7,5

Yo serví al rey de Inglaterra

· 114min.

Jan Dite es bajito, pero muy ambicioso. Hablando en plata, el joven camarero provinciano quiere convertirse en millonario. 
No disponible en tu país

Sobre la película

Jan Dite es bajito, pero muy ambicioso. Hablando en plata, el joven camarero provinciano quiere convertirse en millonario. Y sabe exactamente cómo conseguirlo: escuchándolo todo, observándolo todo, y utilizando todo lo que ha escuchado y observado. Con esa convicción y un deseo irrefrenable de complacer a todo el mundo, pronto abandona su primer empleo en un pub por un burdel de lujo y, finalmente, por un elegante restaurante Art Nouveau de Praga. Pero ahora ha llegado el final de la década de 1930, y las cosas están cambiando: Hitler ha ocupado Sudetenland y está dividiendo Checoslovaquia. Jan se enamora de Lisa, una alemana de los Sudetes orgullosa de su sangre aria. Se casan y, cuando Lisa regresa al frente, lo hace con una fortuna en sellos singulares que los judíos "dejaron atrás"... Tras su muerte, nada heroica, Jan vende los sellos y se convierte en millonario. Sin embargo sólo puede disfrutar de su fortuna durante tres años: el nuevo régimen comunista lo encarcela durante 15 años, uno por cada uno de sus millones.

Dirección y reparto

Dirección:
Jirí Menzel

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión en Español
Audio: Español
Versión Original con Subtítulos en Español
Audio: Checo

Más información

Título original:
Obsluhoval jsem anglického krále
Género:
Comedia
Estreno en cines:
18/07/08
Recaudación: 461.923,66 €
Espectadores: 79.838
Ver ficha:
IMDB

Adaptación de la novela de Buhumil Hrabal (autor también de Trenes rigurosamente vigilados). A ver, no está mal para pasar la tarde. Su mayor mérito consiste en pasar sobre el momento más convulso de la historia reciente, la II Guerra Mundial, como si se tratara de un cuento infantil. Es una buena idea lo de comprar sellos.

(Editado)

feia temps que no veia una pel·lícula tant complerta. Bon guió, bona música, esèticament molt bona,VAL LA PENA.

imperiamic

Necio y joven personaje que el tiempo y la historia ayudan a madurar. Recomendable.

duna-ola

Floja. Cinco pelao por no suspenderla, porque nos ha resultado una película, al menos, simpática y sincera.

hasbin

Una buena película antibelicista con un mensaje claro que en la guerra no hay ni vencedores ni vencidos sino solo vencidos.

lunazul

Mágica... Gracias por tenerla en el catálogo...

(Editado)

Una de las películas más divertidas que he visto en años. No apta para sentidos del humor convencionales, esta película destila ingenio e ironía de la que golpea y te deja un rato pensando en los excesos y manías de los "grandes hombres". Altamente recomendable leer el libro de Bohumil Hrabal del mismo título.

(Editado)
8

"Comedia irónica, hedonista y sensual en la que el humor típico de Jirí Menzel se recrea en figuras y situaciones pintorescas, extrañas y algo fellinianas"

Francisco Marinero de El Mundo

8

"Per una banda, sobre el sentir real de viure la història, aquí i ara, sense conflictes morals, sense pensar en el futur, només amoïnat per sobreviure. Per l’altra, ens convida a pensar quins són els veritables (i atroços) mecanismes de l’humor, quan estem rient de coses que, en el fons, no tenen cap gràcia. "Yo serví al rey de Inglaterra" és una gran pel·lícula, feta amb una empenta, un rigor i un esperit que ja no existeixen."

Antonio José Navarro de Time Out

5

"Historia de un pícaro superviviente que se comporta como un actor de cine mudo (el trabajo gestual de Ivan Barnev, de gran expresividad, bascula entre lo delicioso y lo irritante), un ser apolítico en el curso de un siglo dominado por las ideologías Su actitud frente al mundo, infantil y hedonista, es la que recorre la película."

Carlos Reviriego de Cahiers du Cinema

5

"(...) Fervent romantic that he is, Jan appears to content himself, not with penetrative sex, but merely garlanding his conquests' naked loveliness with flowers and fruits. This causes much delighted laughing. The pseudo-sensuality is annoying and the supposed absurdism and satire are flimsy."

Peter Bradshaw de The Guardian