7,1

The Twentieth Century

· 90min.

Festival de humor marciano y surrealista que reimagina los años de formación de William Lyon Mackenzie King, primer ministro de Canadá del 1935 al 1948.

Sobre la película

Matthew Rankin dirige este festival de humor marciano y surrealista que reimagina los años de formación de William Lyon Mackenzie King, que acabó siendo primer ministro de Canadá del 1935 al 1948. Una locura estética y narrativa que ya ha sido definida como un cruce entre el Guy Maddin de "The Saddest Music in the World", el onirismo más particular de Lynch y el fetichismo más exagerado de John Waters. Mejor debut canadiense en el Festival de Toronto.

Premiere en España.

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos
Audio: Inglés • Subtítulos: Español y Catalán

Más información

Género:
Comedia
País:
Canadá

Rarísima, original, llena de mensajes sobre el nacionalismo, el poder y el conflicto.

serchbcn

Nos ha encantado. Toda una sorpresa para los últimos días del festival. Un guión sólido para una bizarrada hecha con finura. Tremenda!

(Editado)

Film valent en el format, aconsegueix el que es proposava, estructurar una narrativa nova un pèl arriscada però ben executada. Si que és cert que s'inspira en estructures coloristes i arriscades dels 60's però això no li treu cap mèrit. Simpàtic film que per cert, destrossa al personatge principal. Critica social de bons i dolents per remarcar el sarcasme dels seus personatges.

Una extraña pero estimulante lección de historia. Situada entre Guy Maddin y Wes Anderson, la cinta de Matthew Rankin es una agridulce fábula sobre la ambición, el amor y el absurdo que rodea el mundo de la política. Con su humor sardónico, apoyado por un apabullante despliegue visual, la cinta consigue maravillar y provocar al espectador desde el primer minuto de metraje hasta el último.

moltimor

Una visión psicodélica y surrealista de la vida del primer ministro canadiense William Lyon Mackenzie King, donde un actor con una extraña semejanza a Justin Trudeau le da vida. Un meapilas fetichista de pies asciende al poder en parte por méritos propios y en parte por mera casualidad. Con una puesta en escena totalmente impresionista la película recuerda a las obras alemanas de finales de la primera guerra mundial. El aire nazi está en toda la película representado por la facción nacionalista de Canadá mientras la facción social está encabezada por alguien no binario. ¿Es esta la forma más precisa de conocer la historia de Canadá? Ciertamente no, pero seguro que no podré olvidar el ascenso al poder de William Lyon Mackenzie King aunque mucho de lo que haya visto no se corresponda con la realidad.

9

"Take those Canadian history books, pile them up with maple-tree bark and set them ablaze. Fun portraying of Mackenzie King as a loonie prime minister. "

Peter Howell de Toronto Star

8

"Se puede disfrutar gracias a su gran creatividad, su sorprendente audacia y sus entretenidos diálogos."

Alissa Simon de Variety