10 cosas que no sabías sobre “El silencio de los corderos”

Fuente: Marc Darriba (vía Whatculture)

10 cosas que no sabías sobre “El silencio de los corderos”

Después de anunciar la NBC una serie ambientada justo antes de los hechos del Dragón Rojo, y como no, titulada “Hannibal” (con Mads Mikkelsen en la piel del icónico canibal) y con Lifetime desarrollando “Clarice” (y dedicada a Clarice Starling) el equipo de WhatCulture! ha decidido publicar las 10 curiosidades más jugosas del grandísimo éxito de la gran pantalla “El silencio de los corderos”. ¿Os apetece echar un vistazo?

1.- Una franquicia de Oscars

A pesar de que el género terror/thriller no es conocido por su gran éxito con los Oscars, esta es una de las tres películas que ha llegado a ganar los cinco grandes (Mejor película, Director, Guión, Actor y Actriz). Los otros dos son “Alguien voló sobre el nido del cuco” y “Sucedió una noche”. Esto pone en entredicho los agumentos que la crítica dio para justificar el poco éxito de “Uno de los nuestros” con los premios alegando un contenido demasiado violento. Las escenas de Lecter golpeando al policía hasta el umbral de la muerte y la escena donde arranla la piel de la cara de un hombre son bastante más terroríficas y gore que cualquier momento de la grandísima obra de Scorsese.

¿Fue una estrategia de la Academia para silenciar críticas? “Bailando con lobos” era relamente más merecedora del Oscar a la mejor película que “Uno de los nuestros”? ¿Los otros nominados de 1992 (“JFK”, “El príncipe de las mareas” y “La Bella y la Bestia”) no eran grandes contrincantes? ¿O fue simplemente que “El silencio de los corderos” es una obra espléndida merecedora de todos los premios?

 

2.- Cuestiones de peso

Es abiertamente conocido que el récord de peso ganado para rodar una película está en manos de Robert de Niro, que ganó más de 27 Kg para interpretar al “Toro Salvaje” Jake Lamotta, quizás su mejor interpetación y un merecido Oscar al Mejor Actor. Del mismo modo, todo el mundo conoce la proeza de Rene Zelwegger engordando 9 Kg para su Bridget Jones. Sin embargo, Brooke Smith, que interpreta a Catherine Martin, tuvo que acumular más de 12 Kg para un papel tan pequeño.

 

3.- Si creíais que Julianne Moore era la mala...

¿Podríamos sustituir un personaje genial? La intepretación de Jodie Foster como Clarice Starling es una de las más robustas en los últimos veinte años de cine. Sustituirla seria como sustituir a Bogart en Casablanca. Por muy bueno que fuese el trabajo de Julianne Moore como Clarice, Jodie Foster dejó el listón muy alto. Sin embargo, Foster no era la primera de la lista en 1989, cuando el film aún estaba en fase de pre-producción. Michelle Pfeiffer, Meg Ryan y Melanie Griffith rechazaron el papel a razón de la controversia que podía generar el papel, Foster aceptó a la primera sólo recibir la oferta.

Irónicamente, la razón por la que Jodie Foster rechazó el papel 10 años más tarde fue la misma que dieron sus colegas. Dejó claro que la violencia explícita en “Hannibal” iba demasiado lejos, y no le gustó la imagen que Ridley Scott tenía de la adaptación.

 

4.- ¿Lex Luthor como Lecter?

A Jodie Foster le gustó tanto la novela que después de leerla intentó comprar los derechos por su cuenta, pero descubrió que otra estrella se le había adelantado: Gene Hackman.

Hackman quedó tan encandilado con el libro que pretendía dirigir y protagonizar la película como Lecter. Eso cambió cuando, en la gala de los Oscars en que estaba nominado a la estatuilla a Mejor Actor por “Arde Mississipi”, vio fragmentos de la película por primera vez y quedó horrorizado por las escenas violentas. Decidió que no quería involucrarse en otra película violenta con el mismo trasfondo y vendió los derechos.

Irónicamente, un año después de “El silencio de los corderos” veíamos a Hackman ganar su segundo Oscar al Mejor Actor con un violento retrato de Bill Dagett en “Sin perdón”.

 

5.- “Yo soy Hannibal Lecter”

El papel de Lecter estaba en el punto de mira de casi toos los actores con algún oscar a la espalda como Robert Duvall, Jack Nicholson o Robert de Niro entre otros; y un gran contingente bitánico como a Patrick Stewart, John Hurt o el Hannibal original, Brian Cox, audicionó para el papel.

Jeremy Irons fue elegido candidato principal, tiene sentido y todos podemos imaginar cómo habría sido su Hannibal . Irons rechazó, pero no llegó a arrepentirse; pues lo hizo para encarnar a Claus Von Bülow en “El misterio Von Bülow”, papel que también le daría un Oscar a Mejor Actor.

 

6.- “Bueno, supongo que no tenemos que ir a Montana”

 

Se planificaron escenas adicionales para desarrollar los orígenes de los gritos de los corderos, donde habríamos visto una Clarice más joven robando los corderos. Esto hubiera casado perfectamente con la estética del film, del mismo modo que podemos ver un flashback en que el padre de Clarice tiene su primer encuentro con Lecter.

Sin embargo, Jonathan Demme quedó tan impresionado on la interpretación de Foster y Hopkins en esa escena que decidió abandonar la idea, diciendo en ese mismo momento “Bueno, supongo que no tenemos que ir a Montana” (donde tenían que rodar la escena del flashback). Aunque el flashback hubiese sido de una estupenda calidad, los primerísimos primeros planos de Foster y Hopkins y la carga emocional que sus rostros transmiten tienen tanta fuerza que cortarlos sería un crimen contra el arte cinematográfico.

 

7.- “Hola, Scotty, tócala otra vez”

A principios de los 90 “El silencio de los corderos” fue parodiada hasta la saciedad en otras películas o en televisión. “Con el arma a punto”, “Los Simpson” o “Absolutamente fabulosas” son sólo unos ejemplos. Gran parte de estas parodias contienen la frase, “Hola, Clarice”. Es la coletilla de la película. Sin embargo, no hay ningún momento en que nadie diga “Hola, Clarice”. La frase exacta es “Buenas noches, Clarice”. Pero del mismo modo que en “Casablanca” con “Tócala otra vez, Sam” o Star Trek Con “Transportame, Scotty”, la cita será siempre incorrecta.

 

8.- Arte imitando la vida misma

¿Toda la ficción está basada en la realidad? El antagonista de “El silencio de los corderos” lo está. Buffalo Bill, el asesino que atrae mujeres a su furgoneta, las encierra en un pozo en su casa y las despelleja antes de matarlas para hacerse un traje de piel humana es una amalgama de tres legendarios asesinos en serie: Gary Heidnick era famoso por encerrar a sus víctimas en un pozo, de Gein despellejaba a sus víctimas, y Ted Bundy solía llevar una escayola en el brazo para atraer a sus víctimas hasta su coche.

 

9.- La salvación

El éxito de la película en los Oscars es conocido por salvar una entonces arruinada Orion Pictures. De cara a los premios, Orion tomo la decisión de invertir en convertir “El silencio de los corderos” en un éxito en los Oscars. Había sido un gran éxito en taquilla, pero al inicio de la temporada de premios la cinta ya estaba a la venta en VHS, habiéndose retrasado para no quitar fuerza a la también oscarizada “Bailando con lobos”, otro título de Orion. Gracias al éxito en los Oscar, las ventas de VHS fueron altísimas y Orion consiguió salvarse.

 

10.- Un Lecter con cualquier otro nombre

“El silencio de los corderos” devuelve a Hannibal Lecter su verdadero nombre. El la película anterior de 1986 “Hunter”, Michael Mann le cambió el nombre a Hannibal Lecktor para el papel de Brian Cox.


 

Esta película ha dejado muchísimo detrás: conferencias, opiniones, frases, conversaciones ante una taza de café... Incluso fotos de perfil en Facebook. Ahora queda ver cómo funciona lo que hay por delante y cómo funciona esta historia en e medio televisivo.

Etiquetas:
Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es