6,1

Solo Dios perdona

· 86min.

Después de las emociones fuertes experimentadas en "Drive", Nicolas Winding Ref despliega su feroz ultraviolencia con ecos de Gaspar Noé y luces de Wong Kar wai.
No disponible en tu país

Sobre la película

Después de las emociones fuertes experimentadas en "Drive", Nicolas Winding Ref despliega su feroz ultraviolencia con ecos de Gaspar Noé y luces de Wong Kar wai en una película que dedicó al mismísimo Alejandro Jodorowsky.

Julian, un fugitivo de la justicia estadounidense, dirige un club de boxeo en Bangkok que actúa como tapadera para su negocio de la droga. Su madre, cabecilla de una gran organización criminal, llega a Bangkok procedente de los EE.UU para repatriar el cuerpo de su hijo favorito, Billy. El hermano de Julian acaba de ser asesinado después de haber masacrado brutalmente a una joven prostituta. La madre, loca de rabia y sed de venganza, exige a Julian la cabeza de los asesinos de su hermano. Pero primero, Julian tendrá que enfrentarse a Chang, un misterioso policía retirado conocido como el Angel de la Venganza que está decidido a acabar con el corrupto inframundo de los prostíbulos y clubs de lucha.

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos
Audio: Varios • Subtítulos: Español y Catalán
Versión en Español
Audio: Español

Más información

Título original:
Only God Forgives
Géneros:
Thriller, Acción
Países:
Francia, Dinamarca
Estreno en cines:
31/10/13
Recaudación: 188.924,00 €
Espectadores: 28.326
Ver ficha:
IMDB

Visual y estéticamente impresionante. Los planos son cuadros perfectos, enormemente bellos. Esta plagada de metáforas fantásticas y las actuaciones, muy bien ejecutadas, encajan extraordinariamente en la trama.

Es una maravilla de película muy, pero que muy, infravalorada.

Con los años se hablará de ella como obra "de culto". Al tiempo.

Me gusta. ¿Se nota mucho?

Me pìcaba la curiosidad ver esta película. Y a mi Drive me gustó. Me metí en la historia y aunque lenta, me dejé llevar.Pero esto no tiene nombre. Supongo que Winding Refn buscaba subir un escalón y le ha salido un refrito entre Tarantino y Lynch pedante a más no poder.Los planos largos y la fotografía meticulosa me gustan si tiene sentido en la trama. Pero que después de un laargo rato enseñándote a Gosling mirando al infinito (ser tan impasible tiene su mérito) le dan una mala noticia y No mueve una pestaña!!!. que luego salga alguien cantando en un club un tema con la escenografía calcada de las pelis de Lynch... Vergüenza ajena... sinsentidos y nada que tenga entidad. Al rato de ver más planos insulsos, largos y violencia sin ton ni son, la dejé.

(Editado)

Un paso por detrás de Drive y a un par de The Neon Demon, esta película consigue que mantenga las ganas de ver Bronson. Es fácil adivinar los riesgos que toma el autor en lo formal, sin embargo la verdadera apuesta de la película versa en torno al contenido: la tormentosa relación entre madre e hijo se aproxima a la de obras como Al Este del Eden, Mommy y Tenemos que hablar de Kevin.

Cuando la forma esclaviza al contenido, o al revés, cuando el contenido se ve supeditado por la forma de contarlo, el cine se transforma en arte audiovisual. Lo mismo acontece en esta película donde un guion interesante y actuaciones solventes quedan relegadas a tercer plano por un exceso de peso formal. En todo caso, la película entretiene, si bien la tensión del guion desaparece a la mitad del metraje.

10

"Ryan Gosling and Nicolas Winding Refn re-team for an emotionally breathtaking, aesthetically brilliant and immensely violent thriller set amongst US expatriates in Bangkok"

Peter Bradshaw de The Guardian

7

"Winding Refn puede sorprender e incluso decepcionar con 'Only God Forgives', en la que el cineasta parece haber difuminado a conciencia el relato amoroso para dejar que aflore el músculo."

Violeta Kovacsics de Sensacine

6

"Set in a sweaty Bangkok, within a heat-lamp palette of harsh reds and blacks, Only God Forgives starts out in hell, then pushes even further into demonic darkness, resolutely growing more stifling and sinister. It's a far cry from the daydream buoyancy of Drive, which despite its copious violence was still a glimmering bauble, a goofy, gory riff on ideals of heroism filtered through a hodgepodge of fetish symbols and basic Freudian themes. "

Jesse Cataldo de Slant Magazine