Paraíso: Amor

Paraíso: Amor

Paradise: Love

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos en Español

Año de producción

2012

Estreno en cines

16/08/13

Género

Drama

Ver ficha

IMDB

Sobre la película

En las playas de Kenia, son conocidas como "sugar mamas". Son mujeres europeas gracias a las cuales, a cambio de un poco de amor, los jóvenes africanos logran subsistir. Teresa, una austríaca quincuagenaria, pasa sus vacaciones en uno de estos paraísos exóticos. "Paraíso: Amor" habla de mujeres mayores y hombres jóvenes, de Europa y de África, y de cómo se puede pasar de explotado a explotador. La película de Ulrich Seidl es la primera entrega de una trilogía que retrata a tres mujeres de una misma familia y cómo pasan las vacaciones. Una decide hacer turismo sexual (PARAÍSO: AMOR), otra opta por intentar convertir a otros a la fe católica (Paraíso: Fe) y la tercera se apunta a un campamento para adolescentes con sobrepeso (Paraíso: Esperanza). Tres mujeres, tres formas de pasar las vacaciones y tres relatos acerca de las ganas viscerales de felicidad.

NR < 18 años

Premios
Te la recomendamos para...

Dirección y reparto

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es
  • Avatar de brubaker2007

    Extra ordinaria. Decadencia en caída libre.

    10 10
  • Avatar de expi

    Ulrich Seidl ha creado un lenguaje particular que permite ver el alma de sus personajes. Muy buena peli.

    8 8
  • Avatar de rosifol

    Casi un documental, dura pero veraz, No siento lástima, todos queremos ser felices pero nos equivocamos en el cómo y desde luego, sobrevaloramos el sexo. Estamos enfermos

    8 8
  • Avatar de irus

    Me gusto bastante

  • Avatar de cinematoon

    Es magistral, desde la puesta en escena hasta la interpretación de todos. Quizás cae un poco en la reiteración, pero es que realmente esto es así, por lo que el componente documental es un hecho. Una pieza para ver mucha vida desde el sofá de tu casa. Recomendadísima.

    8 8
  • Sergi Sánchez

    de La Razón

    Como es habitual en Seidl, la película es enormemente agresiva en su demoledora visión del mundo: incluso cuando cree que es compasivo, el cineasta vienés no hace más que humillar a su heroína.(...) A ambos lados del espejo de Seidl hay un monstruo que se desnuda, y en ese exhibicionismo histriónico y desagradable, que asfixia toda esperanza, encontramos a un cineasta totalitario, un imperialista del mal rollo que insiste en convencernos de que los paraísos no existen.

    8.0 8.0
  • Brian Clark

    de Twitch

    So, as an end-all examination of class, race and neo-colonialism, Paradise: Love fails outright. But on a more intimate level, the film illuminates complex emotional truths about sadness, cruelty and the search for happiness. Personally, I found it funny, sad, absorbing, and even touching in an odd way, and it's always refreshing to see a film which people are so vocal about either way. But again, I wouldn't fault anyone for thinking the exact opposite.

    8.0 8.0
  • Jordi Costa

    de El País

    Un conjunto ambicioso y ejemplar: la conquista de un tono en el cine de ficción de Seidl, una lección magistral de cómo mirar la otredad sin paternalismos, ni condescendencia, pero, también, el mayor acontecimiento cinéfilo de nuestra cartelera veraniega.

    8.0 8.0
  • E. Rodríguez Marchante

    de ABC

    Aunque yo soy de escandalizarme rápido, me temo que no he sido el único en hacerlo ante la película austríaca "Paradise Love", del brutísimo Ulrich Seidl, donde con su precisión pero también su cruel y realista cámara nos lleva al corazón (o un par de cuartas más abajo) de África donde unas señoras rubias, mayores y gordas palían su soledad con el joven y terso material humano lugareño.

    8.0 8.0
  • Guy Lodge

    de Time Out

    It’s her doomed, obtuse, are-we-having-fun-yet gumption that lends a sincere note of heartbreak to Seidl’s otherwise exquisitely austere, calculatedly claustrophobic construction. At 120 minutes, the director perhaps luxuriates in our discomfort a little too long, but it’s still a relief to be on our side of the screen.

    7.5 7.5