"Arrugas" encabeza las 10 promesas europeas de Variety

Fuente: Joan Sala (vía Variety)

"Arrugas" encabeza las 10 promesas europeas de Variety

Todo nace en el prestigioso listado de 10 directors to Watch que Variety anualmente publica y que fue originariamente creado en el año 1996 con la intención de identificar a los talentos emergentes más destacados de cada año. Pues bien, a lo largo de su corta (o no tan corta) historia, ha reivindicado (y reconocido) nombres tan relevantes como los de Christopher Nolan, Wes Anderson, Michael Winterbotton, George Clooney, Alexandre Aja o Alejandro González Iñárritu. 

Durante quince años, más de 180 directores la han engrosado, con tan solo dos españoles destacados: Juan Carlos Fresnadillo en el año 2002 por "Intacto" y el propio Rodrigo Cortés en el 2010 por "Buried"...hasta día de hoy, ya que una nueva representante española llega a brazos de Variety. Son las "Arrugas" de Ignacio Ferreras, y el listado que encabeza, el 10 euro directors to watch que acaban de presentar en el marco del Festival de Karlovy Vary. Os dejamos con todos ellos, pero sobre todo, con uno en especial.

1. Ignacio Ferreras, “Arrugas” (España)

Todos queremos llegar a viejos pero ninguno de nosotros queremos serlo, menos aún si debemos lidiar con el Alzheimer. "Arrugas" nos da buena cuenta de ello mediante esta entrañable adaptación al cine de animación del maravilloso comic de Paco Roca. Sin caer en la lágrima fácil y sin hacer nunca que la sangre llegue al río, la película de Ignacio Ferreras se erige en una de las principales joyas descubiertas este pasado año. Ganadora del Goya al Mejor Guión Adaptado y a la Mejor Película de Animación, y a un paso de ser nominada a los Oscar , Variety no ha pasado por alto una revelación llamada Ignacio Ferreras. Animador y director de gran experiencia internacional, destaca su trabajo como animador en el entrañable y excepcional largometraje de Sylvain Chomet, "El Ilusionista".

 

2. Geoffrey Enthoven, “Hasta la Vista” (Bélgica)

Merecedora de la Espiga de Oro en el pasado Festival de Valladolid, "Hasta la Vista" nos cuenta con un curioso equilibrio entre la comedia más negra y la huida de los sentimentalismos, la historia de tres veinteañeros que adoran el vino y las mujeres. Lo primero ya lo han degustado en abundancia, pero jamás han disfrutado de la compañía íntima femenina. Con el pretexto de realizar un itinerario enológico, los tres hacen un viaje a España con la esperanza de perder allí su virginidad. Nada los detendrá, ni siquiera sus respectivas discapacidades: uno de ellos es ciego, otro está en silla de ruedas y el tercero carece por completo de movilidad.

Como bien nos advertía Greogorio Belinchón en su crónica pucelana, "No ha sido la mejor película del festival, pero la belga Hasta la vista, de Geoffrey Enthoven, ha ganado esta mañana la Espiga de Oro de la 56ª Seminci de Valladolid. Enthoven, su director, nunca deja que sus personajes caigan en la autocomplacencia y escribió el guion tras ver un documental que hablaba de un hecho parecido. Decidió rodar con auténticos disminuidos físicos, pero acabó contratando a tres actores profesionales ante los múltiples retos de un rodaje por varios países europeos que acaba en España, en Punta del Mar, en el burdel El cielo".

 

3. Tim Fehlbaum, “Hell” (Alemania)

Tim Fehlbaum estudió cine y televisión en la academia HFF de Múnich. Tras dirigir varios cortos y videoclips y hacer de cámara en documentales, se asoció con Thomas Wöbke y Oliver Kahl para escribir el guión de Hell, su ópera prima.

Todos hemos experimentado el fastidio de abrir el grifo y que no caiga ni una sola gota de agua. Cojamos esa sensación y alarguémosla en el tiempo durante horas, días, semanas, meses... años. Marie, su novio Philip y su hermana Leonie son tres supervivientes en un mundo seco, que deciden dirigirse a las montañas tras la promesa de que allí podrán encontrar agua. En su camino encontrarán a Tom, un mecánico tan diestro como taciturno, que disparará la desconfianza y la tensión en el seno del grupo. Roland Emmerich apadrina este thriller post-apocalíptico merecedor el Premio a la Mejor Fotografía en el pasado Festival de Sitges gracias a unas imágenes que anuncian la barbarie de una sociedad que únicamente cree en la supervivencia.

 

4. Njec Gazvoda, “A Trip” (Eslovenia)

A sus 26 años, el prometedor cineasta necesitó tan solo 14 días y 180.000 euros para rodar esta ópera prima generacional. Nejc Gazvoda es un escritor, guionista y director esloveno de 26 años cuya ópera prima, A Trip, ha sido la gran triunfadora del Festival de Cine Esloveno de Portoroz, donde se llevó seis premios. Tras su estreno mundial en el Festival de Sarajevo, llegaba a las salas de su país el pasado mes de enero, y lo hacía entre recuerdos y secretos de tres viejos amigos del colegio de viaje por Eslovenia en esta imaginativa y multipremiada road movie.

 

5. Tom Kingsley y Will Sharpe, “Black Pond” (Reino Unido)  

Debutan en el largo el video-artista Tom Kingsley y el también actor (secundario de lujo en "Black Pond") Will Sharpe. "Black Pond" es una existencial comedia dramática en la que una familia ordinaria británica y su amigos japoneses son acusados de asesinato cuándo un extraño muere en la mesa de su propio comedor. Cinco minutos sumergidos en 'Black Pond' son más que suficientes para olvidar todo posible prejuicio y recordar lo extraordinariamente dotado que está Chris Langham (acusado de pedofilia y olvidado por la industria) para la interpretación. Su caracterización es cómica y sobrecogedora, profundamente absorbente y brutalmente naturalista, vamos, como si las mejores versiones de Alan Rickman y Steven Coogan se unieran en una misma. La película por su parte, resulta una delicia absoluta.

 

6. Magnus Martens, “Jackpot” (Noruega)

Basada en una historia del escritor Jo Nesbø (autor del guión de Headhunters), la comedia de acción Jackpot, del noruego Magnus Martens, tuvo su estreno mundial en el pasado Festival de Tribeca y narra la historia de cuatro ex criminales que trabajan en una fábrica de árboles de Navidad de plástico en mitad de la nada, entre Noruega y Suecia. Les gusta el juego y casi siempre pierden hasta que llega el día en el que ganan 1.739.361 coronas noruegas, una cifra difícil de dividir entre cuatro, más aún si uno de ellos acaba siendo hallado por la policía con ocho cadáveres. Nesbø no tenía una historia escrita cuando se la contó al productor noruego Magnus Martens pero le gustó el resumen así que se fue directo a casa para empezar a desarrollarla. Por fin tenía un proyecto en el que podíajugar con muchos elementos que no había visto en el cine pero que le motivaba a hacerlo. Es el caso de un brutal tiroteo en un sex shop.

 

7. Sacha Polak, “Hemel” (Holanda)

Sin caer en la frivolidad o superficialidad, la directora holandesa, Sacha Polak, y la guionista Helena van de Meulen, narran la historia de una joven que en pleno proceso de cambio se convierte en una adolescente promiscua curiosa por el sexo que solo vive el presente. Una magnífica historia que consigue profundizar en la vulnerabilidad emocional de una joven que crece sin su figura materna y en la que un padre deberá aprender a dejar ir a su hija, un proceso conocido e inevitable que resultó justo merecedor del Premio FIPRESCI en el Forum de la pasada Berlinale.

 

8. Anne-Grethe Bjarup Riis, “This Life: Some Must Die, So Others Can Live” (Dinamarca)

El primer largometraje de la actriz, guionista y directora danesa Anne-Grethe Bjarup Riis registró el segundo mejor resultado de taquilla durante el primer fin de semana de estreno local de una película danesa, y lo logró sin contar con la presencia de Mads Mikkelsen ante cámara ni la de Susanne Bier tras ella. Quien si colaboró en el proyecto fue Lars von Trier, y curiosamente lo hizo para una película que habla de la resistencia ante los nazis, ¡toma ya!

Los Hvidsten comenzaron su actividad en marzo de 1943, cuando el propietario de la taberna Hvidsten Inn, Marius Fiil, su mujer y su cocinero, Gudrun, organizaron junto con sus familiares y vecinos una resistencia contra la invasión militar alemana a base de armas y explosivos que recibían de la Royal Air Force. La operación duró un año. La detención de un paracaidista británico, que bajo tortura terminó revelando la identidad de los miembros del grupo, desencadenó la detención de la mayoría de ellos a manos de la Gestapo. El 26 de junio de 1944, Fiil, su hijo, su hijastro y otras cinco personas fueron condenadas a muerte. Sus dos hijas recibieron penas de cárcel, una de ellas de por vida.

 

9. Hafsteinn Gunnar Sigurosson, “Either Way” (Islandia)

Su corto de graduación, "Rattlesnakes", se presentó en numerosos festivales, entre ellos los de Tribeca, Oberhausen y Aspen, y fue premiado en el Festival de Cine de la Universidad de Columbia y en el festival español de cortos Alcine 2008. Á annan veg / Either Way es su primer largometraje. Presentado en Zabaltegui del pasado Festival de San Sebastián, nos lleva al remoto norte de Islandia, a mediados de los años 80, para presentarnos a Finn y Alfred, dos empleados de la Administración Islandesa de Carreteras que se pasan el verano pintando líneas en los serpenteantes caminos que se extienden hasta el horizonte. Sin más compañía que la de ellos mismos, el árido paisaje se convertirá en un lugar de pequeños desastres y descubrimientos a medida que ambos se reencuentran a sí mismos. "Either Way" también ha llamado la atención de David Gordon Green, responsable de rodar su remake americao de la mano de Paul Rudd y Emile Hirsch, en la que significará su esperado regreso al cine indie.

   

10. Timo Vuorensola, “Iron Sky” (Finlandia)

La primera producción finlandesa realizada gracias al crowdfunding viene a decirnos que en un futuro lejano los nazis no han desaparecido, sino que viven en el lado oscuro de la luna rearmándose con naves espaciales y esperando el momento de instaurar el IV Reich. Realizada con un presupuesto de 7,5 millones de euros, lo que la convierte en la producción más cara de la historia del cine finlandés, "Iron Sky" ha conseguido reunir 800.000 euros a través de crowdfunding. Diez de los inversores han facilitado una suma lo suficientemente alta para aparecer en los créditos que despliega esta (supuestamente) épica ciencia ficción. Otra cosa es ya lo que haya podido salir de aquí...y juzgar por el tibio recibimiento que obtuvo en la pasada Berlinale, la cosa no pasa del simple intento. Los nazis espaciales funcionan como parodia de la mítica ciencia ficción reivindicada por la cultura pop, con guiños fácilmente identificables, y en el que la propaganda nazi sirve de claro (y corrosivo) paralelismo hacia la política contemporánea. Variety, sin embargo, la reivindica mientras Timo Vuorensola sigue a la suya con el tema nazi, dándole ahora por adaptar el comic "I Killed Adolf Hitler".

Publica un comentario

Sin valoraciones