicamente único hasta la irrupción del cine digital hace, como quien dice, cuatro días) es además un material muy sensible y altamente inflamable, por lo que a lo largo de décadas y décadas las filmotecas han lamentado el deterioro, a veces irreversible, de películas que se pudrían en sus latas o ardían de manera espontánea.

Por ello existe una especie de liturgia casi mágica cada vez que un festival de cine exhibe en sus secciones paralelas películas recientemente restauradas, muchas de ellas resucitadas de manera casi milagrosa gracias a la tecnología, ya fuese porque se consideraban perdidas, se desconocía su existencia o se preservaban en un estado de conservación lamentable e ininteligible para su exhibición.

Es el caso de "La última etapa",una de las poquísimas películas dirigidas por una mujer, Wanda Jakubowska, en los años 40 en Polonia. Un film sobre los horrores de la Segunda Guerra Mundial del que no se conservaba el negativo original, sino una copia con serios problemas de exposición, estabilidad y daños en el sonido. La restauración digital, a cargo del Archivo Nacional de Cine de Polonia en colaboración con Tor Film Production nos permite ahora descubrir este testimonio único del sufrimiento de las mujeres en los campos de concentración nazis.

También en la la II Guerra Mundial se ambienta "Distant Journey", una obra checoslovaca recientemente estrenada en el Festival de Berlín, y que durante más de cuatro décadas se consideró perdida. Dirigida por Alfred Rádok, e inspirada en sus propias vivencias, recorre el camino que transitaron los judíos checos desde su tierra hasta los campos de exterminio a través del testimonio de una familia ficticia.

En ocasiones es la falta de interés o de oportunidad la que provoca que existan películas fuera de los márgenes de la cinematografía. Obras olvidadas, que quizás tuvieron repercusión en su estreno pero a las que el tiempo relegó al ostracismo. Tilda Swinton lamentaba durante la presentación de la restauración digital de "Friendship's Death" (una de sus primeras películas como actriz) que una gran parte del cine producido en el Reino Unido entre finales de los años 80 y principios de los 90 permanezca invisible a ojos de la cinefilia internacional. No es difícil definir "Friendship's Death" como la versión de "El hombre que cayó a la Tierra" protagonizada por Swinton, pero el film es mucho más que eso: una reflexión existencialista a cargo del célebre teórico Peter Wollen en la que fue su primera y última obra como director.

Atlàntida Mallorca Film Fest, ha dado este año su primer paso en la labor de rescatar y mostrar películas olvidadas con la proyección de "Bert", película balear que concursó en la primera edición del Festival de Málaga en 1998 y que ganó aquel mismo año el Festival L'Alternativa de Barcelona, pero que había quedado rezagada en alguna vieja lata sin que nadie preguntase por ella. Es el destino de muchas películas independientes o alternativas que se filmaron en España durante la Transición y los primeros años de Democracia, en celuloide o incluso en vídeo, gracias al abaratamiento de los costes de producción y al surgimiento de cámaras domésticas, y que duermen en almacenes polvorientos porque en su día no encontraron salida comercial. Ahora, con la proliferación de las plataformas digitales de "aforo infinito" (de Youtube a Filmin), depende del interés de sus productores o creadores que estas cintas puedan encontrar una segunda vida. El cineasta Marc Ferrer, por ejemplo, ha promocionado en los últimos tiempos el cine queer del colectivo Los 5 QK's, que realizaron casi una veintena de películas en la Barcelona de la Transición y que ahora, varias décadas después, pueden verse en Filmin.

No obstante, el caso más singular de entre todos los que integran la sección Cine Reencontrado de Atlàntida Mallorca Film Fest 2021 es el de "The Village Detective: A Song Cycle", de Bill Morrison. En este caso, no se trata de una película perdida en el tiempo sino de un ensayo documental que nace a partir de un sorprendente hallazgo, el de una lata de celuloide rescatada del fondo del mar por un pesquero que contenía una película soviética de 1969. Para añadirle más salsa al plato, fue el malogrado compositor Jóhan Jóhansson quien puso en alerta a Morrison sobre este hallazgo, sabedor que el director es uno de los grandes especialistas del mundo a la hora de trabajar con material encontrado, tal y como ya había demostrado en su anterior película, "Dawson City: Frozen Time". El encuentro es el punto de partida de un documental que recorre viejas y sorprendentes historias del cine soviético a partir de la figura del afamado actor Mikhail Zharov, protagonista de "The Village Detective" y de decenas de películas a lo largo de su vida.

Publica un comentario

Sin comentarios