Esquivar y pegar
Esquivar y pegar

Esquivar y pegar

Esquivar i pegar

Audio y subtítulos

Versión Original

País

España

Año de producción

2011

Género

Documental

Ver ficha

IMDB

Sobre la película

Benito Eufemia se entrena cada día, mañana y tarde, en el minúsculo gimnasio Ter, en el barrio del Clot de Barcelona. Tiene 38 años y un combate a la vista. El día a día de Benito es frenético. Trabajo nocturno como “coordinador” en discotecas, cuidador de su madre, profesor de clases de artes marciales en otro gimnasio, promotor y empresario de su propia velada. Acaba de ser padre, se presenta al juzgado cada 15 días y demuestra que no está echando a perder su libertad condicional. Mientras la fecha clave se acerca, vivimos con Benito su presente y revivimos su increíble pasado.

Todos los públicos

Premios
Te la recomendamos para...

Dirección y reparto

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es
  • Avatar de de-flig

    Hay en este tipo de cine honestidad. Sin artificio. La cámara nunca está por encima del personaje. El autor desaparecería en un ejercicio de modestia y respeto.

    8 8 hace 2 años
  • Avatar de nosferatu

    Magnífico documental lleno de sinceridad.

    8 8 hace 2 años
  • Avatar de srkeuner8

    Documental correcto, discreto. Es verdad que logra salvar un poco la parte final. Pero aún así no es ninguna maravilla.

    6,5 6,5 hace 5 años
  • Gonzalo de Pedro

    de Cahiers du Cinema

    Como si fuera el contraplano de su primer largometraje de ficción, Estigmas, en el que Manuel Martínez, el campeón mundial de lanzamiento de peso en sala, daba vida a un hombre con estigmas en sus manos que iniciaba un camino de redención a través del dolor, Aliaga documenta ahora, junto a Juanjo Giménez, la vida del boxeador Benito Eufemia.

    7.5 7.5
  • Desirée de Fez

    de Fotogramas

    Aliaga y Giménez barajan en Esquivar y pegar muchísimos temas, muchas variables. Desde las más genéricas (la historia de superación, las cuentas con el pasado, las segundas oportunidades) hasta las más concretas (el entramado de los combates de boxeo, el negocio de la noche e incluso, de forma colateral, el sistema penitenciario). Y la razón por la que esa multiplicidad de ideas no deriva en una película dispersa está clara: los cineastas no pierden nunca de vista a Eufemia, el eje de la historia. Por él pasan todos los temas (nunca son ideas añadidas, siempre se leen en las palabras, las decisiones y los gestos del protagonista y tienen una base real y emocional) y a él se acercan los directores de igual a igual, lejos de la mirada distante o compasiva, y, muy importante, sin sacrificar un ingrediente tan poderoso como el humor para contar las historias más duras.

    7.0 7.0