10 razones para ver..."Sherlock"

Fuente: Joan Ramis Boscana

10 razones para ver..."Sherlock"

La BBC, esa cadena de televisión pública británica que es sinónimo de calidad. Una maquinaria que es capaz de remar en una misma dirección para llevar a cabo los productos más deliciosos del panorama de la ficción, que nada tienen que envidiar a las producciones nacidas en la HBO, Showtime o AMC norteamericanas. El género que ofrece la BBC es para paladares finos, alta cocina no apta para comensales que no sepan apreciar el buen gusto. Y uno de los platos fuertes que los ingleses han ido cocinando durante los últimos años es "Sherlock", una serie que muchos ya consideran una joya y que se puede disfrutar en filmin.

La última y enésima adaptación de los relatos de Arthur Conan Doyle que han ideado Mark Gatiss y Steve Moffat ha sembrado todo un reguero de éxitos y reconocimientos. La cálida acogida del público y el aplauso de la crítica especializada le han valido, de momento, dos premios BAFTA de televisión. Y es que la nueva e insólita recreación de las aventuras del detective que habita en el 221B de Baker Street –uno de los personajes de la literatura universal más conocidos de todos los tiempos- transpira talento en cada uno de sus episodios.He aquí 10 razones por las que uno no puede perderse esta arriesgada apuesta de encomiable factura:

1. Fidelidad a A. C. Doyle

Muchas son las adaptaciones que existen acerca de Sherlock Holmes y de su ayudante, el Dr. Watson. Sin embargo, la serie de la BBC respeta los textos de Sir Athur Conan Doyle de manera asombrosa, a pesar de que el contexto de la narración esté ambientado en la época actual. Cada capítulo corresponde a un relato que el autor británico escribió en su momento. Por lo tanto, esta nueva producción cumplirá con las expectativas de los seguidores más acérrimos de las novelas. Y para aquellos que aún no conocían la obra que originó esta serie, acabará siendo todo un descubrimiento. Conan Doyle estaría orgulloso del resultado.

2. Un Sherlock actual

La ambientación de la serie es uno de los motivos que podría echar atrás al público que haya leído los libros. “¿Un Sherlock Holmes que abandona la Londres de la época victoriana para mudarse a una ciudad de hoy día?”. Esa es la pregunta que se formularán con escepticismo los fans de la obra de Conan Doyle. Pero, precisamente, ése es uno de los elementos que la hacen única y atractiva. Sherlock sigue viviendo en el 221B de Baker Street de la capital británica, pero en una metrópoli del siglo XXI. De este modo, Holmes resulta ser un detective que tiene un smartphone y que utiliza parches de nicotina, sustituyendo la famosa pipa que el personaje original se llevaba a la boca con tanta frecuencia. Por otro lado, el Doctor Watson tiene un blog en el que publica todos los casos que la pareja afronta, dejando a un lado el viejo diario que llevaba consigo en otras adaptaciones. Eso sí, el violín de Holmes se mantiene en esta última versión de la BBC. Hay cosas que nunca cambian.

3. Métodos deductivos

Los creadores de la serie han sabido trasladar al público los métodos deductivos que utiliza el detective de una manera sencilla y llamativa: mediante textos. La mente de Sherlock funciona a velocidad de crucero, sus conclusiones y el camino del que se sirve para llegar a ellas puede ser intrincado y, en ocasiones, confuso para personas cuyo intelecto es menor que el suyo. Y aquí cabemos la mayoría de los espectadores. De ahí que sus planteamientos y deducciones se expresen mediante palabras sueltas que aparecen al lado de objetos o personas. Un detalle curioso que estampa el sello particular de este nuevo Sherlock.

4. Ritmo ágil

Cada capítulo de la serie está basado en un relato de Conan Doyle, un caso que Sherlock Holmes y el Dr. Watson deben dilucidar. Por ello, los personajes principales casi siempre juegan a contrarreloj, y eso imprime un ritmo endiabladamente trepidante a cada episodio. Todas las secuencias esconden un pequeño misterio que el detective debe resolver haciendo uso de su inteligencia, motivo por el cual los diálogos –especialmente las líneas que pronuncia el propio Sherlock- también acaban siendo ágiles, sin permitir ningún descanso. En resumidas cuentas: el guión ha sido diseñado para que el espectador apenas pestañee mientras visualiza los capítulos, salpicado por retazos de humor y drama que aportan los mismos protagonistas. El entretenimiento está servido.

5. Estética visual

Sherlock atesora una calidad visual digna de cualquier producción cinematográfica, alejándose de los patrones de la televisión. Tal vez será porque, a día de hoy, el mejor cine se hace para la pequeña pantalla, pero de cualquier forma, el uso innovador de la cámara es un rasgo diferencial que caracteriza la bella factura de la serie. Se busca constantemente el punto de vista subjetivo de los personajes, sobre todo el de Holmes cuando éste se encuentra realizando sus peculiares pesquisas, utilizando los textos sobreimpresos que representan sus propias deducciones. Todo ello acompañado por la atmósfera un tanto lúgubre de las sombrías calles londinenses, para no perder la esencia de las aventuras del Sherlock Holmes original.

6. Las temporadas son cortas

A pesar de que los capítulos se extienden hasta los noventa minutos, Sherlock se devora fácilmente, en poco tiempo, puesto que cada temporada –de momento se han emitido dos- está compuesta solamente por tres episodios. No se trata de una serie a la que uno permanezca enganchado por unas tramas que se dilatan en el tiempo de forma indefinida, si no que cada capítulo es autoconclusivo. Por lo tanto, para aquellos que son reacios a consumirse en el sofá mientras se atragantan con toneladas de capítulos y temporadas, Sherlock es su producto.

7. Martin Freeman es Watson

A estas alturas todo el mundo ya sabe quién es Martin Freeman, el cual encarnaba uno de los personajes de la popular The Office, también conocido por su reciente papel como Bilbo Bolsón en El Hobbit. En Sherlock, el actor británico da vida al doctor John Watson, el ayudante del famoso detective que siempre le acompaña en sus andanzas. En esta nueva ficción, se nos presenta a un Watson traumado por su participación como soldado médico en la guerra de Afganistán. Amante de las situaciones que destilan adrenalina, Freeman interpreta a un ex combatiente fascinado por la mente de Holmes, cuya ayuda le servirá para olvidarse de las conmociones que arrastra. Se dice que es el Watson dotado de más vida de los que han existido, mostrando su lado más humano en contraposición a la extrañezas de Sherlock Holmes.

8. Benedict Cumberbatch es Sherlock Holmes

El personaje que da vida al título de la serie debía ser representado por alguien cuyo talento no fuese puesto en entredicho, pero cuando Benedict Cumberbatch empezó a interpretarlo en el año 2010, su singular rostro aún no era del todo conocido. Finalizadas las dos primeras temporadas, es sencillo constatar cómo el actor se ha adueñado del personaje de Sherlock Holmes como pocos lo han hecho a lo largo de la historia del cine y la televisión. Obsesionado con su trabajo, de una inteligencia que parece no tener límites, antipático, antisocial, incluso asexuado… los adjetivos se suman hasta convertirse en un conglomerado de atributos que completan un genuino personaje, que en ocasiones nos puede recordar a House. Motivo más que suficiente para querer descubrir más acerca de Sherlock.

9. Dos premios BAFTA

La Academia Británica de las Artes Cinematográficas y Televisivas recompensó, en el año 2012, con dos premios BAFTA a Sherlock, saliendo como la clara vencedora de aquella ceremonia. El BAFTA como mejor serie dramática avala el prestigio y la calidad con los que cuenta la producción. El galardón al mejor actor secundario cayó en manos de Martin Freeman, que da vida al doctor John Watson.

10. Habrá tercera temporada… y cuarta

Es una gran noticia para los admiradores de la serie que el rodaje de la tercera temporada esté a punto de finalizar, y una razón de más para que empiecen a verla aquellos que aún no lo han hecho. Los pronósticos avisan de que la tercera podría estrenarse a principios de 2014, y también está confirmada la realización de una cuarta temporada. Los que aún no han podido disfrutar de esta maravilla de la BBC tienen en filmin la oportunidad de ver las dos primeras, así podrán enganchar el ritmo necesario para poder deleitarse con la tercera entrega.

Publica un comentario

Sin valoraciones