Diario de un cura rural
Diario de un cura rural
Diario de un cura rural

Diario de un cura rural

Journal d'un curé de campagne

dirección

Robert Bresson

País

Francia

Año de producción

1951

Géneros

Clásicos, Drama

Ver ficha

IMDB

Sobre la película

Film inspirado en la novela homónima de Georges Bernanos. Un joven sacerdote llega a una pequeña localidad del norte de Francia, donde se hace cargo de su primera parroquia. A pesar de que desarrolla sus labores sacerdotales con diligencia y humildad, es ignorado e incluso rechazado por sus vecinos. Convencido de que ha fracasado como pastor de almas, sufre una profunda crisis de fe. En estas circunstancias, tendrá que afrontar, además, una grave enfermedad.

Dirección y reparto

Títulos similares

¿Cómo valoras esta película?

Adaptación fiel de la obra de Bernanos, por tanto es una película de fondo trágico y profundamente cristiano, pues en la agonía de Cristo se ve representado el propio protagonista. Bresson la dirige con enorme sobriedad, con un lenguaje cinematográfico muy personal apoyado en una magnífica fotografía en blanco y negro, y brillante música. Su mayor defecto el resultar demasiado literaria, no sólo por su constante voz en off, sino también en sus diálogos.

27 diciembre 2017

Cinematográficamente excelente y con actores cada uno que opine según su criterio. Como mensaje es profundo y complejo y con mayi. La maldad, la soledad, la incomunicación, el destino, el perdón, la aceptación necesaria sobre las desgracias de este mundo, elemento necesario para conseguir la paz interior. y el papel salvífico y necesario del cristianismo, donde su Dios muere en una cruz. Cruz que refleja la misma que a cada ser humano le corresponde por nacimiento. Pero si todo es gracia, la cruz es solo el preludio de la resurrección como la del Dios cristiano. Ver la des-gracia como gracia y la muerte como resurrección te da la paz y te hace santo

24 octubre 2017
enriqve

Sus tormentos interiores para él. A mi no me han llegado nada.

11 junio 2017
joycejames

Leo por ahí algo de Claudel. El libro es de Georges Bernanos. Es genial cómo se mete en el cerebro del cura. El personaje es de los mejores que he visto en cine. Estoy de acuerdo en lo que dice mplanet sobre los actores no profesionales. Eso de utilizar a "no-actores" o de que no sepan lo que vendrá luego en el guión, los hace mucho más creíbles.

22 noviembre 2016
mafaldica

Todo es Gracia... qué Verdad más grande. Un peliculón, sin duda alguna.

30 junio 2016
mplanet

No es mala, pero tampoco es buena. Todo se hace demasiado lento, los diálogos, las preguntas, las respuestas, los movimientos de cámara y esas conversaciones tan y tan metafísicas y eclesiásticas... Lejos está de Un condenado a muerte se ha escapado (1956) y Pickpocket (1959). El actor, no profesional, lo hace fabulosamente, precisamente por eso, por ser no profesional, lo hace realista, mostrando a un cura sin fe, apenado, afligido etc sin caer en el dramatismo tan y tan teatral (casi vulgar) que había el cine de los 40 y 50 (sobre todo el americano). Una de las razones por las que Bresson me gusta, es esa: la de utilizar actores NO profesionales. Otra razón: la "voz en off" en primera persona del actor principal. Hace que estés más atento y espectante (al menos a mi me pasa). En mi opinión, en este caso, se le va de las manos, es insulsa, aburrida, mires por donde lo mires.

22 marzo 2016
alfonsonorte

Aquí todo es fe, no hay dudas; y la poca salud se llega a confundir con el delirio místico, aunque, en realidad no sea la misma cosa, pero es una imagen sugerente y funcional. Me parece un intento más que digno de contar lo que, en verdad, no se puede comunicar, aunque sí expresar. Esto resulta evidente cuando Bresson (y sus fuentes) inventa/n diálogos poéticos de sugerencias metafísicas, incomprensibles en un primer visionado del film. Un film que necesita varios pases.

23 julio 2015 (Editado)

Literatura llevada al cine no siempre fue feliz, me parece una de de las pocas excepciones esta poética puesta en escena de la idea de Paul Claudel. Existencialismo y metafísica, un drama moral al ritmo de Bresson. Tiempo de poesía, "un poeta maldito" francés tendría algo que decir. Nota 9

23 julio 2015 (Editado)
9.0

"French critic Pierre Bergé said that you have to bring a belief to Diary of a Country Priest, in either heaven or in the cinema. Like the atheistic Pier Paolo Pasolini's The Gospel According to St. Matthew, Robert Bresson's film is evidence to a collective spirituality that exists far outside the labels imposed by our creaky systems of belief; the film itself evokes the act of worshiping. This intense spiritual inquiry doesn't cater to any religious persuasion (Georges Bernados, the author of original novel, was Catholic, while Bresson himself was agnostic), but instead speaks to the universal need for personal foundation in pursuing fulfillment and meaning in one's life. The career of a priest, then, acts as a most pure example of one who attempts to lead the examined life. This priest—a young, unnamed man (Claude Laydu, an amateur performer in his first role) dealing with his first parish, a small and hardly steadfast congregation from the remote and insulated community of Ambricourt—is plagued by a spiritual and physical turmoil from which he can't extricate himself. Uncertainty dogs his every step, a flaw that might not be so cardinal but for his occupational requirements as a community leader and spiritual guide. For all his good intentions, he's a mostly useless figurehead. "

Rob Humanick de Slant Magazine